x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
PRESIDENTE DEL ORFEÓN PAMPLONÉS

Javier Orella: "El siguiente paso del Orfeón es su internacionalización"

"El recorte presupuestario puede afectar a la progresión del Orfeón, ralentizar su proyección"

Actualizada Miércoles, 4 de noviembre de 2009 - 04:00 h.
  • JESÚS RUBIO . PAMPLONA .

Javier Orella de Anitua, presidente del Orfeón Pamplonés desde 2005, cree que la formación, que ya cumple 144 años, vive uno de sus mejores momentos. "No diré de su historia, pero sí de los últimos 30 años". Hoy inician temporada en el Baluarte, con un concierto de campanillas: la octava Sinfonía de Mahler, con la prestigiosa orquesta del Teatro Mariinsky de San Petersburgo y su aún más prestigioso director, Valery Gergiev. .

Javier Orella de Anitua, presidente del Orfeón Pamplonés desde 2005, cree que la formación, que ya cumple 144 años, vive uno de sus mejores momentos. "No diré de su historia, pero sí de los últimos 30 años". Hoy inician temporada en el Baluarte, con un concierto de campanillas: la octava Sinfonía de Mahler, con la prestigiosa orquesta del Teatro Mariinsky de San Petersburgo y su aún más prestigioso director, Valery Gergiev.

Comienzan el año a lo grande.

Es un concierto muy importante. En primer lugar, por la obra, que no se interpreta todos los días y es muy complicada y cara de montar. Requiere por lo menos 400 personas. Se ha interpretado muy pocas veces en España. Precisamente el estreno lo hizo el Orfeón Pamplonés en 1970. En segundo lugar, por la orquesta, considerada una de las cinco mejores del mundo, y por el director, el que más conciertos dirige al año en el mundo, más de 200. Este concierto es el primer paso para un proyecto en el que el Orfeón lleva trabajando desde hace años: su internacionalización, no actuar sólo con orquestas españolas y en España, sino con orquestas de primer nivel mundial, y en festivales y giras en el extranjero. Hay que situar al Orfeón en lo más alto. Ya lo está dentro del panorama sinfónico coral español, pero tiene que seguir avanzando.

Otro de sus proyectos es la colaboración con La Fura dels Baus, para hacer Carmina Burana.¿Qué buscan con ello?

Acceder a otros públicos, no tan formales como los de la música clásica. Esa Carmina Buranapuede verla cualquiera al que le guste el espectáculo en general, que vaya a los shows de Mayumaná, a musicales... Es importante acceder a otros públicos para engancharlos a la música clásica.

¿Se resiste ese público?

No lo sé. Se dice que el público de música clásica es mayor, pero quizá ocurra que la gente cambia de gustos conforme se hace mayor. También fomentamos la música entre los niños. No sé cuántos de los 171 niños de los coros infantil y juvenil cantarán en el adulto, pero si conseguimos hacer con ellos un buen público, un público entendido, el objetivo estará cumplido. Hay que sembrar el amor por la música, que es algo que falta a nivel institucional.

¿El Orfeón Pamplonés sigue siendo la referencia que era antaño?

Lo avalan los datos. Tiene cuatro coros, en los últimos diez meses ha dado 23 conciertos en el circuito profesional nacional y ha estado presente en los auditorios más importantes de España. Tenemos 171 niños, 212 cantantes, 283 alumnos, unos 50.000 espectadores...

¿Qué tal anda de voces?

Hay buenas voces. Se hacen pruebas de voz continuamente, entre 60 y 70 al año. El porcentaje que cuaja es pequeño, pero de la cantidad sale la calidad.

¿Y en la economía, está saneado?

Totalmente, no se gasta un duro más de los recursos que se tienen.

¿Depende del Gobierno?

La dependencia no llega al 30%, pero no es poca. No hace gracia el recorte presupuestario, si se confirma (la asignación del Gobierno pasa de 380.000 a 270.000 euros). Pero no vamos a echar la persiana. Al fin y al cabo, gran parte del presupuesto viene de recursos propios: aportaciones de socios protectores y empresas patrocinadores y el caché de los conciertos.

¿El recorte supondrá renunciar a actuaciones previstas?

No creo que se deba renunciar a lo que ya está en marcha. Estamos trabajando incluso en la programación de la temporada 2011-2012, y lo que ya está firmado tiene que salir adelante. Pero el recorte puede afectar a la progresión, ralentizar la proyección internacional del Orfeón. Creemos que la cultura ha de ser una clave en el cambio de modelo económico. Y el Orfeón puede liderar este cambio. Tenemos proyectos que, si no revolucionar el sector, pueden al menos ser novedosos.

¿Cuáles son?

Son proyectos de formación musical de niños, para buscar nuevos públicos y en general de fomento de la innovación cultural. En formación queremos asesorar a colegios, proporcionándoles material, partituras adecuadas a las distintas edades, visitándoles... Para buscar nuevos públicos, cuando se agote la colaboración con la Fura, iniciaremos otra. No son proyectos sueltos, todo forma parte de una estrategia.

¿Siguen reclamando sede?

La nueva sede es un objetivo estratégico, por dos razones. Por un lado, por los niños. Tenemos 170, pero este año hemos tenido 90 nuevas solicitudes que no se han podido atender. En esta sede es imposible. No reúne condiciones bajo ningún punto de vista. Por otra parte, está el archivo, uno de más importantes de España, con partituras inéditas, 11.000 obras y 109.000 documentos. Queremos compartirlo, abrirlo a los investigadores, y de forma desinteresada. Daría para varias tesis doctorales. El Orfeón tiene recursos para el día a día, pero no para un cambio de sede. Las instituciones, tanto Ayuntamiento como Gobierno, han mostrado buena disposición, pero no es un asunto sencillo.

¿No se plantearon pedir espacio en la futura Ciudad de la Música?

Se planteó, pero llegamos quizá tarde. Además, creemos que debemos estar en el centro, aunque no necesariamente en el Casco Histórico. Para el orfeonista, que es amateur, puede ser disuasorio tener que coger dos villavesas para llegar a un ensayo.

¿Nunca han pensado en dejar de ser amateurs?

La filosofía del Orfeón es ser amateur, no contempla la profesionalización, aparte de que costaría mucho dinero. A los orfeonistas les enseñamos música y tienen el aliciente de los viajes, de los grandes conciertos. Pero no sabemos qué ocurrirá en el futuro, en estos tiempos en los que parece que si no hay dinero no hay nada.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

LOS ENSAYOS DE LA 8ª DE MAHLER LLENAN EL ESCENARIO DE BALUARTE. Los ensayos de la Octava Sinfonía de Mahler, para cuya interpretación hoy en el Baluarte (20 horas, entradas agotadas) participarán más de 400 personas, abarrotaron el escenario del Auditorio. En la obra participan la Orquesta del Teatro Mariinsky de San Petersburgo, el Orfeón Pamplonés y su Escolanía y el Coro y Escolanía Amici Musicae del Auditorio de Zaragoza. El concierto lo dirigirá Valery Gergiev, director general y artístico del Teatro Mariinsky y director titular de la London Symphony Orchestra. CEDIDA

Javier Orella de Anitua, en la sede del Orfeón, entre la calle Pozoblanco y la Plaza del Castillo. JOSÉ CARLOS CORDOVILLA


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • EL MEJOR CORO DEL MUNDO, SIN DUDA, NO HAY OTRO IGUAL EN EL PLANETA.SS

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual