x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

"La mujer sin piano" suena afinada pero minoritaria en San Sebastián

La protagonista de la historia ambientada en Estambul es la televisiva actriz, Carmen Machi

Actualizada Jueves, 24 de septiembre de 2009 - 20:01 h.
  • AGENCIAS. San Sebastián

El cineasta madrileño Javier Rebollo consolidó en San Sebastián su vocación de autor con "La mujer sin piano", una película arriesgada y protagonizada por Carmen Machi que, en su carrera por la Concha de Oro, sonó bien afinada pero demasiado minoritaria.

El autor de "Lo que sé de Lola", que también concurrió en San Sebastián hace dos años, presentó hoy su segunda película, una cinta rodada prácticamente en su totalidad de noche, en la que filma con mimo un Madrid rancio pero magnético y que es como "una habitación con muchas puertas y se puede entrar por la que uno quiera", explicó en rueda de prensa.

Aunque debido a su lenguaje reposado, críptico y silencioso, muchos prefirieron buscar la puerta de salida, "La mujer sin piano" arrancó también aplausos de los que comulgaron con una propuesta que "no es minimalista. Es simple pero muy cargada, llena de detalles".

"Para mi madre será una película melodramática. Para mi padre una película política. Para mí va de Javier Rebollo modelando el cuerpo a sus dos actores", que son Machi y el checo Jan Budar.

La célebre protagonista de la serie de televisión "Aída" es Rosa, quien vive inmersa en un mundo de monotonía al lado de su marido taxista, ansiosa por la reciente emancipación de su hijo y entregada a su trabajo de depiladora.

Una noche, la del 16 de marzo de 2003, mientras el mundo se metía en la Guerra de Irak, ella decide iniciar su propia batalla y romper con todo.

Con peluca y una maleta, se va a la Estación Sur de Madrid, un lugar "que tiene mil películas" y donde Rosa busca la vida que nunca ha tenido. "Lo esencial de lo carnavalesco no es ponerse la máscara, sino quitarse la cara", reflexionó Rebollo.

Su nuevo disfraz y su nueva vida estarán llenos de un "humor alcohólico", según lo definió su director, que le emparenta con el finlandés Aki Kaurismaki o el georgiano Otar Ioselliani, y que consideró fundamental para romper "la solemnidad, que es el escudo de la estupidez".

Esa comicidad arrastrada y llena de amargura es la que deja el regusto final de "La mujer sin piano". "Me interesan más los tractos que los finales", explicó Rebollo, quien dijo que, a pesar de todo, lo que más había influido en su nueva película eran los tebeos de Tintín.

El director riega gota a gota la sensación de patetismo que desprende esa mujer que, tras una decisión vital tan importante, sólo encuentra desorientación, negativas y a un sólo compañero: un polaco interpretado por el actor checo Jan Budar. La escapada de Rosa, por si quedaban dudas, nada tiene que ver con la de "Thelma y Louise".

Pero la daga se clava aún más cuando el espectador descubra que, a pesar de que esa aventura tiene la palabra fracaso inscrita en cada situación, se alza para la protagonista como lo más memorable de su gris existencia.

Todo eso, sugerido, nunca explicitado, en una magnífica y comedida interpretación de Machi. "Busqué contar mucho con poco, que al fin y al cabo es uno de los ejercicios de interpretación más antiguos del mundo", resumió la actriz.

"La mujer sin piano" también se puede resumir así. Para algunos lo consiguió. Otros no entraron en el juego de Rebollo, quien se define "no como un director de cine intelectual. Soy un director de cine sensual".

Ni intelectual ni sensual, sino prosaica y lineal era la segunda película a concurso, la turca "11'e 10 kala", de la cineasta Pelin Esmer, que basó su principal encanto en una estupenda idea inicial que, por desgracia, no se sustenta durante las casi dos horas de duración del filme.

Con una fórmula preocupantemente similar a la que utilizó "La caja de pandora" el año pasado para hacerse con el máximo premio de este certamen, "11'e 10 kala" cambia el mal de Alzheimer por el síndrome de Diógenes, pero mantiene el canto a las raíces y al valor sentimental de los recuerdos.

El protagonista de su historia, ambientada en Estambul, es Mithat, un anciano que colecciona cartones y periódicos de manera enfermiza al que quieren expulsar de su casa para derruir el antiguo edificio y construir uno nuevo.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra