x
    Navarra
FIESTAS

Encastado "recital" en tarde de toros

Actualizada Lunes, 3 de agosto de 2009 - 01:26 h.
  • KOLDO LARREA . ESTELLA

Tarde de toros, de toros de verdad. El ganado fue ayer el verdadero protagonista en la segunda de feria y, como siempre ocurre, con él llegó la diversión. Corrida para el gran público, el festivo, y también para el aficionado. Todo lo sucedido en el ruedo resultó interesante, tanto por los cuatreños como por la buena disposición de la terna. Lo único negativo llegó desde el palco, por falta de seriedad, o de criterio, o por demasiado festiva.

En ocasiones, premió lo que no tenía premiar y dejó sin premio a quien lo merecía; concretamente, al tercer y cuarto toro.

Pero, en fin, lo importante es que el hierro de Los Recitales regresó a Estella y volvió a triunfar, con bastante rotundidad además. Tras un inicio que creó dudas con los dos primeros toros, sosos y muy justos de fuerzas, la tarde fue para arriba con los siguientes, con los cuatro restantes, que se dice, se escribe o se lee pronto. Sobre todo tercero y cuarto repitieron humillados con fijeza, generoso recorrido y encastada clase.

Ante tal materia prima, el reparto de premios no correspondió a los méritos de una y otra montera. Bolívar rubricó una buena actuación, de torero con oficio, pero debió cobrar una oreja menos. Su primera faena nunca alcanzó la dimensión de doble premio; fue correcta, ante un toro poco importante, y rematada con una estocada desprendida. No mereció el mismo premio que el de su segunda intervención, muy asentada, templada y limpia por ambos pitones, y concluida con una estocada hasta la bola que partió la empuñadura del acero.

Peor fue la salida a hombros de Palomo, aunque aquí el público es soberano. Dejó algún destello elegante frente a su primero, un toro de dos orejas al que sólo logró cortarle una, y gracias. Y para más inri no entendió al buen sexto, que pedía dejar la muleta para ligar y no quitársela entre muletazo y muletazo, como hizo . Pese a ello, el generoso público le premió.

Algo que no pudo hacer con Marco, que se mostró variado y echó el resto frente al estupendo cuarto pero que no acertó con los aceros y perdió esa deseada puerta grande. Lástima.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Deizda. a dcha., Linares, el mayoral OlegarioPeña y Bolívar.

Con este cambiado por detrás comenzó su segunda faena el gran triunfador de la tarde, el colombiano Luis Bolívar. JORGE NAGORE

Marco salió a por todas, como lo muestra esta larga cambiada con la que recibió a su primero. JORGE NAGORE


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra