x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CRÍTICA DE CINE | MIGUEL URABAYEN

El baile final

Actualizada Jueves, 5 de noviembre de 2009 - 04:00 h.

M ICHAEL Jackson falleció el pasado 25 de junio. La causa de su repentina muerte fue un paro cardiaco debido, parece ser, a una sobredosis de medicamentos. Poco antes de junio se encontraba en buena forma física según vemos en este documental, compuesto por escenas de sus ensayos para los 50 conciertos que pensaba dar en Londres este año. Hubieran sido su reaparición después de casi un lustro de inactividad escénica.

Esos ensayos, destinados a un DVD, se grabaron diariamente y al terminar los productores tenían más de 100 horas. Al ser anulada la gira por su fallecimiento, las últimas grabaciones de Jackson tienen un enorme valor para sus admiradores. Lógicamente, los productores del documental lo consideran un homenaje a su memoria pero podemos suponer que lo han realizado a toda prisa como una forma de recuperar parte o toda la inversión ya realizada. Están seguros de que será visto por millones de espectadores en todo el mundo.

Si durante su vida Michael Jackson fue muy famoso, su desaparición lo va a convertir en una figura mítica. Ese proceso ya ha ocurrido antes en el cine y, si se admite la palabra, se le puede llamar de "idolización".

Por citar solo unos pocos, recordaré a Rodolfo Valentino cuya muerte repentina en 1929, a los 31 años, provocó el primer caso en la Historia del cine. O a James Dean, víctima a los 24 de un accidente (del que no tuvo la culpa) al volante de su Porsche 550. Solo había hecho tres películas importantes pero bastó para que numerosos jóvenes de Occidente lamentaran su pérdida e imitaran su aspecto durante un tiempo. O Elvis Presley, a los 42 en 1977.

Las desapariciones repentinas e inesperadas son las que terminan por situar en un nivel de casi adoración a los que ya eran muy famosos. (Otra prueba de ese efecto lo dan los Beatles ya que solo John Lennon, asesinado en Nueva York en 1980, ha sido mitificado por los admiradores del grupo). Jackson ganó fama a escala mundial desde Thriller, que con 110 millones de ejemplares se convirtió en "el álbum más vendido de todos los tiempos", según dicen los archivos discográficos. A ese éxito contribuyó mucho el videoclip de 13 minutos que le daba título.

Triunfo y carácter

La vida artística de Michael Jackson fue de triunfo en triunfo desde que siendo niño actuaba junto a sus hermanos en conciertos populares. Tanto destacó en ese conjunto que a los l4 años, en 1972, se independizó y empezó a volar solo. Y todo lo que hacía aumentaba su fama y la base de su popularidad. Después de Thrillerfue Bad en el 87 y otros álbumes y videoclips.

Citaré una última cifra. La entrevista, ahora célebre, que en 1993 le hizo Oprah Winfrey en su programa de la TV norteamericana fue seguida en directo por más de 90 millones de telespectadores. En esa entrevista Jackson aludió por primera vez a la dolencia que tenía en la piel, vitiligo, causa del tratamiento que acabó dejando blanco su rostro. Quizá fuera así o quizá se debió al deseo de cambiar sus facciones por medio de la cirugía estética. El caso es que en los últimos años su aspecto era muy raro. La vida de Jackson se vio complicada por su extraño carácter que le hacía buscar la compañía de niños en su gran rancho californiano de Neverland, donde construyó un parque infantil. Él llegó a decir que le hubiera gustado ser como Peter Pan y de ahí que el nombre de su enorme finca aludiera al relato fantástico de J.M. Barrie y su tierra de Nunca Jamás.

Preocupaciones

Ese aspecto y los problemas que de él se derivaron, muy aireados por la prensa sensacionalista, han hecho olvidar que Michael Jackson fue siempre muy generoso con los millones que ganaba cada año, dando fuertes cantidades a distintas fundaciones benéficas. Aparte de los niños su preocupación mayor fue el deterioro del planeta que él denunciaba continuamente. Y así se ve en la parte final de This Is It que podemos suponer sería también la forma de terminar los 50 conciertos proyectados.

Para quienes no hemos sido grandes entusiastas de Jackson, el documental es interesante en su primera mitad pero después se hace repetitivo. Las primeras escenas muestran el entusiasmo de algunos bailarines por haber sido elegidos para actuar con él. Siguen los ensayos y vamos viendo la insistencia en pulir detalles del gran bailarín, con los veloces movimientos de todos sus miembros, en especial las manos y brazos. Y los pies, por supuesto, que en algunos momentos parecen deslizarse sobre el escenario.

Todo eso está muy bien pero solo quienes le admiraban encontrarán interesantes tantos ensayos repetidos. Para añadir alguna variedad, los realizadores presentan unas escenas distintas en las que Jackson interactúa con Rita Hayworth y Humphrey Bogart. El baile del guante en Gilda termina con esa prenda en manos de un Michael Jackson que parece estar entre el público del cabaret, vestido con un traje blanco normal. Bogart y Edward G. Robinson intervienen en un tiroteo con subfusiles Thompson en el que persiguen al personaje de Jackson en esa inexistente película.

Esas escenas más bien absurdas muestran un primer plano del rostro del bailarín, única vez en todo el documental. Y ahí es donde se aprecia el extraño aspecto que la enfermedad o la cirugía estética le había dado.

EN RESUMEN: LOS ENSAYOS DE LOS 50 GRANDES CONCIERTOS QUE PREPARABA MICHAEL JACKSON PARA SU REAPARICIÓN EN LOS ESCENARIOS. EXTRAORDINARIA SUCESIÓN DE ESCENAS PARA SUS ADMIRADORES, LA PELÍCULA ES UN DOCUMENTAL INTERESANTE, REPETITIVO Y ALGO DESORDENADO PARA QUIENES NO LO ÉRAMOS.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Michael Jackson, acompañado de media docena de bailarines, durante uno de los ensayos.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual