Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
FIESTAS

El vermú logra llenar las terrazas

Aunque tras el fin de semana disminuye el número de visitantes, los de casa siguen copando las mesas al aire libre

Actualizada Miércoles, 5 de agosto de 2009 - 04:00 h.
  • M.M. . ESTELLA

De doce a dos del mediodía, en Estella es casi imposible encontrar un sitio libre en las terrazas de los bares. Y más si se trata del fin de semana, cuando muchos aprovechan el paso de la procesión para sentarse en torno a las mesas entre las que el trasiego de clientes y camareros es continuo. Y eso que en fiestas, algunos bares ubicados en el paseo de La Inmaculada amplían la oferta de las terrazas al reconvertirse esta arteria en peatonal.

Quizá la explicación para este lleno continuo sea que en estos días a los habituales de este servicio al aire libre se suman otros que, de normal, acostumbran a tomarse su consumición dentro del bar, como Andrés Lasheras Caro, de 50 años. "Yo voy poco a las terrazas, pero en fiestas sí lo hago porque la vida se ve mejor sentado después de la juerga. Aquí se recuperan fuerzas, aunque quizá sea un poco caro".

La madrileña Mariuca Samaniego Aguilar, de 27 años, también había optado por disfrutar de una mesa al aire libre. "Al final te sientas porque con tanto acto terminas agotado. Para mí, la única pega del servicio es que hay pocos camareros y cuesta un rato que te sirvan. Pero los precios no me parecen abusivos; en Madrid por un triste refresco te pueden cobrar hasta tres euros".

Pili Fuertes Blanco, de 57 años, tampoco consideraba los precios altos. "Quizá sea un poco más caro de lo normal, pero lo amortizas porque te quedas más rato", comentó esta estellesa que se confesó cliente habitual de terrazas. "Hay una razón muy simple. A mí el humo en un local cerrado me agobia mucho".

Al otro lado

"A dos mil por hora". Así resumía Jorge Ruiz Luzuriaga, del Bar Florida, el vermú del fin de semana. "Calculo que se trata del más fuerte del año. Si durante el año aquí trabajamos cuatro personas, para fiestas ya sólo para la terraza necesitamos tres empleados más".

También en la plaza de Los Fueros, Blanca Echarri Ros, del Bar Maracaibo, trataba de atender la demanda de las terrazas mientras cuadraba cuentas. "El fin de semana de fiestas es el mejor, aunque sea una locura. Después, también se mantiene el vermú en la terraza por lo que necesitamos reforzar el personal y pasamos de cuatro empleados a nueve", comentaba esta hostelería. "Son días duros de trabajo y yo cuando terminan fiestas siempre pierdo un par de kilos".

Ayer, aunque en el interior de los bares no había problemas para llegar hasta la barra, afuera todavía costaba encontrar un hueco libre en las terrazas. "Es que aquí se viene mucho a cotillear y dentro, claro, no ves mucho", bromeaba Yoli Azanza Pinillos, de 46 años. "Y eso que el vermú entre semana se reduce a la mitad. Pero la gente prefiere tomarse la consumición fuera", añadía Emilio Carrasco Merino, del bar Andía, que sólo dispone de este servicio en fiestas. "Lo pagamos bastante caro, a unos 700 euros por una semana. Vamos, a 100 euros diarios, que ni en Madrid".

En frente, las tres cocineras del bar Lerma, Lely Cabrera Suárez, Slais Bueno y Selene Velasco, se lo tomaban con más tranquilidad tras un fin de semana en el que llegaron a preparar diez kilos de fritos. "Hay que organizarse si no quieres verte desbordado. Y si los dejas preparados de par de mañana y prevés una buena cantidad, igual da servir cinco que cincuenta", decía Selene Velasco.

En el bar Amaya también tenían la cuenta sacada para no verse "en cuadro" y, como todos los años, el personal integrado por tres camareros y dos cocineros se ampliaba hasta llegar a nueve; tres de ellos para labores culinarias. "Aunque el golpe más fuerte se vive el fin de semana, el resto de los días también las terrazas están llenas. Principalmente de familias porque los jóvenes andan desaparecidos", comentaba Juan Carlos Ganuza Sancho.

Por suerte para los bares de noche que no trabajan la terraza, esta generación se ocupa de llenar sus locales hasta entrada la mañana. En concreto, hasta las ocho cuando el Ayuntamiento les ordena cerrar.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Los más pequeños también se suman a las terrazas que, como la de esta imagen, apenas tenía ya sitios libres este domingo. MONTXO A.G.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra