x
    Navarra
SUGERENCIAS

Un pasado habitado por reyes y nobles

El Cerco vigila Artajona, propio de una fortaleza medieval construida en el siglo XI. El recinto, junto con el tempo, muestran su historia al público

Actualizada Miércoles, 12 de agosto de 2009 - 04:00 h.
  • CRISTINA ALTUNA . PAMPLONA

UNA gran fortificación medieval corona el cerro sobre el que se asienta Artajona, una localidad situada a treinta kilómetros de Pamplona y que, a través de su patrimonio, invita a pensar que por allí también pasaron reyes, nobles y obispos.

Una prueba de esta historia, del pasado y de lo que allí se vivió lo constituye una fortaleza del siglo XI, conocida como El Cerco. Todo un conjunto monumental recientemente restaurado y que se quiere dar a conocer al público navarro y a todos aquellos turistas que se acerquen a Artajona.

Tras su inauguración el pasado mes de marzo, agosto es un tiempo propicio para participar en una serie de visitas guiadas al Cerco y la iglesia de San Saturnino. La visita incluye también un recorrido por el casco antiguo de Artajona, una localidad que conserva otros edificios de interés como palaciios dieciochescos, la iglesia gótica de San Pedro, además de la basílica Nuestra Señora de Jerusalén y la ermita de San Bartolomé que se encuentran más alejados del casco urbano.

El recinto

Han pasado diez años desde que la Sección de Museos, Bienes Muebles y Arqueología del Gobierno de Navarra promoviera la redacción de un estudio arqueológico en el Cerco de Artajona. Tras estudios, trabajos, excavaciones y obras, el resultado es la recuperación de uno de los recintos más importantes de la Navarra medieval, además de un tesoro para el patrominio de la localidad y la comunidad. Quien acceda al lugar se encontrará de frente con una fortificación grande que conserva nueve de los catorce torreones almenados con los que contaba inicialmente. Una vez en el interior, cada recorrido supondrá una mirada a la historia pues se podrá conocer cuándo, quién y por qué se construyó dicha fortificación.

El origen de esta fortificación se remonta al año 1085, fecha en la que se iniciaron las obras encargadas por los canónigos de Saint Sernin de Toulouse y que finalizaron en 1109. A lo largo de los siglos, el lugar fue anhelado por reyes, señores y clérigos, lo que provocó numerosas luchas que hicieron necesarias varias reconstrucciones de la fortaleza. En cuanto a la iglesia de San Saturnino, fue propiedad de los canónigos de Toulouse hasta 1625, cuando el templo pasó a depender de Roncesvalles. La iglesia fue declarada monumento histórico artístico en el siglo XVIII.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Vista del conjunto fortificado el Cerco de Artajona.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Contruido bajo el reinado del Rey navarro-aragonés, Sancho Ramírez. El Cerco de Artajona, junto con los castillos en Aragón de Loarre y Montearagón son el mejor ejemplo de la arquitectura fortificada medieval y muestra de la historia común de Aragón y Navarra. CORONA NAVARRO-ARAGONESA
  • Una joya la verdad, hay que verlo, destaca mas a lado de las mamarrachadas modernistas de formas indefinibles que nos acostumbran a mostrar ahoraMintxo