x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
NAVARRA

El sentido adiós a Pablo Antoñana

Las cenizas de Pablo Antoñana se esparcirán, como era su deseo, en la iglesia de San Pedro, en su Viana natal

Actualizada Lunes, 17 de agosto de 2009 - 04:00 h.
  • MICHELLE UNZUÉ . PAMPLONA .

Su obsesión le dio caza en la madrugada del sábado. La muerte llamó a su puerta, y aunque él quiso irse de puntillas, sin hacerse notar, centenares de amigos y admiradores se citaron ayer en el cementerio de San José de Pamplona para arropar a la familia de Pablo Antoñana Chasco en su último adiós.

El literato navarro, de peculiar aspecto y acerada pluma, ha dejado un vacío en las letras navarras que muchos quisieron reconocer ayer. Poco antes de las doce del mediodía llegó al camposanto pamplonés el coche fúnebre procedente del Tanatorio Irache. Un ataúd recio y sencillo, a imagen y semejanza del escritor, se colocó a la entrada del recinto entre un silencio respetuoso. Sólo lo interrumpió las notas del aurresku, bailado por los dantzaris Iñaki Sáenz y Ohiana Larramendi, amiga de una de las nietas de Pablo. Un aplauso atronador y un "Gora Antoñana" precedieron el sentido homenaje que se le tributó en la sala habilitada para la cremación.

Euskera y castellano se alternaron para elogiar la figura del prolífico autor. Su hija Blanca, visiblemente emocionada, se valió de las propias palabras de su progenitor para recordar su legado. "Me encuentro preso en mi propio cuerpo", comenzaba un escrito recogido hace años en la obra Pablo Antoñana. La soledad de un escritor fascinante.Antoñana nunca creyó que escribir fuese oficio, aunque la hondura de sus letras lo desmienta, como el último verso leído ayer por su hija, teñido de tristeza: "Sosiego, silencio, otra vez solo. Pero siempre estuve solo".

Posteriormente, Blanca Antoñana aseguraría que su familia se ha sentido en todo momento "muy acompañada por sus amigos, tenía muchos y era una persona muy querida. Ha fallecido en una fecha complicada, parece que la ha elegido él porque no quería organizar nada en torno a su muerte, ni siquiera flores. Nos dejó escrito que quería que sus cenizas fueran a la muralla de la iglesia de San Pedro en Viana o al monte Ioar, según eligiéramos, y vamos a hacerlo en Viana, puede que el sábado que viene".

La voz de los postergados

Acto seguido, fue su hermano Xavier quien tomo la palabra, también emocionado, para expresar lo complicado que era dibujar la semblanza de su hermano mayor. "Llegó con su pluma privilegiada, sus luminosas metáforas, su caudal léxico y su genial metalenguaje para hablar a favor de los postergados y arrinconados, impotentes ante el poder, atrapados sin aliento en sus míseras casuchas de los arrabales de Viana y todos los pueblos por los que Pablo pasó, en una vida entregada a la defensa de los más desfavorecidos (...). Y todo ello merced a nuestra madre, que nos inculcó la querencia hacia los más humildes y desvalidos", apuntó.

Como amante de la libertad que fue Pablo Antoñana, los presentes entonaron la canción del cantautor Mikel Laboa Txoria Txori, y acto seguido el Agur Jaunak, con todo el público puesto en pie.

A la despedida del escritor acudieron personalidades como Juan Ramón Corpas, consejero de Cultura y Turismo; Tomás Yerro, ex director general de Cultura del Gobierno de Navarra; Koldo Martínez, presidente de Euskara Kultur Elkargoa; Andres Íñigo, delegado de Euskaltzandia en Navarra; Antonio Muro, autor de una tesis doctoral sobre Antoñana; Patxi Zabaleta, miembro de la Real Academia Vasca; Miguel Ángel García Andrés, escritor y profesor, o Xabier Eder, de Editorial Pamiela.

Tomás Yerro, que tuvo la ocasión de compartir muchos encuentros con el literato, aseguró que "siempre me cautivó de él su humanidad, cordialidad y vulnerabilidad: ese contraste entre el aspecto fiero y un corazón verdaderamente excepcional. Recuerdo que en una revista que dirigió Miguel Sánchez-Ostiz me tocó escribir un extenso trabajo sobre él: cuando le envié el texto estaba muy alterado porque no daba crédito a lo que yo decía, porque según él su obra no tenía categoría".

El calado de Pablo Antoñana volverá a quedar reflejado cuando este miércoles por la tarde se realice otra despedida, en el Patio de los Gigantes de la calle Descalzos. El penúltimo adiós, antes de sus cenizas reposen en paz en Viana.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

De izda a dcha, su hija Blanca, su mujer Elvira Sáinz, su hija Elvira y dos nietas, a la entrada del cementerio pamplonés. EFE/VILLAR LÓPEZ

El sencillo ataúd de Pablo Antoñana. EFE/VILLAR LÓPEZ


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Si ha estado Patxi, ya es suficiente.Íntimo.
  • viendo las vacas despues de papear por todo el morro a cuenta del erario público, cómo se ponen los politicos profesionales y luego quieren dar lecciones de qué?lakarri
  • Pero una incineración creo que es en la intimidad, a lo que la gente debe de ir es al funeral. ¿Ha habido funeral por este señor?Una navarra
  • Y Yolanda Barcina, promotora de la capitalidad europea de la vete a saber qué, ¿en qué pueblo estaba viendo las vacas?Pamplina 2016

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual