x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
INTERNACIONAL

Villepin, en el banquillo

Sarkozy, que prometió "colgar de un gancho de carnicero" a su rival político, ejerce la acusación particular

Actualizada Lunes, 21 de septiembre de 2009 - 04:00 h.
  • EFE . PARÍS.

LA rivalidad política entre Nicolas Sarkozy y el ex primer ministro Dominique de Villepin, centra el inicio, hoy, lunes, del juicio por las falsas listas de Clearstream con las que se quiso acusar de corrupción a cientos de miembros de la clase dirigente francesa, empezando por el actual presidente.

Villepin, que durante años formó parte junto a Sarkozy de los gobiernos conservadores del ex jefe del Estado Jacques Chirac, se va a sentar durante cuatro semanas en el banquillo de los acusados en un proceso en el que el actual presidente aparece como víctima y se ha constituido en acusación particular.

El ex primer ministro de Chirac, que se juega su destino político y no ha cesado en los últimos meses de criticar la acción de Sarkozy al frente del Estado, quiere que los jueces del Tribunal Correccional de París rechacen la acusación particular del presidente de la República en nombre de la independencia de la justicia y del riesgo de presiones.

Unas presiones que, a su juicio, son mucho más que virtuales a la vista de la "rabia" que Sarkozy ha manifestado hacia él desde que se conoció la manipulación de unas listas -que pronto se revelaron falsas- de supuestos titulares de cuentas de la sociedad luxemburguesa de pagos Clearstream.

Fragatas de 1991

Los hechos se remontan a la venta por Francia a Taiwán de unas fragatas en 1991 que han sido objeto de investigación por la sospecha de que personalidades políticas e industriales recibieron comisiones irregulares.

En 2003, el informático y financiero Imad Lahoud, gran fabulador que dice haber tenido contactos con Osama Bin Laden, contacta con el vicepresidente del grupo de defensa y aeronáutica EADS, Jean-Louis Gergorin, para darle cuenta de la existencia de unos listados de titulares de cuentas Clearstream de alta sensibilidad. Gergorin dio cuenta de esos explosivos listados a su amigo Villepin, entonces ministro de Exteriores, y al general de los servicios secretos Philippe Rondot, cuyos cuadernos de notas requisados son algunos de los elementos del sumario más preciados.

Villepin encargó a comienzos de 2004 una investigación a Rondot, que llegó a la conclusión de que todo era una falsificación, y no informó a Sarkozy -entonces ministro de Finanzas- de que figuraba el nombre de su padre. Según las notas de Rondot, Villepin tenía una fijación por la presencia de Sarkozy en las listas.

Sarkozy, que es ahora acusación particular, prometió en su día que colgaría "de un gancho de carnicero al cabrón que montó este escándalo".

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Sarkozy y Villepin, juntos en una fotografía de octubre de 2006. AFP


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual