x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
NAVARRA

En Valcarlos el párroco capitaneó la primera partida

El obispo de Pamplona Veremundo Arias hubo de huir para sustrarerse a las imposiciones de la autoridad francesa. Los hubo combatientes como Galdúroz, Glaría o Garcés de los Fayos, espías, colaboradores y cronistas como Andrés Martín.

Actualizada Domingo, 9 de agosto de 2009 - 04:00 h.
  • GERMÁN ULZURRUN . PAMPLONA.

AL benedictino orensano Veremundo Arias y Teixeiro le tocó vivir la Guerra de la Independencia al frente del obispado pamplonés. Fue requerido por el virrey afrancesado, duque de Mahón, y por el secretario del rey intruso, Miguel José de Azanza -de ascendencia navarra-, para que acudiera a Bayona a debatir y sancionar el Estatuto. En su lugar envió el 16 de junio de 1808 al prior de la Colegiata de Roncesvalles, Joaquín Javier Úriz, aduciendo razones de salud.

Pronto pone monseñor Arias algo de tierra por medio y traslada su residencia primero a Ibero y luego a Viguria (Guesálaz).

El duque de Mahón le insiste en que publique una carta pastoral exhortando a la obediencia a las nuevas autoridades y como no encuentra respuesta favorable decide convertir el palacio arzobispal en hospital militar. Tratará también que dé por buena la exclaustración de religiosos, que los bienes conventuales sirvan a las necesidades del ejército y que comunique la supresión de la Inquisición. Monseñor Arias ejerce de gallego y los franceses no terminan de conseguir su colaboración. Visto que la situación era cada vez más insostenible el obispo nombró gobernador eclesiástico a Miguel Marco, sacerdote originario de Gallipienzo. Así monseñor Arias huye primero a Jaca (16-II-09), luego a Lérida y finalmente a Palma de Mallorca. No regresará a Pamplona hasta el 18 de junio de 1814 donde permanecerá un mes escaso al ser promovido a la sede metropolitana de Valencia.

El párroco de Valcarlos

Juan Miguel de Galdúroz Erro, natural de Mezquíriz, era párroco de Valcarlos y no tuvo ninguna duda, a primeros de junio de 1808, de ceñir pistola al cíngulo y emprenderla a tiros con los franceses al frente de una corta partida de mozos de la zona. Fue el primero en capitanear una partida guerrillera en Navarra.

Su aversión francesa tenía precedentes. En 1807 el prefecto de los Bajos Pirineos se quejó a las autoridades navarras de que Galdúroz increpaba a los soldados imperiales, les alentaba a la deserción y la desobediencia. Hubo de comparecer ante tribunal eclesiástico que le absolvió con la recomendación de que mejorara sus modales.

Una de las actas de las Cortes de Cádiz señala que Galdúroz llegó a recaudar 6.500 reales para financiar sus actividades guerrilleras. De ese dinero 2.000 reales le habían sido hechos llegar por el presbítero catalán Francisco de Papiol.

El cura Francisco Glaría

Otro sacerdote que no tuvo reparos espirituales para empuñar las armas desde mediados de 1809 fue Francisco Glaría. Roncalés de Burgui, era beneficiado en la parroquia de Navascués.

El valle de Esteríbar fue escenario principal de sus andanzas. Sofocada por los franceses la revuelta roncalesa a finales de agosto de 1809 de allí escapó el cabecilla Andrés Ochotorena "Buruchuri" para colaborar con el sacerdote.

Tras el apresamiento de Mina "El Mozo", principal jefe guerrillero, a primeros de abril de 1810 la Junta de Lérida consideró que Glaría podía ser su digno sucesor y le confirió un nombramiento. No se hizo efectivo porque Glaría murió en Idoy, víctima de las heridas tras un choque armado, el mismo día que le llegó la notificación.

Garcés de los Fayos

Hermenegildo Garcés de los Fayos, también sacerdote, comandó la partida llamada "de la Santa Cruzada" y no tuvo reparos ni en pegar tiros ni en incautarse de la orfebrería que adornaba iglesias y conventos. Del monasterio de las Recoletas en Estella se apoderó de plata labrada con un peso de 88 onzas navarras y extendió un recibo con fecha 7 de septiembre de 1809. Garcés de los Fayos recorrió también Oteiza y Dicastillo con propósitos similares.

Andrés Martín, cronista

El cronista más cercano a los hechos, autor de la "Historia de los sucesos militares de la División Navarra y demás acontecimientos de este Reyno durante la última guerra contra el tirano Napoleón" (1819) fue Andrés Martín, cura nacido en Uztárroz. Ejerció de espía y organizó en Badostáin escondrijos de armas. Tras la contienda volvió de párroco a su pueblo natal y en el Trienio Constitucional (1820-23) trató con contrabandear armamento de Francia para combatir la Constitución de Cádiz y volver al sistema del Antiguo Régimen.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Los bolantes de Valcarlos bailan ante la iglesia de Santiago. Su párroco, Miguel Galdúroz, fue el primer guerrillero en la Francesada. JOSÉ CARLOS CORDOVILLA.

Santa María en Badostáin.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • patriotas de gran valor dignos de admiracion por luchar por la independencia de su tierra contra el invasor ......tan heroes y patriotas como otros navarros que tambien lucharon contra el invasor y por la independencia de su tierra en 1512 y 1521 que tampoco olvidamos los navarros con raices amaiur

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual