Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

El arte (y don) de la doma

Hace seis años que el falcesino Javier Olcoz Ochoa creó la Hípica Zahorí, donde se dedica a criar y domar caballos. Ocho de ellos participan en un espectáculo ecuestre que ofrecerá una veintena de representaciones en su cuarto año de andadura

Actualizada Jueves, 6 de agosto de 2009 - 04:00 h.
  • NEREA ALEJOS . FALCES

SU vida discurre ligada a los caballos desde que nació. Javier Olcoz Ochoa, propietario de la Hípica Zahorí de Falces, recuerda que cuando era niño solía subirse a un mulo al que su abuelo, tratante de ganado, le hacía tirar del arado. "Me imaginaba que era yo quien lo controlaba", recuerda. En esa época, los caballos no se usaban para montar, sino para tirar en los trabajos del campo.

Javier Olcoz aprendió a montar con Nancy, una poni pequeñita que llegó a su casa cuando tenía unos nueve años.

Actualmente, en su finca de Falces tiene veinte caballos y siete bueyes. Estos últimos los ha incorporado para hacer realidad un nuevo espectáculo con el que rememora la trashumancia, cuando los ganaderos transportaban a sus animales por las Cañadas Reales y entraban con ellos a los pueblos que se encontraban en fiestas. Sus bueyes sólo tienen año y medio, por lo que su tamaño es el de un becerro. Dentro de tres años, llegarán a pesar mil kilos.

"El buey tiene que ser muy noble. Si son broncos, pueden ser peores que los toros. Tienes que hacer una selección muy buena para hacer una parada de bueyes", explica Javier Olcoz. El próximo día 19, la comitiva de bueyes realizará su debut entrando por la calle Mayor de Los Arcos, lo que resucitará una escena que pertenece a hace medio siglo.

Hace seis años que este falcesino creó la Hípica Zahorí en una finca que supera los 140.000 m2. En el recinto destaca una pista de entrenamiento de medidas olímpicas: 60x20 metros. Los inconvenientes surgen en invierno, cuando hay que entrenar con gorro de lluvia y chaqueta. "Uno de mis proyectos es tener una pista cubierta", anuncia Olcoz.

El nombre de Zahorí se debe a los problemas que tuvo para encontrar agua en la finca. De hecho, aquello le hizo caer en la cuenta de que los zahoríes y los domadores de caballos tienen algo en común: "Hay que poseer el don". Y cita como principal referencia al rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza. "Él tiene una conexión especial con los caballos, algo que no se puede explicar".

Después del verano, Javier Olcoz suele pasar varias semanas en Andalucía para entrenarse como jinete y domador. A la hora de entender la doma, su maestro ha sido Luis Ramos Paúl. "Él me enseñó a hacer que el caballo estuviese a gusto conmigo", recuerda de su estancia en la finca Los Palacios de Sevilla, a la que acudió en dos ocasiones.

Tras el fallecimiento de Ramos Paúl en 2003, su maestro ha sido Álvaro Domecq. "Me abrió la puerta de su casa con sólo decirle que había sido alumno de Luis Ramos". Este año acudirá por cuarta vez a la finca Torrestrella de Medina Sidonia (Cádiz), donde suele pasar doce horas al día montado sobre un caballo.

La nobleza de "Giralda"

En los establos, Javier Olcoz enseguida escoge a su veterana, Giralda, una yegua blanca que lleva con él quince años. Lesionada debido a un accidente con una vaca, decidió retirarla y eligió los pasados Sanfermines para que realizara su última actuación en la Plaza de Toros. "Me pareció un escenario muy bueno para darle un adiós digno", comenta.

No fue fácil domar a Giralda. "Al principio fue una potra muy fuerte y había que estar encima de ella, pero tenía muchísima nobleza y corazón". El año pasado, salió con ella al escenario del Baluarte para abrir la Gala de Turismo que organiza el Gobierno de Navarra. Hubo que subir a Giralda por un ascensor y ponerle unos zapatos de goma. "Aún y todo, estuvo tranquila", recuerda.

Además de echarle "mucho asiento", resulta clave saber conectar con el animal."Siempre tienes que tener tiempo para darles una caricia, para demostrarles el respeto que se merecen. A mí no me importa que el caballo sea fuerte y se rebele, siempre que te tenga un cariño".

A la hora de montar, lo último que debe sentir un caballo es que lleva un fardo encima. "Hay que molestarles lo menos posible. Por eso es muy importante la postura del jinete y el tono de voz que uses. Sobre todo, al caballo le tienes que transmitir seguridad", apunta Olcoz. La paciencia y el trabajo constante hacen el resto.

Además de Giralda, destaca su predilección por Almirante,que lleva cinco años con él. "Es muy inteligente. Cuando quiero disfrutar, cojo ese caballo", confiesa.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Al galope con Almirante. ALBERTO GALDONA

Javier Olcoz hace que Bohemio se ponga de pie. ALBERTO GALDONA

Javier Olcoz monta sobre la yegua Giralda durante la Gala de Turismo que organizó el Gobierno de Navarra en Baluarte en mayo del año pasado.

En el enganche se muestra el arte de conducir un coche de caballos. CEDIDA


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • animo, no se si tu pueblo te lo reconocera ,pero llevas camino de convertirte en algo muy grande amigo de los caballos

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra