x
    Navarra
FIESTAS

Emoción y peligro en el encierro del Estrecho

Se suspendió en los años 50 pero se recuperó hace más de 20 años y es uno de los actos más arraigados en las fiestas

Actualizada Jueves, 6 de agosto de 2009 - 04:00 h.
  • YESSIKA GONZÁLEZ . ARGUEDAS

Uno de los actos más arraigados en las fiestas de San Esteban de Arguedas es el encierro del Estrecho. La particularidad de este festejo, que se celebra todos los días a las 18 horas, y el lunes y fin de semana a las 8 horas en la localidad ribera, reside en que el espectáculo lo ofrecen las reses, con independencia de la actuación de los participantes en el festejo.

Los animales son los que crean los momentos de tensión, subiéndose por las laderas del Estrecho, acercándose a los vallados en los que se encuentra el público y poniendo en apuros a los corredores que se animan a participar.

La espectacularidad del festejo depende del juego que ofrezcan las vacas. Hay días en los que el encierro se reduce a la bajada de las reses y no se alarga demasiado en el tiempo. En otras ocasiones, sin embargo, un animal se descuelga de la manada, y aumenta la inquietud entre los asistentes, que ven el peligro más cerca.

Son estos últimos los encierros que más valoran los vecinos y visitantes ya que permiten disfrutar de la bravura de los astados. Este fue el caso del encierro del pasado martes, que duró más de 20 minutos, porque una de las vacas se quedó en el lugar. Subió con soltura por las escaleras y trató de trepar por las laderas de piedra. También golpeó con su testuz varios de los maderos que delimitan el recorrido.

Orígenes y recuperación

Este encierro va ganando seguidores año tras año. Curiosos, aficionados a los festejos taurinos y vecinos de Arguedas se desplazan hasta el Estrecho para presenciar un encierro en el que todo el protagonismo recae sobre los animales.

Esta tradición tiene su origen en un evento antiguo por el que las vacas llegaban a la localidad, guiadas por caballos y cabestros, a través del actual recorrido del Estrecho. Esos animales se utilizaban para los festejos taurinos que se celebraban durante los días festivos en Arguedas.

En los años 50 el encierro del Estrecho se suspendió, pero hace más de 20 años que se volvió a celebrar por ser una seña de identidad del municipio ribero. Con el paso de los años, la seguridad del festejo ha aumentado. Desde el ayuntamiento se han mejorado las condiciones del vallado para proteger a los cientos de espectadores que cada día acuden a este espectáculo.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

El encierro del Estrecho del martes dejó momentos de tensión como éste, en el que la vaca trepa por una de las paredes del barranco. MARIO GÓMEZ

El asta de la vaca barre el madero ante la mirada atenta del público. M.G.

Espectadores a lo largo del recorrido para ver bajar las vacas. M.G.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • todos los dias a las 6 de la tarde y el findesemana y el lunes de fiestas a las 8 de la mañanacris
  • AHHHH,creo entonces que lo he entendido.Estos encierros no se hacen (todos los días a las 18 horas, y el lunes y fin de semana a las 8 horas),según he podido seguir leyendo,creo dilucidar que se realiza todos los días que duran las fiestas de San Esteban. Luis