x
    Navarra
TIERRAESTELLA

Los carboneros de Lana muestran su oficio

Celestino Asarta Remiro reconstruyó una de las chozas que se usaban como refugio

Actualizada Domingo, 9 de agosto de 2009 - 04:00 h.
  • M.P.A.. VILORIA

Las vidas de carbonero, existencias duras con el monte como hogar buena parte del año, se han colado ahora en la oferta cultural y turística de Tierra Estella. Un puñado de veteranos mantiene aún encendido el viejo oficio en el valle de Lana, pequeño municipio con 200 habitantes diseminados en cinco concejos -Galbarra, Gastiáin, Narcué, Ulibarri y Viloria- que concentra hoy una actividad habitual también en otras zonas de Navarra hasta mediados del siglo XX.

Ayer, primer Día del Carbonero, mostraron a cientos de visitantes cómo desarrollaban una labor que comenzaba con la recogida de leña en la sierra de Lóquiz y terminaba con la venta como combustible del producto obtenido.

Viloria amaneció con el canto de la aurora compuesta para la fecha y trasladó después la atención a la parroquia de San Andrés, donde la consejera de Administración Local del Gobierno de Navarra, Amelia Salanueva, inauguró una jornada a la que se sumaron carboneros de Burgos, La Rioja, Extremadura, Zaragoza y Cataluña. Sus compañeros de Viloria, el único pueblo navarro donde se produce aún carbón vegetal con un proceso artesano inalterado durante siglos, les esperaban en una cita organizada por el Ayuntamiento del valle y el consorcio turístico de Tierra Estella, que la ha incluido en su red de fiestas temáticas.

Esta primera convocatoria ha contado con la colaboración de Foresna-Zurgaia, la asociación forestal de Navarra, y el apoyo económico del Gobierno Foral. Mientras en el interior de la iglesia los representantes de cada zona explicaban sus peculiaridades, la vista se volvía en Viloria hacia las carboneras y el mundo en torno a ellas que las rodeaba. A punto de cumplir 70 años, Emilio Galdeano Echávarri, vecino de Viloria, mostraba dos carboneras en la fase de cocción. Cerca, uno de los compañeros más jóvenes fieles todavía a este proceso, José Antonio Ulibarri Fernández de Antona, despertaba el interés de los visitantes con sus explicaciones sobre la "plaza", el espacio donde se había dispuesto la leña, que en el caso de Lóquiz es exclusivamente de encina, en forma de círculo y con los troncos más gruesos primero.

Todos los pasos

Viloria no dejó al azar ni un detalle, y no sólo el de la demostración de cada uno de los pasos emprendidos para elaborar el carbón. Se habló del tema con fotografías y con toda una serie de herramientas necesarias para la producción. Los visitantes conocieron cómo se empleaban los mazos y cuñaspara rajar los troncos. Vieron sobre las mesas de la exposición junto a la iglesia tizones, nombre con el que se referían a la madera que no llegaba a transformarse enteramente en carbón, y ablentos, los tenedores de púas largas que se utilizaban para sacar el producto y echarlo a las sacas. La consejera de Administración Local se refirió en la inauguración a otras fiestas temáticas en torno a oficios tradicionales de Navarra tan asentadas hoy en el calendario como el dedicado a la almadía y mostró su deseo de que la iniciativa de Viloria se consolide igualmente. A promover con su empuje esta primera jornada han contribuido Conchi Galdeano Lander, hija de carbonero del valle, y Juan Miguel Villarroel García, gerente de Foresna.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Celestino Asarta Remiro, junto a la choza donde se protegían. M.P.A.

José Antonio Ulibarri Fernández de Antona explica a los visitantes cómo se colocaba la leña, en forma de círculo, para hacer la carbonera. M.P.A.

Emilio Galdeano Echávarri, junto a sus dos carboneras en las que mostró la fase de cocción. M.P.A.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra