x
    Navarra
TAFALLA

El palco dio alas a un Palomo que estuvo por debajo de "Limpiadedos"

Actualizada Martes, 18 de agosto de 2009 - 04:00 h.
  • KOLDO LARREA . TAFALLA .

La tercera del ciclo tafallés sirvió, sobre todo, para conocer el toro de la feria, que no es otro que el cinqueño Limpiadedos, un negro bragado que fue triste protagonista en el encierro matinal y que también lo quiso ser y lo consiguió, pero en sentido positivo, en la corrida vespertina.

En cualquier caso, un magnífico toro bravo que, sin emplearse demasiado, cumplió en dos encuentros con los montados y que, después, en la muleta, resultó encastado, no se cansó de embestir humillado y con clase, en mayor dosis por el pitón derecho.

¿Mereció la vuelta al ruedo? Sí. No se le dio. Simplemente, fue ovacionado con fuerza, lo que tampoco está nada mal. La vuelta al ruedo, como la primera oreja, la debe pedir el público, por mayoría; de nada vale que sean cuatro los que chillen y la soliciten. Como también es criticable que uno que se cree informador taurino, situado a escasos metros del palco, pida los trofeos para un torero; cuestión de objetividad, de independencia, de dignidad en definitiva.

Lo cierto es que Limpiadedosfue un magnífico ejemplar, de dos orejas. Y ahí está la paradoja. Palomo, tras la presión del público, las consiguió pero su faena no las mereció. Un trofeo habría hecho justicia a su mérito.

El diestro madrileño, todo hay que decirlo, compone bien la figura, y eso que tiene ganado; tal cualidad la mostró en las verónicas de recibo, templaditas, abierto al compás. Después, realizó una faena por ambos pitones, con mejores argumentos por redondos que por naturales; estos muletazos con la izquierda siempre fueron hacia fuera, lo que resta méritos. Como los quita, esa falta de limpieza en algunos pases de las series. Pero terminó de ganarse al público con unas manoletinas sin respiro y con una buena estocada, la única de la tarde, de la que dobló el buen toro. La petición de doble trofeo fue insistente y el palco cedió. Bonito regalo para crear un triunfador. En fin...

Ante su primero, un manso con alguna complicación, dejó mala imagen. Deambuló por la plaza y se perdió en probaturas. Dio la sensación de que no sabía qué hacer. En tal situación, tiró por la calle de en medio y se fue a por la espada, acero que no manejó bien pues la estocada, casi entera, resultó pescuecera.

Por su parte, César Jiménez mostró su más fría imagen. Le costó bastante ver el buen pitón izquierdo del que abrió plaza, que fue tardo, tirando a parado, por el otro lado. Ligó un par de tandas de ayudados en una faena discontinua, de altibajos. Ante el cuarto, carente de clase, estuvo simplemente correcto. No se decidió a dejarle la muleta puesta entre cada muletazo y la conclusión fue que estuvo por debajo del toro.

Teruel, por último, realizó una faena cómoda y despegada, por ambos pitones, a su noblote primero, que terminó rajándose. Buscó con mucha voluntad una oreja del sexto, que sólo quería rajarse. Pero volvió a pinchar y su deseo no pasó de eso.

Hubo asimismo dos toreros buenos, Fernando Téllez y Miguel Ángel Martín, que saludaron tras parear al tercero y quinto, respectivamente. En ocasiones, la plata supera al oro.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Derechazo de Palomo Linares, que se gustó en algunos momentos de su buena faena. JAVIER SESMA

El diestro madrileño paseó dos generosas orejas y fue así el primero en abrir la puerta grande. JAVIER SESMA


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas