x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

Altruismo a toda vela

Veleros filantrópicos y cenas solidarias convierten el Club Náutico de Palma en el templo del glamour con causa

Actualizada Domingo, 9 de agosto de 2009 - 04:00 h.
  • ARANTZA FURUNDARENA. COLPISA. MADRID

LEJANOS quedan los tiempos en que Mallorca recibía, sin despeinarse, a divas como Brigitte Bardot o Ava Gardner. Pero el mundo cambia (no siempre a mejor) y durante años ha habido que conformarse con Ana Obregón, y su tradicional posado en la Costa de los Pinos, como única sirena de esta ínsula (cada vez más "barataria" gracias a la deflación). He dicho sirena y creo haber exagerado.

Ana, por muy escamada que esté (y lo está mucho tras su ruptura con Darek) más que sirena es mascarón de proa, para qué engañarnos. Y conste que para ejercer de mascarón de proa se precisan de unas cualidades físicas y mentales que no cualquiera posee. La Obregón, en cambio, anda sobrada de méritos, porque tanto su estructura ósea (o sea) como su forma de ser le otorgan esa condición de "echá p"alante" que todo buen mascarón requiere.

Huelga decir que su presencia en esta 28ª edición de la Copa del Rey Audi Mapfre de Vela habría otorgado mucho realce al asunto.

Pero ya dijimos que el realce ahora mismo no procede; en materia de frivolidad estamos de perfil bajo.

Además, Ana ni se va a los puertos (al menos no a éstos en los que atracan los barcos de la regata) ni ha vuelto a llamar a la prensa para anunciarle que estrena biquini. Lo haría, no me cabe duda (hasta la jubilación, y más allá), si la prensa le garantizara los cincuenta años (virtuales) de Sharon Stone. Pero como aquí la prensa es muy perra y esa garantía es más que improbable, se abstiene. A falta de Ana Obregón, hoy en los pantalanes del Real Club Náutico tuvimos a Carolina Cerezuela, que lucía una melena rubísima y casi tan larga como la de la princesa Rapunzel. ¿Un personal homenaje de la grumete Cerezuela a Daryl Hannah en su papel de sirena en "Splash? No sé, pero está claro que entre sirena y mascarón, Carolina eligió lo primero. Y no estaba sola, sino con su novio, Carlos Moyá. Resumiendo: que están encantados (y durando más que McEnroe contra Vilander en aquel legendario partido).

La pareja se subió a un velero, pero no por capricho, sino por una buena causa. El barco se llama "Alex rumbo a ti" y su tripulación incluye a más de un cincuenta por ciento de regatistas con alguna discapacidad física. Carlos y Carolina posaron con ellos, igual que lo había hecho el príncipe Felipe el día anterior.

El altruismo y la solidaridad son las tendencias que imperan este verano. Pierden fuerza en cambio la ostentación y el lujo. Ahora mismo, el lujo por el lujo (sin venir justificado por una buena causa) rezuma más ordinariez que Belén Esteban. Por eso hasta la cena celebrada anoche en el Náutico de Palma tenía un porqué benéfico. Se organizó con la intención de recaudar fondos para la fundación Proyecto Hombre, dedicada a combatir la drogadicción, a razón de 150 euros el cubierto (mejor gastarlos, sin duda, en comer bien y ayudar al prójimo que en otros perniciosos e insalubres vicios). Por la tarde, tras una dura jornada regateando en el mar, el Príncipe recibió con una sonrisa de oreja a oreja la visita a pie de muelle de su esposa, doña Letizia, y sus dos hijas, las infantas Leonor y Sofía (arrebatadoras criaturas que encandilan a su paso).

Era la prueba evidente de que había arribado a buen puerto.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Letizia y las infantas Leonor y Sofía abandonan el Club Naútico. EFE


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra