x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Símbolo de la opresión del pueblo birmano

Actualizada Miércoles, 12 de agosto de 2009 - 03:59 h.
  • EFE. BANGKOK

La líder opositora birmana, Aung San Suu Kyi, ha vivido confinada durante casi catorce de los últimos veinte años. A sus 64 años, la Nobel de la Paz seguirá siendo el símbolo de la opresión del pueblo de Birmania (Myanmar), bajo una dictadura militar desde 1962 y ahora considerado uno de los países más pobres y aislados del planeta.

Suu Kyi fue procesada hace dos meses por haber acogido en su casa al ciudadano estadounidense John Michael Yettaw, cuya intrusión dio a los generales birmanos un nuevo pretexto para encarcelar a su mayor enemiga apenas unos días antes de que expirara su último periodo de arresto domiciliario.

Con la sentencia de ayer, Birmania vuelve a enjaular a su mártir más conocida, que lleva décadas siendo la piedra en el zapato del régimen, al ser la figura más visible de la oposición desde que en 1991 ganase el premio Nobel de la Paz por su lucha pacífica en favor de la democracia y los derechos humanos.

En este tiempo, la causa birmana ha logrado cierta repercusión internacional gracias al rostro de la menuda Suu Kyi serigrafiado en las camisetas de los jóvenes occidentales junto a frases como "Usen su libertad para promover la nuestra" y a las peticiones de libertad por parte de celebridades como Bono, líder del grupo musical U2.

Sin embargo, pocos de estos llamamientos han llegado a Suu Kyi, quien ha vivido los últimos años sin teléfono ni Internet y con las visitas controladas, incluso de sus dos hijos, que residen en el Reino Unido y a los que no ve desde hace casi una década.

Nacida el 19 de junio de 1945, abandonó su país a los quince años con destino a la India, donde su madre, Khin Kyi, ocupaba el cargo de embajadora.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual