x
    Navarra
TIERRAESTELLA

Los peregrinos mantienen el pulso comercial

Las librerías son también establecimientos muy frecuentados en busca de guías sobre la ruta jacobea y de algún souvenir

Actualizada Viernes, 14 de agosto de 2009 - 04:00 h.
  • M. M. E. . ESTELLA

En el mes vacacional por excelencia, con una ciudad que funciona a medio gas, son los peregrinos los que mantienen el pulso comercial en Estella. Para muchos de estos negocios, sobre todo los que se encuadran en plena ruta por el casco viejo o los que se ubican próximos a los tres albergues que existen en la ciudad, ayudan y mucho a mantener un buen nivel de ventas en agosto.

Aunque algunas de las personas consultadas aseguraron que la crisis también ha hecho mella en los bolsillos de estos clientes, el gasto se mantiene teniendo en cuenta el alto porcentaje que cruza la ciudad en estas fechas con una mochila sobre su espalda. Desde hace semanas, las casi doscientas plazas que suman los tres albergues de Estella se ocupan a las pocas horas de abrir sus instalaciones. Y a ellos hay que sumar los que no pernoctan en la ciudad y la atraviesan sólo de paso.

Cristina Tomás Nuin, propietaria del Restaurante La Aljama, atiende a decenas de peregrinos en su local de la calle La Rúa. Es muy consciente de que sin ellos, el negocio se resentiría. "Todos los días lleno el comedor y el 50% son peregrinos. A esa hora es cuando más entran al negocio además de a media mañana, cuando pasan a almorzar, sobre todo, los que realizan el Camino en bicicleta. Este año vienen algo pobres y cada vez preguntan más por los supermercados", indica.

José Andrés Ciriza Iriarte lo sabe y abre todos los días para las ocho de la mañana su establecimiento de alimentación. "Los peregrinos tiran bastante de bocadillo. Compran pan, embutidos, fruta...Vivimos mucho de ellos y suponen el 60% de nuestros clientes en agosto", dice.

Carlos Azcona Garín, de Alimentación Butaca, y María Amor Echarri Sanz de Galdeano, de Autoservicio Hermanos Moreno, comparten la misma opinión. "Entra de todo. Hay grupos que realizan una compra abundante y otros que adquieren lo justo para pasar el día. Al margen de mucho o poco, entran y gastan. Es una clientela que si no la tuviésemos se les echaría en falta en verano", comenta el primero.

La economía de Juan Vidal Reynes, peregrino mallorquín que cruzó ayer Estella en compañía de Antonio Galera González y Lali Piñol Ventura, todavía le permite frecuentar los restaurantes en estos primeros compases del Camino. Las cosas cambiarán, dice, conforme avance en la ruta. "Nosotros tiramos de restaurantes en un 80%, pero dentro de 20 días será el supermercado quien se lleve la palma".

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Dos peregrinos entran en el Bar Restaurante La Aljama de Estella. M. M. E.

Dos peregrinos entran en el establecimiento de Alimentación Ciriza, situado en la calle La Rúa. M. M. E.

Los caminantes Lali Piñol Ventura y Antonio Galera González señalan unas piezas de fruta. Detrás de ellos, su compañero de ruta Juan Vidal Reynes. M. M. E.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra