Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Montañas y cuevas

EN EL NOROESTE DE NAVARRA, LAS PRÁCTICAS PAGANAS EN PARAJES NATURALES DESPERTARON SOSPECHAS

Actualizada Martes, 4 de agosto de 2009 - 03:59 h.

El tercer itinerario, Montañas y cuevas, entre mitología y la brujería, pasa por Anocíbar, Alli, Areso, Intza y Olague. Esta parte de la ruta recorre el noroeste de Navarra, donde creencias mitológicas y prácticas religiosas en parajes naturales provocaron temores y persecuciones.

Anocibar. En 1575 fue escenario de uno de los procesos brujeriles más espeluznantes y famosos de Navarra. La principal acusada, Mari Juana de Anocíbar (alias Sandua), debía de ser epiléptica. Resulta conocida la secular asociación de esta enfermedad con las posesiones satánicas y ya de niña sus padres la habían llevado a diversos templos para que le practicasen exorcismos. Finalmente, fue quemada en la hoguera.

Anue. Las supuestas fechorías de Mari Juana se extendían por los valles limítrofes, Ultzama y Anue. De entre los numerosos acusados, tienen nombre propio el bastero de Lizaso y la posadera de Olagüe. El testimonio principal de las acusaciones fue el de un niño de 5 años que aseguró haberles visto montados en cabras volando por los aires.

Alli. La sierra de Aralar y su entorno están ligados a inveteradas creencias y ancestrales ritos. Tradiciones que pervivieron en algunos reductos e remotos dando origen a persecuciones brujeriles al asimilarse, por desconocidas, con cultos impíos y diabólicos. La cueva de Alli, llamada de Belcebú, serviría de lugar de reunión los vecinos de los valles de Larraun y Araitz para celebrar actos brujescos y diabólicos. Para su purificación el señor de Andueza mandó erigir una ermita bajo la advocación de la Santa Cruz en las proximidades de la entrada de la cueva.

Intza. Cerca de la localidad se extiende el campo de Urritzola, donde los conjurados llegaban volando tras untarse con sus pociones mágicas. Allí celebraban danzas y aquelarres presididos por un hombre con dos cuernos en medio de la noche.

Areso. Los testigos afirman que los brujos se reunían en la cueva de Uli en Areso, ubicada en las proximidades del camino real que iba de Lizarza a Ezkurra.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra