x
    Navarra

La choza orientada al sur y una cama con helechos como cobijo en la sierra

Actualizada Domingo, 9 de agosto de 2009 - 03:59 h.
  • M.P.A.. VILORIA

Las estancias en las sierra que los carboneros recordaban ayer, un periodo de trabajo que comenzaba en torno a marzo y se prolongaba hasta finales de agosto, les obligaban a protegerse de la intemperie. Lo hacían en chozas como la que estos días han reconstruido en Viloria Celestino Asarta Remiro, antiguo carbonero de 74 años, y su cuñado Luis Fernández Imaz. Instalada junto a la parroquia de San Andrés, fue uno de los puntos de interés de la mañana y quien se asomó a su interior lo hizo a las largas noches del carbonero en el monte. Celestino Asarta explicaba que para el gallur, o palo que la sujetaba, se cortaba el mejor roble, el más fuerte sobre el que se asentaba después el cobijo. Dentro, una cama con helechos, mantas y la almohada. "La levantábamos en el sitio más céntrico para tenerla a mano. Nunca había que orientar la puerta al norte, siempre hacia el sur, para evitar lo peor del mal tiempo. Y es que era nuestro único techo cuando pasábamos semanas sin bajar al pueblo salvo para comprar pan", contaba.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra