x
    Navarra

Se calcula que hasta 4.000 personas permanecen aún bajo los escombros de Sumatra

Al menos 20.000 edificios se han hundido o se encuentran dañados en Padang, la capital de la zona occidental de Indonesia

Actualizada Sábado, 3 de octubre de 2009 - 08:55 h.
  • AGENCIAS. Padang (Indonesia)

Hasta 4.000 personas siguen enterradas entre los escombros de los edificios derrumbados en la ciudad indonesia de Padang, en la isla de Sumatra, donde más de un millar han muerto tras el terremoto de 7,6 grados del miércoles pasado. El coordinador de las Naciones Unidas para las ayudas humanitarias en Indonesia, El-Mostafa Bemlanlih, declaró hoy a la prensa que entre 3.000 y 4.000 personas siguen atrapadas o enterradas entre las ruinas de la tercera ciudad más grande de Sumatra.

Los equipos de salvamento trabajan en la búsqueda de desaparecidos, y en la atención de damnificados y el desescombro, mientras que la ayuda desde el exterior, Yakarta y otras provincias empieza a fluir hacia las zonas afectadas.

"La situación en la ciudad de Padang es mala, pero no debemos olvidar las zonas rurales cercanas, donde pueblos enteros han quedado devastados al cien por cien, y otros al 50 por ciento o en distinta medida", advirtió la coordinadora de operaciones de la Federación Internacional de la Cruz Roja, Christine South, desde Ginebra.

El presidente indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono, pidió paciencia a los familiares y amigos de los desaparecidos, y les aseguró que "todavía hay esperanza".

Un niño de una escuela destruida de Padang fue rescatado después de 40 horas enterrado bajo escombros y relató que muchos de sus compañeros seguían con vida.

Indonesia se asienta sobre el llamado "Anillo de Fuego del Pacífico", una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida por unos 7.000 temblores al año, la mayoría moderados.

En 2006, unas 6.000 personas murieron en un terremoto en la javanesa ciudad de Yogyakarta; y, dos años antes, 170.000, en el norte de Sumatra por un tsunami.

Los equipos indonesios comenzaron hoy a repartir la ayuda humanitaria procedente de 14 países entre los miles de damnificados por el terremoto de 7,6 grados que el pasado miércoles afectó a la costa oeste de la isla indonesia de Sumatra, donde siguen sin conocerse las consecuencias reales de un seísmo que ha provocado más de mil muertes.

Las autoridades esperaban que hoy continuasen llegando suministros al principal aeropuerto de Yakarta, desde donde se traslada la ayuda a la zona afectada, unos 915 kilómetros al noroeste de la capital. Además, parte de la asistencia llega mediante buques que atracan en el puerto Tanjung Priok de Manila.

El terremoto asoló principalmente la ciudad de Padang, de 900.000 habitantes y donde miles de edificios han quedado destruidos. La ONU calcula que más de mil personas han muerto en la zona, mientras los equipos de rescate continúan escudriñando los escombros tratando de localizar a posibles supervivientes o extrayendo los cadáveres aún sin hallar.

El ministro de Sanidad, Fadillah Supari, pronosticó que el número de fallecidos previsiblemente "no alcanzará los 4.000", lo que hace temer que conforme pasen las horas o los días el balance se incremente por encima de lo afirmado por Naciones Unidas.

Los efectivos enviados a la zona analizaban lugares como el ahora destruido Hotel Ambacang, donde ocho personas podrían permanecer atrapadas con vida. Perros procedentes de Japón y Suiza olfateaban esta zona para tratar de localizar a estos posibles supervivientes, uno de los cuales incluso se comunicó este viernes con un familiar mediante un mensaje de texto al móvil.

Este mensaje sirvió para reclamar ayuda, pero también para alertar a los equipos de la inestabilidad de los desechos. "Cuidado con la excavadora para que el edificio no se nos caiga encima", citó el militar Arkamelvi Karmani, presente en estos trabajos. Karmani explicó, además, que en los escombros podrían yacer hasta 40 cadáveres, ya que las instalaciones albergaban un seminario de una compañía aseguradora cuando sucedieron los temblores.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra