Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Historias y emociones al borde del camino

LAS PERSONAS ENCARGADAS DE FRANQUEAR LAS PUERTAS DE LOS TEMPLOS A LOS VISITANTES SUELEN SER TESTIGOS DE SUS HISTORIAS Y EXPERIENCIAS EN EL CAMINO

Actualizada Martes, 18 de agosto de 2009 - 03:59 h.
  • ANA ZÚÑIGA LACRUZ . PAMPLONA/CIRAUQUI/VILLATUERTA.

Esther Muñoz Sutil y Elisa San Martín tienen las llaves que abren las puertas de los templos de Cirauqui y Villatuerta, respectivamente. Pero también tienen otra llave que permite abrir los ojos de los cientos de visitantes para hacerles disfrutar del arte que guardan estas iglesias: el conocimiento de cada recoveco de los retablos, las grietas de las pinturas y piedras, los objetos que acompañan a las esculturas... Narraciones silenciosas de siglos de historia.

"Además de poner el sello, muchos peregrinos me piden que les explique algo sobre la iglesia. Si son extranjeros, y no nos entendemos, les doy el folleto en su idioma", comenta la vecina de Villatuerta Elisa San Martín.

Esther Muñoz Sutil, encargada de San Román de Cirauqui, también procura dar respuesta a las preguntas de los visitantes. "Mucha gente quiere saber cosas sobre la iglesia: pregunta por qué una parte de la piedra está pintada y otra no, por qué se mezclan dos movimientos arquitectónicos... Lo cierto es hay personas interesadas en el valor artístico de la iglesia", explica Esther Muñoz, que inunda la iglesia de San Román con los sonidos de Bach, Händel, la coral de Pamplona... "Hay gente que pasa de largo y al oír música deciden entrar y se emocionan", asegura la encargada de San Román.

Esther Muñoz Sutil, argentina de origen navarro, en apenas mes y medio ha conocido muchas historias de los peregrinos que descansan en Cirauqui y ha sufrido, llorado y reído con ellos.

Se emocionó con la historia de Jacqueline, francesa residente en Canadá, que se curó de un cáncer terminal. Una cura que los médicos no supieron explicar y que ella considera que es ejemplo de lo que se puede lograr con fe y oración.

O la experiencia de Marco, un joven italiano de 23 años que padece leucemia y al que, sorprendentemente, le está renaciendo el cabello.

Y la de cinco cuñadas cordobesas que decidieron emprender el Camino para celebrar el buen trato que siempre ha habido entre ellas.

Y así, cientos de historias, emociones y sentimientos de los que, en ocasiones, son testigos Elisa San Martín y Esther Muñoz, y de los que siempre son testigos las iglesias navarras, que escuchan la voz callada de los peregrinos que recorren el más largo camino:

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra