x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SUCESOS

El corredor Pello Torreblanca muestra su agradecimiento a mozos y sanitarios

"He de concretar mi gratitud en el mozo que consiguió agarrarme del brazo y me alejó de un fin terrena", dice Torreblanca

Actualizada Martes, 11 de agosto de 2009 - 04:00 h.
  • DN . PAMPLONA

El pamplonés Pello Torreblanca Lafraya, que resultó corneado de gravedad en el encierro de Miura del pasado 12 de julio, ha expresado mediante una carta su "sincero y profundo agradecimiento, a todos aquellos corredores" que intentaron auxiliarle de las embestidas del miura Ermitaño. "Fueron, me comentaron, treinta segundos los que se enceló conmigo, pero para mí fue toda una vida (relativo es el tiempo).

Aunque contrariamente en mí personal percepción, esos interminables segundos, fueron de una total y absoluta soledad, inerme, impotente, abatido", comenta Torreblanca en su escrito.

El pamplonés prosigue: "Tras pasar unos interminables diecisiete días de estancia en el Hospital de Navarra, de los cuales, siete los pasé en la Unidad de Cuidados Intensivos y el resto en la planta de Cirugía Torácica del citado Hospital, contemplé algunas fotografías y fragmentos de vídeo de las cogidas, por lo que debo corregir mí subjetiva percepción de la realidad, al comprobar que fueron innumerables los compañeros corredores que intentaron, poniendo su integridad física a mí disposición para alejarme de las acometidas de Ermitaño. En especial, he de concretar mí gratitud en el mozo que, finalmente, consiguió agarrarme del brazo, jugándose su vida, y alejarme de un fin terrenal, facilitándome poder seguir viendo crecer a mis tres hijos. No tengo el gusto de conocerlo (lo he intentado hacerlo por internet en vano), tan solo conozco su nombre y apellidos César García Navarro, corredor de Guadalajara. Eskerrik Asko César".

Sobre su estancia en el Hospital de Navarra, el mozo pamplonés señala: "Muestro mi profundo y sincero agradecimiento a todo el personal sanitario, desde los primeros que me asistieron en el vallado, y me trasladaron al "hogar de los sin salud", el Hospital de Navarra. También doy las gracias a las y los cirujanos y resto de profesionales que devolvieron mis órganos a su sitio y remendaron mis heridas. Milla ezker a todas y todos lo trabajadores de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital de Navarra y a los de la planta de Cirugía Torácica. A Mercedes, amatxo de Nerea, Nicolás, y Ane, mis hijos, príncipes de Iruña, reyes de Nafarroa, por supuesto republicanos, (recomiendo ver la película "Las normas de la casa de la sidra"), por sus visitas con "nocturnidad" para interesarse de la evolución de mis heridas. Aprovecho para dejar constancia de la gran formación profesional de todo el personal sanitario del Hospital de Navarra, haciendo especial hincapié en las enfermeras, conjunción de una alta formación técnica, tal vez de las mejores preparadas de Europa, y de un trato cercano, humano y personalizado. Estas mujeres y hombres le hacen a uno porfiar y alejar por unos instantes de su mente la debacle del "Estado de Bienestar", que en Europa tantos esfuerzos y vidas han costado conquistar, y que hoy en día, se sigue manteniendo en gran medida a estos profesionales del sanar. Por mí experiencia, son uno de los pocos pilares en que se sustenta en pie una seguridad social universal y digna, y hago estas afirmaciones, aún después de que el neoliberalismo más radical nos ha conducido a una de las crisis económicas de mayor magnitud desde la depresión del veintinueve. Y sigue, contumazmente, tal ideología, socavando los pilares del estado de derecho y bienestar, que sin ellos en poco nos diferenciaríamos de la ley de la selva".

En su carta, Pello Torreblanca reflexiona sobre el "neoliberalismo más desaforado que tiene en sus manos el futuro de la humanidad", y lo califica de "ideología reaccionaria". Torreblanca habla también de las "multinacionales que condenan a la miseria al tercer mundo" o de las guerras "artificialmente provocadas". Pello Torreblanca comenta también lo que para él es el "desmantelamiento del estado de derecho y bienestar" y hace mención a los "casos de corrupción del Partido Popular".

Para terminar su escrito, Pello Torreblanca explica que regresa a Pamplona a trabajar. "Regreso a mis calles, a mí acento, al verde siempre presente, y al olor a honradez de las hayas y robles del pueblo de Eugi en el valle de Esteribar, último poblado de la Alta Navarra que hace muga con la Baja Navarra, donde pasé parte de mí infancia. (...) No dudo que pronto conseguiré ganarme la vida en mía querida Pamplona-Iruña y ser un poco más feliz junto a mis príncipes de Iruña", Reyes de Nafarroa (siempre republicanos)".

Pello Torreblanca trata de escapar de la embestida del miura "Ermitaño". DAVID ARTIGAS (ARCHIVO)


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual