Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
NAVARRA

Las discotecas se examinan a sí mismas

Repartidas por su geografía, Navarra cuenta con 16 discotecas que abren sus puertas semanalmente. Sus gerentes opinan sobre las tendencias de un "gremio" que desarrolla su quehacer a altas horas de la madrugada.

Actualizada Domingo, 18 de octubre de 2009 - 04:00 h.
  • MICHELLE UNZUÉ . PAMPLONA

MOVER la cadera hasta que el sol haga su aparición estelar y toque la hora de retirarse a la cama. El baile es la esencia de las discotecas o salas de fiesta, ya que según el decreto foral 202/2002 están destinadas a ofrecer al público la actividad recreativa de baile, para lo que tienen que contar con una o más pistas a tal efecto.

Pero dentro de estos locales se puede plantear un estudio que va mucho más allá del aspecto meramente musical: desde las bebidas ingeridas hasta la indumentaria de los clientes, pasando por el papel de la seguridad o el horario de cierre.

Los protagonistas del sector, los gerentes y socios de las discotecas, opinan sobre todos estos aspectos que se han ceñido a los locales apertura semanal (algunos, como Vaticano en Arguedas o la de Miranda de Arga, sólo abren en ocasiones especiales). Todos participaron excepto la discoteca Vaivén, de Pamplona, que declinó la invitación.

Número de discotecas

¿Navarra cuenta con un número adecuado de discotecas, una cifra insuficiente o un resultado excesivo? Las opiniones son dispares, aunque hay más gerentes que lo consideran excesivo. Así lo afirman desde la sala Tótem de Villava, The Moon o Noboo en Tudela; desde esta última, Eric López, uno de los encargados, recalca que "en Tudela el número de discotecas es excesivo porque no hay suficiente público para todas". En el otro lado de la balanza, ninguno de los consultados considera que escasean est tipo de locales. "Según los clientes el número de discotecas es insuficiente, quieren novedades. Pero desde el punto de vista del empresariado, algunas de las discotecas no consiguen la rentabilidad, por lo que podemos considerar que la oferta está más que cubierta", aseguran desde Marengo.

Oferta

Según los empresarios, el número de discotecas es suficiente. ¿Pero qué pasa con la variedad de ambientes, se ofrece una oferta diversificada? "Hay variedad para todos los gustos en las discotecas, puedes encontrar desde música tecno hasta salsa, pop, rock...", apunta Jorge Lezaun, gerente de la sala Musa de Tudela. "Hay muchos lugares de ocio con distintos ambientes, está muy bien", ratifica Jesús del Río, gerente de la Basik Tech Club de Cintruénigo.

"En general la oferta es similar y los ambientes parecidos, por eso la gente va a donde mejor le atienden", matiza Ricardo Martínez, socio de Makumba.

Horarios

El tema de los horarios es uno de los más delicados a los que se enfrentan las discotecas. En los núcleos urbanos deben apagar la música a las 6.30 horas, mientras que las situadas en los polígonos pueden estirar media hora más el cierre. Entre los gerentes se palpa el disgusto con la hora a la que los bares especiales desalojan a los clientes. "El horario de cierre de la discoteca no es problema, sino el horario de cierre de los bares especiales, que en muchos casos no se cumple y hacen reducir nuestra jornada de trabajo a menos de tres horas. Cerrar media hora más tarde no estaría mal, ya que al estar en un polígono de ocio no se molesta a nadie del centro urbano", afirman desde Noboo.

Desde la discoteca Tótem comentan que se les hace corta la noche, lo mismo que desde The Moon, "debido a la permisividad al horario de los bares que no tienen permiso de discoteca ", explica su propietario, Pedro Bonil.

"La gente se ha acostumbrado a salir tarde por el botellón, por estar en los piperos, en las peñas...", opina Isidro Bea, programador de Botanic Disco.

La nota discordante llega de la discoteca Reverendos y de su gerente, Santiago Tanco. "La noche no se hace corta, igual habría que pensar en recortarla, porque marcar unos horarios hace que la gente se regule y vaya más pronto".

Edad

Este aspecto también genera opiniones encontradas sobre la media de edad de los clientes de las discotecas. Francis Urrutia, socio de la sala Lur de Elizondo, piensa que "la mediad de edad varía mucho, pero ronda la treintena. La gente joven ya no va a las discotecas porque se queda en las sociedades y en las bajeras, así que a las discotecas va gente un poco más mayor".

Desde la sala Musa tienen otra percepción de los asistentes a su local. "Ahora es difícil ver a gente de 30 años en adelante, el paro y las hipotecas han influido mucho. Ese público sale a tomar un par de copas y se recoge, en algunas parejas sólo hay un sueldo y se nota. Por eso sale gente de 18 a 28 años, se ha rejuvenecido mucho la media".

Esta tendencia la observa también Silvi Tapiz, gerente de la discoteca Kube de Tafalla: "En general podemos decir que la media ha rejuvenecido, diríamos que está en los 24 años, y que los jóvenes de hoy se mueven muchísimo".

Indumentaria

¿Se puede entrar de cualquier manera en una discoteca? Aunque se respeta la libre elección de vestuario y para la mayoría lo importante es ir aseado, hay que cuidar el aspecto. "Se busca que el aspecto general transmita que es una persona aseada, y sí que se exige una indumentaria adecuada. No pedimos que la gente venga de chaqué, pero tampoco en chándal, con camisas sin mangas y las axilas al descubierto o con indumentarias poco apropiadas", exponen desde Marengo.

Makumba es otra discoteca que cuida mucho la apariencia de sus usuarios. "Las gorras y los pantalones anchos no están muy bien vistos... Marcamos unas pautas de vestuario, igual que ocurre en las discotecas de Colombia o República Dominicana", recuerdan.

Bebidas

Navarra es tierra de cubatas y cerveza. En eso, las costumbres no han cambiado. Pero este tipo de bebidas comparte protagonismo con un producto que pisa fuerte: las bebidas energéticas. "Se están consumiendo mucho, parece que el azúcar les baja el alcohol", afirman desde la Basik. El reinado lo ostenta el Red Bull, que se combina con otros alcoholes y licores."Ha ganado mucho terreno el vodka y los licores, como el 43, con RedBull. Y el ron y el whisky son lo que más se beben, dejando un poco atrás a la ginebra", añaden desde la discoteca Kube. Desde la sala Lur, aseguran que el vodka negro se está consumiendo mucho en formato chupito. En un ambiente latino como es la sala Sambakaramba, dentro de Makumba, se bebe mucho aguardiente, "y vamos a comenzar a servir mojitos y cocktails tropicales", anuncian.

Música

La música comercial, conocida vox populi como pachanga, es la que impera en la mayoría de las discotecas. Canciones fácilmente reconocibles en las ondas de la radio fórmula, que conviven con otros ritmos para ampliar el abanico musical nocturno.

"En el tema musical hay gente para todos los gustos. Desde la pachanga hasta la electrónica, pasando por el pop, rock, alternativo... pero sobre todo la gente cada vez demanda más música de calidad", señalan desde la Kube.

Desde Reverendos, su gerente cree que "llevamos un par de años en los que no hay nada definido musicalmente, es una especie de popurrí. No hay una corriente musical que arrastre a un colectivo mayoritario para crear una moda".

La mayoría de las discotecas tienen más de una sala para acoger distintas tendencias. Lo latino está en auge, como demuestra la nueva discoteca Makumba, que se hace eco del vallenato, la salsa, el merengue... Otros estrenos, como la discoteca Movie Music Club, apuestan por nuevos caminos musicales. "Venimos con mucha ilusión por acercar la música electrónica, porque hay una demanda insatisfecha", adelanta Aritz Izura, relaciones públicas del nuevo local ubicado en la antigua Artsaia.

Conciertos

El tirón de la música en directo es evidente, y algunas discotecas abren su espacio para acoger conciertos. Pero la disyuntiva entre entradas asequibles y pagar el caché de los grupos ha hecho que decaiga esta práctica.

"Los conciertos han caído un poco por la crisis; la gente quiere pagar lo mínimo por la entrada y por eso los grupos no vienen. Pero pienso que es algo pasajero, antes no había tanta demanda de rock y ahora hay muchos conciertos en las fiestas de los pueblos, en gaztetxes...", subrayan desde la discoteca Lur.

Desde la sala Garés de Puente la Reina, sin embargo, el Dj y gerenteFernando Beguiristáin marca la gratuidad de los recitales como un factor importante. "La música en vivo tiene tirón cuando es gratuita, si no es muy difícil mover a la gente. Los grupos tienen cachés bastantes altos y la gente tiende a ir a festivales y a conciertos organizados por las instituciones públicas. Y me parece competencia muy desleal, porque el ayuntamiento paga con el dinero de todos y está muy por encima de lo que organice una sala".

Seguridad y problemas

La figura del portero es ya parte obligatoria del "decorado" de una discoteca. El personal de seguridad no puede faltar a unas horas de la madrugada en las que el alcohol y otras sustancias originan los mayores problemas y la agresividad está a flor de piel. "Tenemos unos ocho o nueve porteros y realizamos un filtro importante en la puerta para evitar las peleas, queremos un buen ambiente dentro del local, sin drogas", plantea David Gallardo, uno de los gerentes de la recientemente inaugurada Mao Mao Beach Pamplona de Lekunberri.

"Dentro de la sala apenas hay problemas, en general la gente se comporta bien. Pero tienes que tener la seguridad para ayudar y facilitar al cliente; a veces parece que está para pegar y no es así, sino para procurar que no les moleste nadie. Es un oficio en el que hay tener mucha paciencia y calma. Antes hubo una racha en la que la gente estaba más alterada que ahora", puntualizan desde Reverendos. "Las reglas creo que son las genéricas y adecuadas: nada de consumo de sustancias ilegales, no introducir bebidas del exterior, respetar las instalaciones y el mobiliario... Generalmente la gente se comporta y respeta", narran desde Botanic Disco.

"En nuestro caso consideramos que la prevención es la mejor forma de evitar incidentes. Tenemos muchísimo personal tanto fuera como dentro de la sala; si no permites que se encienda la mecha, consigues evitar todos los problemas. Todo el que viene a la discoteca sabe que lo único que se le puede garantizar es que va a tener seguridad, que no se va a permitir el acceso a personas conflictivas y en caso de cualquier pequeño problema el personal de seguridad estará controlando la situación para que no suceda nada", aseguran desde Marengo.

Desventajas

El de la noche es un trabajo sacrificado y en ocasiones algo ingrato,a tenor de los encuestados. "Es muy duro trabajar en la noche, la gente ha bebido o lleva otras cosas encima, hay gente con una vena más agresiva o que vacila sin gracia... No hay muchas riñas pero te llevas malos tragos, y conforme vas cumpliendo años acabas hecho polvo", confiesan desde Garés.

Para algunas discotecas ubicadas en el extrarradio, como las de Tudela, la opción de coger el coche o no se convierte en vital. "Veo el panorama muy negro y pienso que las discotecas del polígono acabarán desapareciendo. Estamos trabajando un 70% menos que el año pasado, porque ponen dispositivos de control con quince o veinte policías forales y la gente coge miedo, cada vez van más a Zaragoza o Tudela porque no hay controles", se lamentan desde la sala Musa.

Ventajas

El veredicto es casi unánime: pocas ventajas hay en este sector. La más evidente, que el horario es más amplio y en ese tramo no hay competencia de otros locales.

"Si realmente te gusta la noche y la respetas, puede dar beneficios económicos y gratificantes, noches de disfrutar y de conocer a gente nueva y diferente", destacan desde Botanic Disco. La crisis, para algunos, no se nota tanto. "La gente quiere desinhibirse y sale a tomar una copa; igual se corta en otros temas pero a la hora de relajarse no", analizan desde Mao Mao Beach Pamplona. En la discoteca Garés ofrecen la visión más optimista. "Está muy bien el contacto directo con la gente, te da un cauce para ver las tendencias, porque la sociedad cambia mucho; además reciclas tus amistades y te da muchas tablas para la vida diaria", concluyen.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Vista de una de las dos salas de la discoteca Makumba. CEDIDA

Aspecto del la sala Garés. CEDIDA


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Donde estan aquellos tiempos del Club Natacion,el Gure Kayola,la de Irurzun............Eso si era diversion,no ahora que empujas sin querer y te sacan la navaja,o te echan polvitos a la copa,o te acosan en los wc.......en tiempos pasados fue mejor!
  • los porteros bastante hacen aguantandonos a todos cuando vamos como vamos borrachos puestos asta arriba y pensando q tenemos todos los derechos que cuando bebemos no nos acordamos de las obligaciones de respeto solo de los derechos de domingo bufff
  • pero si ahora hay de todo!, Quieres techno; MOVIE y BOX, quieres latino; MAKUMBA Quieres rockerillo; TOTEM Quieres bakalao; REVERENDOS Quieres playero; MAO MAO Quieres comercial y pachanguilla; MARENGO...., gorka
  • nada... asco de discotecas de pamplona...taruflo
  • que no digan los señores de marengo que con ir aseado basta,porque no es asi.A mi un dia de agosto me denegaron la entreda por ir en pantalones cortos de 60 euros,y encima me dijeron textualmente que no entraba"por la cara que llevaba"cuando no me habia bebido ni un mosto..y todo esto mientras que detras mia entraba gente en pantalones cortos supuestamente por ser "clientes vip"...basta ya de discriminacion y prepotencia!cagones.mentirosos
  • El panorama discotequero-musical de Pamplona es penosoDespoteque
  • Es extraño q el gerente de Vaiven no hable, podria hablar sobre la calidad de sus porteros... Si te tratan con una amabilidad impresionante... Ironia
  • Muy bueno eso de ''actividad recreativa del baile''. Vamos, que la peña va a las discotecas a bailar o a recrearse, no?? JAJAJAJAMiren Amiano

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra