x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ALMERÍA 2 - OSASUNA 0

Crusat, el hombre que sobrevivió a Zidane

Debutó en Primera en 2002 con el Espanyol y sólo duró cinco minutos en el campo. Zidane le fracturó la clavícula y le hizo caer en el olvido. A pesar de eso, Albert Crusat ha salido del pozo en el Almería. Ayer fue el mejor del partido.

Actualizada Lunes, 9 de noviembre de 2009 - 04:00 h.
  • SANTIAGO ZUZA . PAMPLONA

CUANDO César Azpilicueta se acueste esta noche es posible que sueñe con que un tipo bajito y fuerte le persigue todavía. Es Albert Crusat Domènech (13 de mayo de 1982), el hábil interior izquierdo del Almería. Con sus apenas 164 centímetros de estatura el catalán se convirtió en un auténtico quebradero de cabeza para el lateral navarro. Poco apoyado en tareas defensivas por Juanfran, Azpilicueta sufrió como nunca hasta ahora en toda la temporada.

"Sabíamos que la mayor parte de su juego iba por la parte izquierda y así ha sido. He intentado hacerlo lo mejor posible", reconocía con resignación el propio Azpilicueta. De nada le sirvieron los muchos kilómetros que recorrió ni el esfuerzo físico, porque ya en el primer minuto Crusat se la lió por su lado para buscar a Gilherme. De ahí nació el primer gol del partido.

A partir de entonces el juego del Almería se volcó descaradamente hacia ese lado, y Azpilicueta y Crusat se batieron en un duelo en el que al catalán nunca parecía acabársele la gasolina.

Del cielo al infierno

Hace siete años las cosas eran muy distintas para Albert Crusat. Formado en la cantera del Espanyol, recibió en 2002 la llamada del técnico blanquiazul, Juande Ramos, para incorporarse al primer equipo. Crusat cumplía así la ilusión de su vida, y más cuando supo que su primer partido sería en el Bernabéu el 1 de septiembre de 2002 ante el Real Madrid. El que estaba llamado a ser el día más feliz de su vida se convirtió en uno de los peores. Albert sólo aguantó cinco minutos sobre el césped. "Se me cayó la bota en un córner, me pisó Figo, y cayó Zidane sobre mí rompiéndome la clavícula", explicaba Crusat hace un par de años en el Ideal de Almería. Quien ocupó su puesto en el equipo a partir de entonces fue precisamente Savo Milosevic.

Al joven jugador catalán le costó casi cuatro meses recuperarse de la lesión y cuando volvió las cosas ya no eran como antes. "La lesión hizo que mi historia fuera distinta. Juande confiaba en mí hasta el punto de ponerme en el Bernabéu el primer partido de liga, pero con la lesión, al volver, Clemente (que sustituyó a Juande) me dijo que no tenía lugar en su equipo".

Empezó entonces el calvario para Crusat, que pasó sin pena ni gloria por el Rayo Vallecano para después acabar en el Lleida. De allí le rescató en 2005 el Almería, para devolver la historia a su punto de partida, a aquel 1 de septiembre de 2002 en el que la mala fortuna le robó el sitio que se había ganado. Ayer Azpilicueta se tuvo que convertir en su sombra. Quizá lo tenga que hacer en el futuro, pero en Inglaterra, donde parece que puede estar el futuro de ambos.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Los jugadores del Almería, con Crusat a la izquierda de la imagen, celebran uno de los goles logrados ayer. JOSÉ CARLOS CORDOVILLA


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • No tenía ni idea de que lo había pasado tan mal. Ayerme acordé de su madre varias veces, pero hay que reconocer que hizo un partidazo.Paul
  • Cuánto "jugón" se ha perdido por el camino por la cabezonería de Clemente (y de algún otro más) al empeñarse en que el único pequeño grande tenía que ser él. La norma de las dos tarjetas y consiguiente expulsión ha devuelto posibilidades a tipos como Iniesta, Messi y Xavi nada menos, aunque sigue siendo injusto y vejatorio para los equipos modestos, que el árbitro, con dos simples golpes de muñeca, pueda desvirtuar total y "arbitrariamente" un partido dejando al equipo que él elija con uno o dos menos en el campo. Se debe revisar esa norma. Que los partidos empiecen y acaben en igualdad de condiciones. Hay otras mil formas de sanciones. Todo sea por OsasunaPatxi

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual