x
    Navarra

"Ketsana" deja un rastro de 372 muertes a su paso por Camboya, Filipinas y Vietnam

Ciudades y aldeas están totalment sumergidas y el panorama que ha dejado el fenómeno es desolador

Actualizada Jueves, 1 de octubre de 2009 - 09:13 h.
  • AGENCIAS. Hanoi (Vietnam)

Un total de 372 personas han perdido la vida y casi tres millones de personas están afectadas tras el paso del tifón "Ketsana" por Camboya, Filipinas y Vietnam, donde ha dejado un tremendo reguero de destrucción. Fuentes oficiales vietnamitas informaron hoy de 85 fallecidos en la región central, donde las provincias más devastadas son Kon Tum y Quang Ngai.

Decenas de miles de residentes huyeron de aldeas y ciudades totalmente sumergidas y un panorama desolador de árboles caídos, tejados volados y calles y casas inundadas en aldeas convertidas en piscinas gigantes y sin electricidad ni teléfono.

"Ketsana" arrasó entre ayer y el martes por la tarde casi 200.000 casas, destruyó campos y sistemas de irrigación, provocó el naufragio de cientos de pesqueros frente a la costa e inundó más de 740 hectáreas de cultivos de café en Daklak.

Hoi An, una ciudad histórica vietnamita declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y conocida por sus edificios coloniales hasta ahora en excelente estado de conversación, se hallaba bajo tres metros de agua.

El desastre pudo ser todavía mayor si hace dos días el Gobierno de Hanoi no hubiera ordenado evacuar a unos 350.000 residentes de las zonas amenazadas.

Por su parte, en la vecina Camboya perecieron otras once personas en las provincias de Kampong Thom y Rattanakiri y se desbordaron el río Mekong y el lago Tonle Sap.

Al atardecer, el tifón se debilitó y penetró en Laos ya rebajado a categoría de tormenta tropical y sin datos por el momento sobre víctimas o daños materiales por inundaciones que también amenazan a Tailandia.

Mientras tanto en Filipinas, el Centro Nacional de Coordinación de Desastres elevó el saldo mortal del temporal a 277 fallecidos, 42 desaparecidos, 375.000 sin hogar y casi dos millones de afectados.

Las pérdidas económicas por daños a infraestructuras y cultivos ascienden ya a casi 4.800 millones de pesos (70 millones de euros).

Pese a Ketsana solo era una tormenta tropical cuando tocó tierra el pasado sábado en la isla filipina de Luzón, arrojó en apenas doce horas una cantidad de lluvia muy superior a la media mensual en esta época del año, batiendo el anterior récord de 1967, e inundó el 80 por ciento de Manila.

Además, el extremo norte de Luzón se prepara para un nuevo tifón, "Parma", que podría llegar en las próximas horas a la isla si no se desvía a Taiwán.

El torbellino se encuentra ahora a unos 600 kilómetros al oeste de Filipinas y avanza hacia el archipiélago a una velocidad de 24 kilómetros por hora.

Sus vientos huracanados de 150 kilómetros por hora y rachas de hasta 180 kilómetros por hora pueden transformarlo en un "super tifón" cuando toque tierra el sábado, advirtieron los meteorólogos.

Los aguaceros, tormentas tropicales y tifones son endémicos en el Sudeste Asiático durante la estación lluviosa y cada año provocan cientos de muertos, pero la cantidad y potencia de los últimos temporales que han azotado en los últimos tiempos la región son fruto, según muchos expertos, de los perversos efectos del cambio climático.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Un niño se cuelga de los barrotes de una ventana para evitar mojarse, en un barrio inundado de Muntinlupa (Filipinas). Un "súper tifón", según los meteorólogos, gana cada vez más fuerza y se aproxima a la costa este de Filipinas menos de una semana después del azote de la tormenta tropical 'Ketsana' que convirtió en una piscina la capital y provocó al menos 372 muertes.

Un hombre se baña con agua estancada en un barrio inundado de Muntinlupa.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra