x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

Washington Irving vuelve a la Alhambra

Una muestra repasa la vida del escritor y viajero estadounidense, el primer valedor del palacio nazarí. "La fortaleza roja", visitada cada año por casi tres millones de personas, salda la deuda con su valedor dos siglos después.

Actualizada Domingo, 4 de octubre de 2009 - 04:00 h.
  • MIGUEL LORENCI . COLPISA. GRANADA

SIGLO y medio después de su muerte, Washington Irving regresa a la Alhambra. Una exposición repasa su vida y su obra en el mismo palacio nazarí que sedujo al viajero romántico, diplomático, periodista y exitoso escritor estadounidense (Nueva York 1783 - Tarrytown 1859). Fue hispanista pionero y el primero en cantar al mundo el embrujo, el misterio y las excelencias de este monumento hoy renacido de sus cenizas.

Gracias a él, la fortaleza roja es un polo de atracción universal. Un enclave mágico y majestuoso que cada año visitan casi tres millones de personas y que, casi dos siglos después de su primera visita, salda su deuda y homenajea a su gran valedor.

La Capilla y la Cripta del palacio de Carlos V acogen hasta el 28 de febrero casi 200 piezas que recorren la vida y la obra del autor de los Cuentos de la Alhambra. Publicados hace 178 años como Conjunto de cuentos y bosquejos sobre Moros y Españoles, su contribución al aprecio universal del palacio nazarí fue decisiva.

Denunció el abandono, el expolio y la desidia e hizo sin proponérselo una impagable campaña promocional del conjunto. Lo reconocía su tataranieta, Elise Böeger-Irving, presente en la inauguración.

"Nadie ha narrado como él la belleza de esta fortaleza árabe y pocos hispanistas y artistas han querido tanto a España" señaló Javier Villoria, uno de los tres comisarios de la expo, junto a Antonio Garnica y Pedro Galera. "Supo soñar y propagar su exotismo y su misterio como nadie" dijo la consejera andaluza de Cultura, Rosa Torres.

Diarios

Manuscritos, cartas, cuadernos, sus valiosos y olvidados diarios, dibujos, primeras ediciones de sus libros, pinturas y fotografías se reúnen por primer vez y dibujan un completo mosaico en torno al incansable viajero y narrador. Piezas que han sido cedidas por 40 instituciones, de la New York Public Libray al Prado, pasando por la Biblioteca Nacional, la Hispanic Society y un buen puñado de colecciones privadas.

La exposición evoca el periplo europeo de Irving, con especial atención a su estancia en Andalucía y Granada. Se articula en cuatro grandes ámbitos: El retrato del artista; El viaje a España; Granada, y La Alhambra, el palacio encantado.

Dedicado por completo a la literatura desde que quebrara en 1818 la empresa familiar a la que servía en Liverpool, Irving llegó a Granada por vez primera el 9 de mayo de 1828. Se hospedó en la Fonda el Comercio. La Alhambra era una ruina miserable habitada por desheredados y espectrales personajes. Los hijos de la Alhambra que le relataron las leyendas musulmanas y cristinas que llevó a sus cuentos en un gran fresco costumbrista. Su llave de paso a esta rica tradición oral fue Mateo (Matías) Jiménez, de quien por primera vez se puede contemplar un retrato en la muestra con la que el Patronado de la Alhambra homenajea a su mejor mentor.

En su segunda y más larga estancia, entre mayo y julio de 1929, Irving vivió y escribió en el entonces abandonado complejo nazarí. Supo ver y reflejar la magia, el exotismo y el carácter "encantado" enterrado por el abandono y la desidia de siglos.

De aquella experiencia nacería unos Cuentos de la Alhambra que han conocido centenares de ediciones en multitud de lenguas y que, desde entonces, no han dejado de publicarse. Paradigma del escritor de éxito, Irving fue el primer autor que triunfó escala global con estas narraciones que anticiparon lo que hoy conocemos como best seller y que aún hoy son un long seller.

Registros

Una placa de mármol en las habitaciones que ocupó en la Alhambra rememora desde 1914 el paso por la fortaleza roja de este polifacético triunfador en múltiples registros, de la fantasía a la recreación histórica, pasando por el ensayo o la biografía.

Irving estudió Derecho, pero apenas ejerció la abogacía. Articulista en diarios de Nueva York, en 1809 publicó una Historia de Nueva York en clave cómica y satírica. Fue todo un pelotazo editorial protagonizado por el estrafalario erudito de origen holandés Diedrich Knickerbocker -de ahí los knicks neoyorquinos- que le dio fama y dinero. Ya en Europa escribió ensayos y relatos bajo el seudónimo de Geoffrey Crayon, y cuentos fantásticos de enorme éxito como Rip Van Winkle y el Sleepy Hollow que Tim Burton llevó al cine, clásicos de la literatura norteamericana.

En Madrid, escribió Historia de la vida y viajes de Cristóbal Colón (1828) y los Cuentos de la Alhambra (1832).

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Una ilustración del Generalife desde el tocador de la Reina.

Primera versión española de los Cuentos de la Alhambra.

Retrato de Irving en 1820, por Gilbert Stuart Newton.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual