x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

La tormenta de arena de Sídney costará decenas de millones de dólares en daños

El fenómeno paralizó la ciudad y los expertos advierten de que la economía del país se resentirá del suceso

Actualizada Jueves, 24 de septiembre de 2009 - 08:25 h.
  • AGENCIAS. Sidney (Australia)

Sídney inició hoy las tareas de limpieza para deshacerse de la espesa capa de polvo rojo que dejó ayer la tormenta de arena que tiñó de rojo a la mayor ciudad de Australia, que sufrirá pérdidas económicas de decenas de millones de dólares. Además de la devastación causada por la arena, que cubrió automóviles y calles y se metió en el interior de casas y edificios, el fuerte viento -superior a los cien kilómetros por hora- destrozó cientos de árboles y tejados, informó la radio estatal.

Procedente del desierto del interior del país, el fenómeno empezó durante la noche del martes y llegó a primera hora del miércoles a Sídney, donde más de 4 millones de ciudadanos amanecieron bajo una espectacular luz roja.

La tormenta de arena paralizó la ciudad y los expertos advierten de que la economía del país se resentirá del suceso durante las próximas semanas.

"Cuando el clima es tal que no es saludable trabajar en el aire libre, causa grandes inconvenientes", dijo Mark Goodsell del Grupo de Industria de Australia.

Godsell pronosticó que las pérdidas económicas llegarán a decenas de millones de dólares por la suspensión de obras, trabajadores que no pudieron ir a sus empleos, retrasos y cancelaciones de vuelos y el coste de la limpieza.

"Todos tenemos que limpiar ahora nuestras casas, incluido yo que me dejé las ventanas abiertas", confesó el experto, que comparó el efecto de la tormenta con el cierre de un aeropuerto, pero a gran escala.

En 1991, Sídney se vio afectada por galernas de vientos huracanados que causaron daños por valor de casi 600 millones de dólares, y en 1999 padeció una devastadora lluvia de granizo.

La situación ha cambiado radicalmente y la ciudad amaneció hoy con un sol resplandeciente y un aire respirable, pero la sequía y el viento continúan presentes en el este de Australia, alertaron hoy los meteorólogos.

Gran parte de la arena que empujaba la tormenta avanzó hacia el estado de Queensland y el Mar de Tasmania, hasta alcanzar a Nueva Zelanda.

Queensland, que ya sufre varios incendios forestales, se prepara para recibir la nube de polvo mientras sus servicios de bomberos están ocupados en apagar los fuegos.

La de ayer fue la mayor tormenta de arena en Sídney desde 1942, calificada como "Día del Juicio Final" por el rotativo local "Daily Telegraph".

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

La Casa de la Ópera es cubierta ayer, 23 de septiembre de 2009, por una tormenta de polvo en Sidney (Australia).


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • pues que pidan dinero a ZP, ES GRATIS. CON LOS AÑOS TE PERDONA LA DEUDA.que se pire señor ZPARO

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual