x
    Navarra
SUCESOS

Una niña de 3 años pasa cuatro horas olvidada dentro del autobús escolar

Ni cuidadora ni chófer vieron que la niña se quedaba en su asiento atada con el cinturón de seguridad

Actualizada Sábado, 26 de septiembre de 2009 - 02:24 h.
  • M.P.A. . ESTELLA

L a aventura escolar ha empezado con algo más que los nervios habituales para una niña de tres años alumna de un centro educativo de Estella. Nadie se percató el pasado miércoles de que se quedaba olvidada toda la mañana en el interior del autobús que la trasladaba a clase desde la localidad de Ayegui.

Allí permaneció por espacio de cuatro horas, hasta que la alarma cundió cuando su padre acudió a buscarla al colegio y su hija no salió junto al resto de sus compañeros del primer curso de Educación Infantil.

Durante ese periodo de tiempo, permaneció atada en su asiento, con el cinturón de seguridad puesto, dentro del vehículo de 59 plazas que cubre su ruta de transporte escolar. Una vez completado el trayecto realizado a primera hora de la mañana, el chófer lo estacionó a la altura del Área 99, en el aparcamiento al aire libre habilitado para vehículos pesados junto al silo de Merkatondoa. La pequeña se quedó allí hasta que al filo de la una de la tarde, al comprobar lo sucedido, fueron en su búsqueda. Envuelta en sudor, muy asustada y entre lágrimas pero en buen estado, se arrojó por fin en brazos de sus padres. Cuatro de horas de angustia habían terminado.

Los peores momentos

La niña llegó a la parada más próxima a su domicilio a las nueve de la mañana de la mano de su padre. Era su tercer día en el autobús escolar, puesto que, al encontrarse en periodo de adaptación, sus progenitores la habían llevado a clase en las primeras semanas de curso. Su padre relata que la dejó con la cuidadora, la persona que supervisa durante el trayecto a los pequeños , y se despidió de ella hasta las 12.30.

Todavía en tiempo de adaptación, no asiste a clase toda la jornada, por lo que no tenía que regresar, como sí ocurre el resto del curso, en el transporte escolar. "A las 12.30 le esperaba en la puerta y vi que ella no estaba en la fila con los demás. Al preguntarle a su tutor, me dice que la niña no había acudido ese día y le explico que yo mismo la había dejado en el autobús", cuenta.

Siguieron momentos de confusión y nerviosismo mientras se buscaba a la pequeña por todos los sitios, desde el patio hasta los baños, hasta verificar que no se encontraba en el centro. "Fue un rato terrible en el que te imaginas lo peor. Mi hija se encuentra bien, pero ha pasado mucho miedo. Con sólo tres años, ni siquiera pudo soltarse el cinturón", argumenta.

"El sistema ha fallado"

Al final, los cabos se ataron en la puerta del colegio, al que se desplazó también la Policía Municipal. Se localizó a la cuidadora y al conductor del autobús, que regresó al lugar donde lo había dejado aparcado y llevó a la niña de vuelta al centro donde la esperaban sus padres. Aunque la familia de la pequeña no ha puesto denuncia, cree que el sistema ha fallado claramente y que el descuido de la cuidadora al no comprobar si todos los niños descendían del autobús podría haber tenido consecuencias más graves para su hija.

"No queremos fastidiar a nadie, pero es evidente que algo así, un despiste tan grande, no puede volver a ocurrir. Durante cuatro horas en que yo la creía en clase, mi hija estuvo olvidada", subraya el padre.

El aparcamiento junto al silo de Merkatondoa, donde permaneció estacionado el autobús, en una imagen de ayer.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra