x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
APERTURA PARALELA

Al otro lado de la carpa

Alcohol. Peleas. Caídas... Los dos módulos prefabricados, al otro lado de la carpa, se transformaron en un improvisado servicio de urgencias...

Actualizada Domingo, 8 de noviembre de 2009 - 04:00 h.
  • IVÁN BENÍTEZ . BURLADA.

SON las 22 horas de un viernes seis de noviembre pasado por agua y barro. Hace 14 horas que ha empezado la juerga en la carpa universitaria y la algarabía continúa sin tregua ni descanso a ritmo de batukada. Muchos han empezado a las ocho de la mañana con el campeonato de muchos y , otros, abordan el casco de lona blanca por primera vez ahora. Lo hacen cargados de bolsas de plástico y botellas con todo tipo de bebidas alcohólicas.

Las han comprado en la gasolinera más cercana frente a la Policía Foral. Llueve con fuerza. El termómetro marca 8 grados. El camino que desciende hasta la carpa es un abrevadero resbaladizo. No importa. Todos lo bajan eufóricos. El perímetro es un inmenso lodazal. Antes de entrar, se ajustan la ropa de abrigo a la cintura, y se sumergen entre la marea de miles de brazos en alto. Este año se cree que la afluencia de jóvenes ha disminuido por el tiempo y la crisis.

Mientras unos escapan del alborozo en busca de una bocanada de aire y se dirigen al único emplazamiento donde venden comida, otros, disimuladamente, se arriman a la valla metálica que separa el corazón de la fiesta de dos misteriosos barracones de obra. Los urinarios móviles son una larga lista de espera bajo el diluvio. Los dos pequeños barracones de obra, dos prefabricados modulares, cobijan el operativo de 25 voluntarios que ha desplegado la Asamblea Local de Cruz Roja en Burlada.

"Llamad a su padre"

Dos voluntarios de la Cruz Roja cargan con Idoia, de 18 años, que a duras penas se mantiene en pie. La tumban en la camilla del barracón número 1. Cae inconsciente. "¡Idoia! ¿Escuchas?". La médico de la Cruz Roja, Gemma Lacuey, y la enfermera, Nekane Apostua, intentan reanimarla. "Intoxicación de sangre muy alta", apuntan. A Idoia le acompañan dos amigas. "Hemos llegado a las siete y media y el problema es que no ha cenado nada", revelan. Su pulso es aparentemente normal. "Sus padres tienen que venir a recogerla y llevarla a casa", inquiere Gemma. Las dos amigas se abrazan. Lloran: "No puede ser. No se puede quedar aquí hasta que se recupere... si no reacciona. No se le sostiene la cabeza", expresan. "Es lo mejor para ella", apuntan las voluntarias. Tiene que dormir en casa". No les queda otra solución. Cogen el móvil y marcan el número de sus padres. No contestan. Lo intentan en dos ocasiones. No hay señal. Al final, les devuelve la llamada. "Soy María, la amiga de Idoia. ¿Puedes venir a recogerla? No se encuentra bien", cuelga. Diez minutos después, su padre ya está en la carpa. Les hace una llamada perdida. "Ya está fuera", señalan en el barracón. Varios voluntarios sacan la camilla.

En ese momento entra Tania, de 16 años, con un fuerte ataque de ansiedad. Ha discutido con su novio, tres años mayor. "Le he pillado con otra", Tania habla entrecortada por la congoja. Leire Recio, ATA ( Auxiliar de Transporte en Ambulancia), habla con ella. Le tranquiliza. Tania tiembla de frío. Le cuesta respirar. Nekane, la enfermera, le coloca una mascarilla de oxígeno. Tania parece que se relaja. Agarra el bolso, alcanza el móvil, y escribe un mensaje a sus padres. Tenía que estar en casa a las once. Llegará más tarde. Son las 22.45 horas.

Eduardo Canamero Martín, coordinador del operativo, irrumpe en este pequeño hospital improvisado. Intenta comunicarse por móvil: "La red está colapsada". Al final lo consigue: "Tenemos abierta la Samu y la ambulancia medicalizada". El sonido de la música de la batukada sucumbe al coincidir con las paredes endebles de estos módulos prefabricados. "Este año se oye menos el sonido de la carpa", apunta Eduardo.

El extrarradio de la valla es un flujo de gente constante. Sigue lloviendo. Las ruedas de las ambulancias resbalan entre el barrizal. Con ayuda de palés, varios voluntarios de la Cruz Roja y miembros de la organización empujan hasta sacarlas.

A las 23.00 horas, el segundo barracón se convierte en un sumidero de vomitonas. Seis jóvenes duermen la mona en el suelo, encima de una camilla, cubiertos con mantas y con las cabezas dentro de palanganas azules. Asier Gascón s (ATA) les toma el pulso. Alguno se resiste. Prefieren no moverse. Irantzu, de 18 años, es la única que se quiere ir a bailar. Su novio se lo impide. Tiene la tensión por lo suelos. A su lado, Haizea, vomita una y otra vez sobre sus botas. El balde está a sus pies pero no acierta a cogerlo. Un voluntario se lo arrima. Toma la fregona y limpia el suelo. "¡Estoy bien!¡Dejadme ir!", insiste Irantzu. "¡Esto me pasa a menudo!¡Sólo he fumado porros de marihuana!"

A medio metro, Rubén, de 19 años, no para de tiritar bajo una manta amarilla. Es estudiante de "teleco". Sus tres amigos no se despegan de su lado. Le miran. En silencio. No tardarán en desplazarle al hospital. Ainara, de 18 años, aparece con un corte en la rodilla. Leire Recio, la auxiliar que se encontraba en el primer barracón, le cura.

"¿Por qué sois tan cabrones los tíos?",gimotea Haizea. Su amiga le acerca el balde azul. "¿Qué ha bebido?", le pregunta Asier. "Ginebra con naranja. Pero no ha cenado". Haizea recupera por unos minutos la lucidez: "He estado muy nerviosa por los exámenes. Estudio segundo de bachiller". Asier y Leire toman de nuevo el pulso a Irantzu. No cambia: 8/4. "¡Quiero fumar un cigarro!", persevera. "Estoy muy mareada", tartamudea Haizea. Rubén continúa temblando bajo la manta amarilla.

De nuevo, en el primer barracón. Son las 23.45 horas. Nekane desinfecta las heridas en la nariz a Victor. Le han atizado un puñetazo. "No me lo explico", dice el joven. Gemma da ahora puntos en la barbilla a Isabel, de 18 años. Se ha caído de cara contra el asfalto. "Decidme que no me tenéis que dar puntos. Mi madre me mata. ¡Quiero un espejo!". Es de Madrid. Ha venido a Pamplona a pasar la noche en la carpa con unas amigas. La tumban. Ana, de 21 años, también entra en este habitáculo. Le ha brotado por el cuerpo una reacción alérgica. Le acompaña una amigo. Está sobrecogido. "No me extraña que caiga la gente", dice, "sólo hay un puesto de hamburguesas para poder comer algo. Y ahí dentro hay miles de personas bebiendo".

"Estaba sola en el barro"

Son las 00 horas, Gemma y Nekane se quedan vigilantes en el primer barracón y el resto de los voluntarios se congregan en el puesto de coordinación. Rodean a Asier. Le cantan el cumpleaños feliz. La celebración dura un par de minutos. Dos chicas se esfuerzan en acercar hasta el puesto de coordinación a Patricia. "No la conocemos de nada", señalan, "estaba tirada sobre el barro vomitando". Canamero entra a comprobar que todo está en orden. "Por favor, sólo un amigo", asevera." Esto es como una pequeña guerrilla. Hay menos atenciones en comparación con el año pasado. Quizá por la lluvia. Ya hemos pasado el primer pico fuerte, el que va de las seis de la tarde a las diez de la noche. Ahora nos queda el segundo, el de las tres de la madrugada hasta las seis de la mañana".

Son las 00.30 horas. No hay pausa. Segunda pelea. Aparece un chico aquejado del oído. Sangra. Le han dado un puñetazo y ha caído al suelo por el golpe. "¿Has perdido el conocimiento?", pregunta Gemma. Asiente. Isabel, la chica de Madrid con puntos en la barbilla, sigue en la camilla. Del segundo barracón sacan a Rubén y lo meten en una ambulancia. Las ruedas traseras de se quedan varadas en el barro. Empujan. Arranca. La lluvia no cesa. Camanero hace un descanso. Da cuenta de un buen bocadillo que tiene que dejar a medias. Surge otro aviso.

"¡César entra dentro!" Le grita un chico a su amigo que cae al suelo. Los voluntarios Ángel Astiz y Jose Manuel Sarasa le recogen y cargan con él hasta el segundo módulo. Se resiste. "Somos estudiantes de "teleco". Llevamos desde la una y media de marcha. Teníamos comida de con los de la carrera", comenta el amigo que se queda en la calle, bajo la lluvia, sin paraguas y en manga corta. "¿Está bien?" , pregunta afligido. "¡Se nos están acabando las sábanas!", advierte el ATA Carreira. La música electrónica toma el relevo a la batukada. "¡Cuidado con el material!", avisa Eduardo, "que no se ensucie con el barro". Se sienta y termina el bocadillo. Llega un nuevo contusionado por pelea. Le han roto la nariz de un puñetazo. Gemma y Nekane le observan la fractura. Le mandan directamente al hospital.

Son las 02.00 AM. En cuatro horas los 25 voluntarios de la Cruz Roja han atendido a 49 jóvenes. A las seis de la mañana dará por finalizada la décima carpa.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Un voluntario de la Cruz Roja atiende a dos jóvenes durante la Carpa.

Modulo donde la Cruz Roja ha llevado a cabo las atenciones. Al fondo la carpa. Para poder acceder a los barracones había que hacer auténticos equilibrios por el barro. FOTOS IVÁN BENÍTEZ

Cruz Roja atiende a dos de los 75 atendidos en las 22 horas de fiesta. A la izquierda, una chica por intoxicación etílica. A la derecha, por pelea. BENÍTEZ

La mayoría de los jóvenes atendidos no habían cenado. En la imagen, interior de uno de los módulos.

El coordinador del operativo Eduardo Camanero y la médico Gemma Lacuey asisten a una de las chicas.

Las ambulancias en el barro.

Voluntarios de la Cruz Roja que permanecieron de guardia desde las cinco y media de la tarde hasta las seis de la madrugada. Para la mayoría no es su primer servicio en la fiesta universitaria de la carpa.

Nekane Apostua, enfermera, toma el pulso a Idoia a las diez de la noche.

Un estudiante de "teleco" no se mantiene en pie. Se resiste a ser atendido por los voluntarios.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • JO chicos como os pasais bebiendo, ya me contareis donde encontrais la diversión llegando a ese extremoLP
  • Las carpas ya no son lo que eran...yo he visto parte de su evolución y creo que la cosa está degenerando demasiado...Se tiene una perspectiva erronea de lo que es una carpa, y año tras año se va alimentando. Cada año son mas caras y peores, en todos los aspectos. El dia de mañana cuando mis hij@s me digan que van a la carpa estaré más que inquieto. Porqué no se les dá a las carreras el dinero que supone organizar una carpa directamente? Así acabamos antes...Uno con 26 carpas a las espaldas...
  • El consumo del alcohol como unicoa alternativa en la diversion es un aberración que tiene que ser corregida. No es serio que los universitarios se emborrachen hasta tener que recibir atención médica por ello para poder divertirse. ¿Quien es el respopnsable de semejante bacanal?absurdo
  • Que cada palo aguante su vela. Dejad que la gente haga lo que quiera, mientras no moleste a los demás; esto es la libertad. A mí, lo único que me molesta es que los "intermediarios" se forren a costa de la ignorancia de los "organizadores". Cincuentón (por imperativo temporal).Luis
  • Es una barbaridad pensar que lo que aparece en estas fotos representa al conjuto de jovenes en su totalidad. Esto es cierto que ocurre pero igual no llega al 1% del total. La mayoria bebe moderadamente. El objetivo no es emborracharse, es pasarselo bien....la verdadera carpa
  • Comentario para Juan....Si quieres ser Matusalen vigila tu colesterol, si tu peliculas es vivir 100 años no vivas como vivo yo.....J.Sabina. Te pondremos un monumento por no haber bebido nunca alcohol. "bichos raros" siempre hay en esta vida.ZOAK
  • Falso, te dijo que es posible pasarlo muy bien y no emborracharse ni drogarse; yo lo he hecho. He ido a fiestas, he tenido noches de empalmada en sanfermines y jamás he perdido el control de mí misma. Hace falta ser muy imbécil para no poder divertirte sin colocarte con 20 años. En el fondo sois unos niñatos aburridos que no tenéis nada dentro.Juerga sin droga ni alcohol
  • NO TODO EL MUNDO SE HA EMBORRACHADO ALGUNA VEZ. YO NUNCA HE BEBIDO, SALVO AGUA O REFRESCOS CUANDO TENGO SED.Juan
  • Con esta juvendud, menudo futuro espera al país. Yo también he sido joven y me he ido de juerga, y he estado de empalmada... ¿pero ésto?ASÍ DA ASCO
  • QUE NO HACE FALTA BEBER TANTO PARA PASARLO BIEN!!!!!Los demás también hemos sido jóvenes y hemos bebido pero no para tanto, hemos disfrutado y no somos niingunos aburridos JA JA JA. a favor de la diversión pero sin tanto alcohol
  • al comentario de "no con mi dinero" que sepas que la UPNA no ha puesto un solo duro en la organizacion de la carpa... y a los ocmentarios que la critican....en fin...vosotros sabreis, pero son dos dias mas de sanfermin al año...pro-carpa
  • Que la recaudacion la utilicen para tapar los agujeros dela UPNA. No con mi dinero
  • Qué escándalo!!! la juventud bebe en la calle y vomita... Seguro que vosotros los fariseos lo hacíais en casa encerrados para que no os criticaran, como vosotros lo hacéis ahora. Qué selectiva es la memoria de algunos.Falsos
  • Brumario, estoy de acuerdo contigo. Sí que sobrecoge leer una descripción tan detallada de borracheras, mareos y desvaríos. Pero acusar a la carpa primero es ridículo pues sin ella también pasa lo mismo, que muchos hacen ésto y luego maduran y aprenden a divertirse de otra manera, como nos ha pasado a la mayoría sin que sea ninguna tragedia. Es más, los que tienen "muchos valores" y son buena gente, también lo hacen, sin que haya que felicitarlos pero tampoco demonizarlos. Por cierto Pedro, el sexo con responsabilidad es una de las mejores cosicas de la vida, moralidades aparte.Mieira
  • Mira Yo estube en la carpa y mucho ciego tmb y muy agusto!!! y awantando de 10 de la mañana a 7 de la mañana. Es verrdad ke las instalaciones estaban bastante mal pero weno menos kejarse y el ke no kiera ke no valla. Por cierto... eso de jovenes sin valores y chorradas de esas... a callarse pk conozco a varios de los ke estuvieron en la cruz roja... y no son unos kinkis ke solo salen para ponerse asta el culo ni nada!!! somos estudiantes normales... pero 22 oras de fiesta a 8 grados cn ls pies encharkaos sin comida.... pueden ser duras.Joven
  • este es el futuro de ESPAÑA, menudo porvenir....JJ
  • ¿pero no es ilegal vender alcohol a menores? Me parece que alguien deberia llevar un control en estas carpas, Y para alguno que escribe por aqui,(ex-joven) no me he emborrachado NUNCA y prove cuatro caladas de un cigarro con 16 años y nunca mas lo volvia a hacer (como puede gustar esto...). Solo con leer esto direis, "bicho raro" pero en cambio me he pegado verdaderas palizas en viajes para ir a discotecas, y por supuesto sin "ninguna ayuda adicional". Se puede divertir uno sin necesidad de drogas. Lastima que el 85% de los jovenes no lo sepan...aun sigo siendo joven
  • La mayoría, hoy en día,no nos rasgamos las vestiduras leyendo y viendo estos testimonios de juventud (mejor dicho, adolescencia) pero está claro que vamos a peor. Se sabe de antemano lo que va a pasar y cada uno que asuma las consecuencias y no se asombre de peleas, efectos de las drogas ni nada por el estilo. Ellos se lo buscan, ellos lo obtienen. A cada cual lo suyo
  • Vaya hombre, ya apareció el apocalíptico de turno (en éste caso llamado Pedro) diciendo que todo lo que ocurrió en la carpa es consecuencia de ésta sociedad sin valores, amoral o inmoral. De unos jóvenes que sólo piensan en pasárselo bien, tomar unas copas y si les dejan ligar...... ¡¡Vaya, el mundo no ha cambiado nada!!. ¡¡Hace 20 años pensábamos en lo mismo!!, y ahora estamos trabajando, con hijos, y no somos unos inadaptados sociales. Los que escribís así o no habéis sido jóvenes, o habéis tenido una juventud aburridísima por lo que se vé.....Brumario
  • Que yo sepa no se obliga a nadie a ir a la carpa, ni pagando 16 euros ni 4, así que ya sabes para la siguiente no vayas, así no tendras que echar en cara a nadie que llueva sin pararSonia
  • han sido atendidos poquisimos asitentes a la carpa, ¿no les parecen exagerados sus juicios?, pero si es cierto que se consme mucho alcohool y drogas pero no solo entre los jovenes.angel
  • Yo estoy indignado kon el recinto de la karpa!!!!!!No puede ser ke pagando 16 eurazos sin konsumicion ademas tenga ke llebarme el flotador para no ahogarme. hay ke kurrarse mas la karpa!!!!
  • Es cierto que hay otra cara, pero sólo son unas pocas personas. ¿Qué pasa con el resto? ¿Esos que aguantaron desde las 8 de la mañana y a la noche seguían al pie del cañón? El problema es que la gente NO CENA y no cena porque no hay muchas posibilidades. Salir a comprar una hamburguesa cuando mejor te lo estás pasando y encima que llueva, no ayuda nada; así que un aviso a los organizadores: DAD PINTXOS o CUALQUIER COMIDA EN CADA BARRA. El comer nos sienta muy bien a cualquiera y tener esa posibilidad en cada barra sin salir fuera facilitaría que a la gente no le sentaría mal el alcohol. Ya que no vamos a dejar de beber alcohol...por lo menos, busquemos soluciones sanas y nutritivas. Ainhoa
  • ES UN VERGUENZA QUE PERMITAN ESTE TIPO DE REUNIONES A LOS JOVENES SOLO LES INVITA A EXESOS Y PASARLO MAL TODOS BEBIDOS Y ESO DE BAILAR POCO MAS DROGA QUE NADA , SRA ALCALDESA TERMINE USTED YA CON LA CARPA.MARIANA
  • Un pelotazo tras otro durante horas, al final te pasas... Pero ir a emborracharse para pasarlo bien es de pobres diablos. Y el que no puede beber, se limita a los refrescos y café. Es lo que la gente cultivada debe hacer. Tanto estudiar para terminar incontrolado o incontrolada... Mejor que no salgan de casa.José Masila

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual