Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
FIESTAS

La pañuelada tiñe Estella de "rojo pasión"

Alrededor de treinta filas de mozos bailaron sin parar al son de la marcha militar "Bajo

la doble águila"

Actualizada Lunes, 3 de agosto de 2009 - 04:00 h.
  • JAVIER FELONES . ESTELLA

Estella vivió ayer su jornada grande festiva que, tras la multitudinaria procesión, culminó con uno de los actos más característicos, la pañuelada. Las obras de la iglesia de San Pedro también planearon sobre el ritual, que cambió su tradicional inicio desde la escalinata de la parroquia del barrio monumental por la de San Miguel. Pero, la mudanza benefició a los participantes de esta tradición reservada sólo para hombres.

la doble águila"

Si en anteriores años camino del ayuntamiento tenían que aguantar el sol que a plomo caía sobre el puente del Azucarero, esta vez encontraron el cobijo de la sombra de las calles Zapatería y Mayor. Así que los asistentes pudieron recrearse en este acto que comenzó poco antes de la una y media a salvo de los casi treinta grados de la mañana.

En su cuadragésimo cuarta edición, lo que no varió fue la esencia: los mozos, repartidos en hileras en función de la edad, se pusieron por delante de la corporación en su vuelta al edificio consistorial y, al son de la música de la marcha militar germana Bajo la doble águila" , acompañaron con el clásico "la-la-la" la música. La banda de Estella perdió la cuenta de las ocasiones en las que tuvo que repetir esta partitura.

La tradición mantiene su carácter de acompañamiento a las autoridades locales. Hay dos versiones que explican el origen de este gesto de los mozos hacia el Ayuntamiento; una de ellas habla de los incidentes que las cuadrillas protagonizaron el Viernes de Gigantes cuando abuchearon a la corporación que, harta de la marea humana a su regreso de la salve, abandonó la comitiva. En otro caso, se cita al agradecimiento de los vecinos porque se les permitió por primera vez portar a los patrones estelleses. Y, aunque ambas versiones difieren sustancialmente, el resultado es el mismo: acompañar a la corporación y saludarles con el pañuelo rojo al viento cuando entran al zaguán mientras, desde el balcón consistorial, se ondea la bandera de Estella.

De todas las generaciones

La pañuelada permitió comprobar las diferentes generaciones de estelleses, con las primeras hileras para los más pequeños mientras que los veteranos cerraban la comitiva de un acto que se inició con dieciocho filas y terminó hora y cuarto después con más de treinta.

En las primeras, se encontraba la cuadrilla formada por Diego Alonso Michel, Íñigo Erice Ros, Mikel Escobar De Carlos y Gonzalo Jiménez Pérez, todos estellicas de trece años de edad. "Solemos venir todos los años y nos lo pasamos muy bien. Aquí no se para de bailar y esto es muy divertido", indicó Erice. Otros, como Roberto San Martín Sancho, de 32 años, optó por cargar a hombros a su hijo Mario San Martín Resa, de 19 meses. "Le encanta la música, así que aprovecho para irlo metiendo en las tradiciones de Estella". dijo.

A las tres menos cuarto, las autoridades locales junto a su acompañamiento oficial enfilaban hacia el edificio consistorial entre la hilera de mozos que ya saludaban con sus pañuelos. Una marea roja que arreció cuando desde el balcón consistorial el abanderado, el socialista Raúl Echávarri, ondeó la insignia de Estella.

A sus espaldas, en el salón del cohete, observaban la tradición las autoridades invitadas, como las consejeras Amelia Salanueva y María Kutz, la delegada del Gobierno, Elma Sáiz, la presidenta del Parlamento, Elena Torres, los presidentes del CDN, José Andrés Burguete, y del PSN, Román Felonez, y los alcaldes de Barañáin, San Adrián, Sangüesa y Tafalla.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Una imagen insólita de la pañuelada, con las hileras bajando por la calle Chapitel. MONTXO A.G.

La corporación enfila hacia el ayuntamiento mientras a su paso ondean los pañuelos de fiestas. MONTXO A.G.

Los asistentes corresponen al saludo de la bandera. MONTXO A.G.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra