x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CRÍTICA DE CINE MIGUEL URABAYEN

Calidad Pixar

Actualizada Jueves, 6 de agosto de 2009 - 04:00 h.

E L pasado jueves día 30 se estrenó Up en 27 sesiones de 7 pantallas de los 4 multicines de Pamplona y su comarca. Una cifra record, si recuerdo bien, que aumentó durante el fin de semana. Por otra parte, el 13 de mayo pasado esta película de animación digital abrió el Festival de Cannes, primera vez que el nuevo género era así honrado en el más importante concurso cinematográfico europeo.

Up es la décima obra de la empresa Pixar, ahora integrada en Disney. Empezó a realizar películas por ordenador en 1995 con Toy Story, que ganó un Oscar especial y 360 millones de dólares en las taquillas. Durante los 14 años siguientes se han estrenado 9 títulos más, con enorme éxito (entre otras, Monsters Inc, Buscando a Nemo, Los increíbles, Ratatouille y Wall-E), que han situado a Pixar como una productora aparte y por encima de todas las de animación en el mundo.

Para mi gusto, Wall-E, la historia del robot que sigue haciendo su trabajo en las ruinas de las ciudades abandonadas del planeta Tierra, fue la mejor película del año pasado tanto por sus escenas y personajes como por varias de las ideas que ilustraba. Recibió el Oscar en el género de animación pero a mi juicio merecía varios más. De todas formas obtuvo otros 43 premios en distintos concursos.

Así que por esos antecedentes uno va a ver Up con un prejuicio favorable. Siempre he pensado que debe evitarse esa predisposición pero a veces, como en este caso, resulta imposible. El comienzo confirma las expectativas al contarnos con brevedad cómo el protagonista Carl, un chico en los años treinta del siglo pasado, conoce a una niña, Ellie, con su misma pasión por los viajes de aventura y descubrimiento. Luego, se hacen novios, se casan y viven felices aunque con apuros económicos. Y ella muere muchos años más tarde y él se vuelve un anciano solitario que no quiere abandonar su pequeña casa rodeada de altos edificios.

La acción principal comienza en ese momento y solo después de ver toda la película recordamos la perfección y delicadeza con que Pete Docter y Bob Peterson, codirectores y coguionistas, han narrado en tan sólo cinco minutos la vida del protagonista desde su noviazgo y matrimonio. Este prólogo biográfico es a mi juicio lo mejor de la película, sencillo, directo y melancólico. Explica el carácter actual de Carl Fredricksen con 78 años y una mata de pelo blanco en su cabeza.

Influencias

El parecido físico con Spencer Tracy en sus últimas películas es deliberado, según ha declarado Docter en sus entrevistas. La parte gruñona está inspirada en el tipo de anciano representado por Walter Mathau en, también, sus últimas intervenciones ante la cámara. En cuanto al ambiente, Carl y un inesperado compañero se encuentran al final de su viaje entre los aislados y planos montes de Venezuela, los llamados "tepuis", que hace un siglo fueron elegidos por el novelista Arthur Conan Doyle para situar a su Mundo Perdido. El profesor Challenger de aquella original novela tiene claras influencias sobre el explorador Muntz que aquí vemos.

En la misma zona está la catarata de Ángel, la más alta del mundo (su nombre viene del aviador norteamericano Jimmie Angel que la descubrió en 1933). Aunque ellos la llamaban Catarata Paraíso, era el sueño de Carl y Ellie en su juventud.

Up narra precisamente la realización de ese sueño, con la fantasía que cabe esperar en una película de animación donde todo es posible. Incluso que la casa de Carl vuele hasta Venezuela suspendida de miles de pequeños globos llenos de helio. Una vez en la región de los tepuis, aparecen nuevos personajes: un ave grande y rara que recuerda al Correcaminos, un viejo explorador que quiere cazarla y muchos perros. Carl y Russell (el chico polizón de la travesía) se verán envueltos en más aventuras de las que hubieran deseado.

Todas tienen su gracia pero la calidad es irregular y no iguala el alto nivel del comienzo. En cualquier caso, puede elogiarse a los realizadores al dar carácter a cada uno de los personajes y por la perfecta realización de los distintos episodios. En uno de ellos, con el dirigible del explorador al fondo, aparecen tres aviones que disparan contra la casa voladora. No se trata de un exceso de fantasía sino de un toque más en la muy cuidada ambientación. Debe recordarse que en los años treinta del siglo pasado la aviación norteamericana tuvo un gran dirigible protegido por sus propios cazas, pequeños biplanos que colgaban de amarres especiales. Una vez terminada su intervención los aviones podían volver a engancharse en vuelo a sus posiciones anteriores.

Voces y relieve

Como en otras obras de animación, los diálogos son importantes y cada película suele tener a conocidos actores prestando sus voces a los personajes. No podemos apreciar su calidad porque el doblaje, como siempre, cambia las que oímos. Aquí, cuando habla Carl escuchamos al español Luis Varela en vez de al norteamericano Ed Asner (recordado por su personaje de Lou Grant). En lugar de a Christopher Plummer como el explorador Muntz joven, oímos a Miguel de la Quadra-Salcedo. Y a Julián Mora como Russell, no al asiático-americano Jordan Nagai. Así, en cada uno de los personajes.

Otro aspecto que no está a nuestro alcance es el del relieve. Como algunas películas recientes, Up está realizada para poder verse en 3D pero en Pamplona todavía no tenemos cines con ese sistema. Esta vez no importa porque según algunos comentaristas norteamericanos es preferible verla en la forma habitual. Parece que las escenas en relieve reducen en un 20 % la luminosidad y nitidez de las imágenes. Aseguran que no vale la pena el cambio.

Lo que sí importa en Up es la fantasía, sus inesperados personajes y el buen estilo de la realización. No necesita efectos de relieve como ocurre en otras películas hechas desde el principio con esa finalidad.

EN RESUMEN: Décima obra de Pixar, la mejor productora especialista en animación. Aventuras de dos forzosos compañeros separados por una diferencia de edad de 70 años. Muy buen comienzo que explica el carácter del anciano Carl y el tardío viaje que hubiera querido hacer con su novia Ellie cuando eran jóvenes. Influencias diversas sobre personajes y ambiente, bien adaptadas a la película.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual