x
    Navarra
TOROS/SEMANA GRANDE DE BILBAO JUAN MIGUEL NÚÑEZ

Bilbao, en entredicho

Actualizada Martes, 18 de agosto de 2009 - 04:00 h.

S E confunde trapío con volumen. Están equivocados los que creen que los kilos asustan. Ayer salió una corrida de toros en el peso de Bilbao, pero que no tiene nada que ver con las exigencias de trapío en plaza de esta categoría.

Corrida de desigual presencia y, algo muy importante, insuficiente en cuanto a esencia. Pues aún considerando que los toros segundo, cuarto, quinto y sexto -con matices entre ellos- "sirvieron" para el torero, en todos hay que anotar muchas y notables ausencias que restan en el carácter de la bravura.

Ni uno, lo que se dice ni uno solo, llevó un puyazo en condiciones. Y a todo esto, algo también preocupante, el público sin rechistar. Ni una voz en contra de nada.

Bilbao, que forma junto a Sevilla y Madrid el eje clave de la temporada, queda esta vez en entredicho.

"El Juli" probó de mil maneras con su primero, paradito, o como mucho embistiendo al paso sin humillar, y de extrema sosería.

Con el cuarto hubo más conjunción entre toro y torero. Toro que, sobre todo por el pitón derecho, se desplazó largo y humillado. "El Juli", muy suficiente, estructuró faena con todas las de la ley, en un planteamiento lo que se dice de poder a poder, llamándolo de lejos para llevarlo sometido y atrás.

El lote de la tarde fue para "El Fandi". Su primero tuvo fijeza y alegría, prontitud y recorrido. Pero "El Fandi", qué pena, ya se sabe, cumplió con el capote y anduvo sobrado con las banderillas, mas cuando le tocó ponerse con la muleta, fue incapaz.

Mucho peor con el quinto, el toro de la tarde, con el que estuvo francamente mal el granadino. Muy mal. Y a todo esto, la condescendencia del público, sin entrar a valorar el buen juego del toro, llegando incluso a tomar partido por la filibustera forma del torero.

No se explica que "El Fandi" no le cortara las orejas ni a su primero ni a este segundo. A quien se pregunta si acaso fue por el fallo a espadas. Pues no. Fue por el fallo con la muleta. ¡Qué mal toreó "El Fandi"! Venía Fandiño se supone que con toda la ilusión del mundo a ocupar la plaza que había dejado vacante "Morante de la Puebla", de baja por la cornada de hace diez días en El Puerto de Santa María. Pero no tuvo suerte el torero de Vizcaya. No le acompañó su primero, de medias arrancadas y la cara por arriba. No le faltaron ganas al torero, pero fue un esfuerzo sin recompensa. En cambio en el sexto fue el propio Fandiño quien no terminó de centrarse. Toro sin fuerzas, pero colaborador. No lo trató bien el torero, y el fallo con los aceros echó todo al traste.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

El Juli, durante la faena a su segundo toro. EFE


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • En Bilbao no hay tradición ni cultura de toreo. Se sabe poco o nada (similar que en Pamplona)Lo que pasa que es una plaza de primera, ciudad grande, los toreros cobran mucho...Se aplaude mucho cosas que en plazas de 3ª gustan, que el torero banderillee, los desplantes, etc... Lo que gusta al sol de PamplonaPero el toreo de salón, no lo entienden, en sombra en Pamplona, se entiende mas.Novillero