x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SOCIEDAD

Vuelven las alergias más veraniegas

Unai Marín tiene más alergias que años, y sus padres deben cuidar mucho la alimentación

Actualizada Domingo, 16 de agosto de 2009 - 04:00 h.
  • A. SOLANA/ N.GORBEA . PAMPLONA

ESTORNUDOS en pleno verano. Molestias y picor en la nariz. El calor característico de días como ayer, en los que se llegó a 38ºC, trae consigo una serie de problemas para aquellas personas que sufren alergias relacionadas con la llegada de los meses veraniegos.

El sol, el las picaduras de insectos o la lactosa son sólo algunos ejemplos de los problemas a los que deben enfrentarse quienes padecen estas particulares alergias. No les impiden disfrutar de las actividades habituales como cualquiera de sus compañeros, pero les obligan a tomar un buen número de precauciones. Las reacciones pueden verse incrementadas debido a la incidencia del sol. A pesar de ser una minoría, según los expertos, las alergias están "a la orden del día".

PAULA ALONSO SANTAMARÍA - ALÉRGICA AL SOL:"No puedo olvidarme nunca de la crema"

Le diagnosticaron alergia al sol hace ahora seis años, en el verano de 2003 mientras tomaba el sol en la playa. Desde entonces, Paula Alonso Santamaría, vecina de Zizur, debe añadir una obligación más a su lista de tareas que desempeñar todos los días antes de salir de casa. "Si me da el sol, me sale urticaria por la piel, sobre todo por los brazos y las piernas", explica esta joven de 23 años. Aunque debe incrementar el cuidado durante los meses de verano, Alonso tiene la obligación de echarse crema durante todo el año. "En invierno uso protección del 30 y en verano del 60 o extreme. Me echo cada dos horas más o menos", dice.

Caracterizada por su piel blanquecina, Alonso afirma que este "problema" le permite realizar prácticamente todas las actividades que llevan a cabo sus amigas durante el verano. "Aunque me eche crema y tenga cuidado, no puedo tomar el sol durante mucho tiempo porque me sale urticaria como si estuviera sin protección, pero salvo eso, el resto de cosas puedo hacerlas sin problema", insiste la joven.

Tras seis años acostumbrada a no salir de casa sin echarse crema, Alonso mantiene que es "cuestión de acostumbrarse". "Es como lavarte la cara o cepillarte los dientes, una actividad más de tu rutina". Como excepción, esta joven puede olvidarse de la crema en días nubosos. "Algo es algo", bromea.

UNAI MARÍN LÓPEZ - ALÉRGICO A LAS PROTEÍNAS DE LA LACTOSA, DEL HUEVO, DE LOS FRUTOS SECOS, Y A LOS ÁCAROS: "Sólo puede comer algunos polos de hielo"

Cumple tres años el próximo mes de noviembre y ya le han diagnosticado alergia a las proteínas de numerosos alimentos, incluída la lactosa. "También tiene problemas con los frutos secos, las legumbres, el huevo y los ácaros", explica Pedro Marín Garmendia, el padre de Unai.

Tanto él como su madre, Mari Carmen López, deben tener cuidado con los ingredientes que componen todos los alimentos que su hijo ingiere. "En verano hay que tener mucho cuidado. Si queremos refrescar al niño con algún helado o así, sólo podemos darle polos de hielo y no todos", mantiene esta pareja. "Hemos descubierto un par de marcas que puede tomar, pero siempre andamos con la mosca detrás de la oreja".

La familia Marín piensa que el problema de los alérgicos a la lactosa conlleva más problemas de los que puede parecer en un primer momento. "La leche tiene que ser de soja y no encuentras en todos los sitios", añade Marín. A pesar de que la corta edad de Unai, sus padres se muestran preocupados por el momento que su hijo comience a ir al colegio. "Es complicado vigilar a un niño pequeño; y más cuándo es verano, que parece que apetecen más cosas que en invierno", mantienen. Según explican sus padres, Unai no tiene que tomar ninguna medicación, sino que simplemente debe efectuar un "control exhaustivo" sobre su alimentación: "Prevenir es curar".

PALOMA LORENZO USABIAGA ALÉRGICA A LAS PICADURAS DE AVISPA: "En verano las avispas entran en mi cuarto"

Descubrió su alergia a las picaduras de avispa cuando tenía 21 años, en diciembre del año pasado. Esta estudiante de Periodismo en la Universidad de Navarra iba a vivir su última juerga nocturna antes de volver a su casa de Burgos por Navidad. "Me puse un jersey que casualmente tenía dentro una avispa, y salí por la noche. A la mañana siguiente estaba hinchadísimo, y fui al Hospital de Navarra", explica.

En Urgencias le pusieron Urbasón, un medicamento del que no se ha desprendido desde entonces. Al principio le costó hacerse a la idea de su alergia a las picaduras de avispa. De hecho, ni siquiera sabía cómo aplicarse el Urbasón en caso de necesidad, y tuvo que recurrir a su madre para aprenderlo. "Tiene dos cápsulas, una con líquido y otra con unos polvos. Se mezclan, y luego hay que inyectarlos en el brazo o en el culo con una jeringuilla", comenta mientras muestra todo el arsenal que implica una dosis de 40 miligramos.

"Creo que lo he sido toda la vida, porque cuando era muy pequeña una me picó, y también se me hinchó demasiado", asegura esta universitaria que estudia sus exámenes de agosto pegada al insecticida, por si aparece una visitante inesperada: "Esta mañana, por ejemplo, se me ha metido una avispa en el cuarto. La he matado y he rociado la habitación con el spray".

Por suerte, aún no ha tenido que usar el Urbasón de nuevo, a pesar de que no ha dejado de hacer su vida normal, y no se ha privado de las típicas excursiones veraniegas: "He ido al campo, tranquilamente, aunque con la medicina en el bolso".

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Paloma Lorenzo, rociando su balcón de insecticida.

El pequeño Unai Marín, jugando en un parque. NOEMÍ LARUMBE


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual