x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TOROS / BARQUERITO

Distinguido Juan Bautista y listo Luque

Actualizada Viernes, 7 de agosto de 2009 - 04:00 h.

M UCHO toro . Y se esperaba. Pero no tanto. Salieron de las dos ramas que cría Moisés Fraile: cuatro de la parte Aldeanueva-Raboso, con el hierro de El Pilar, y dos de sangre Atanasio. Los dos atanasios fueron de hechuras y porte diferentes. Y también los cuatro pilares. De esos cuatro, llamaba la atención por su abundancia el cuarto, que pasó el listón de los 600 kilos. Era inmenso.

Ya tenía cumplidos los cinco años. Más alto y largo que hondo, porque tuvo un punto acaballado y zancudo. Muchísima caja. Pezuñas exageradamente grandes y espolones visibles. El toro patinó más de una vez. O porque dieran vértigo las pezuñas o porque el piso de plaza no esté del todo asentado. Juan Bautista hizo descalzo la faena entera. Fue toro de mutante conducta. Incierto de salida, se vino cruzado en un ataque a querencia, se empleó en el caballo poderosamente y metió la cara en el capote. En tromba los ataques, pero firme el torero de Arles que hizo un buen trabajo.

El segundo, muy armado, negro girón. La primera razón de Juan Bautista fueron cinco o seis muletazos rodilla en tierra. Se puso brusco por la mano derecha el toro y se acabó de repente el juego. El final de faena fue más de castigar y esgrimir que de dibujar.

Talavante toreó al segundo, de El Pilar, noble y bondadoso, pero rebrincado y sin brío; y un quinto, atanasio, ofensivo, acucharado pero muy armado, y que manseó en el caballo escupiéndose de un caballo a otro. Se vio descorazonado al torero, pero no afligido. Sin ilusión pero no sin recursos para resolver la papeleta. Se vino abajo a la hora de descabellar. Dos avisos en un toro. Uno más en otro. Algún lance suelto templado. Pocas ideas.

Como un león Daniel Luque. Para él fueron los dos pilares que se enlotaron juntos. Un tercero sin fijeza. Y un sexto celoso y nervioso. No fue sencillo el lote. Pero la presencia juvenil y el rampante final de la primera faena tuvo premio. Y casi la segunda, más desigual de todo: de intenciones y logros. De torero nuevo. De torero nuevo el corazón también.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual