Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

Pasiones humanas con lenguaje furero y timbre pamplonés

El Pabellón Anaitasuna aloja estos días el ensayo conjunto del Orfeón Pamplonés y La Fura dels Baus de la cantata escénica Carmina Burana, que estrenará la Quincena musical donostiarra.

Actualizada Domingo, 2 de agosto de 2009 - 02:06 h.
  • MICHELLE UNZUÉ . PAMPLONA

UN goteo incesante de gente anuncia que algo inusual ocurre en las entrañas del Anaita. No visten el atuendo piscinero que cabría esperar de unas instalaciones deportivas en pleno calor pamplonés. No. Las caras son demasiado risueñas, algunas con emoción contenida y otras con la satisfacción bailando en forma de sonrisa.

Son los noventa orfeonistas que estos días arrinconan las tardes de descanso veraniego para sacar el máximo partido a sus voces en los ensayos de la cantata Carmina Burana, del compositor alemán Carl Orff. La siempre impactante compañía catalana La Fura dels Baus es la encargada de dar color a un espectáculo para el que ambas entidades (Fura y Orfeón) han firmado un convenio de colaboración durante cinco años.

La suya no es una historia de amor a primera vista. El romance comenzó hace cinco años, cuando Fura y Orfeón unieron esfuerzos en La consagración de Fausto en un festival de Alemania. El "feeling" fue evidente, y ha quedado patente y por escrito para cinco años más.

¿Pero cómo es que no ensayan en el local que el Orfeón Pamplonés posee en pleno Casco Viejo? Porque las dimensiones de esta Carmina exceden los montajes habituales del coro amateur. "Llevamos tres meses de trabajo técnico y de producción. Hemos buscado un local en Pamplona que cubriese las características del Kursaal, necesitábamos un escenario de 40x20 metros y 20 metros de altura, y nos decantamos por el Anaitasuna. Hemos tenido que buscar la grúa, contratar el catering, buscar alojamientos para la Fura.", explica Paloma Marticorena, responsable de producción del Orfeón.

Los ensayos comenzaron el pasado martes, con una cadencia que aumenta de intensidad hasta llegar a la fecha clave: el martes 4 de agosto, cuando el montaje inaugure la prestigiosa Quincena Musical donostiarra. Las entradas se han agotado, también para la segunda función del miércoles 5 en el Kursaal de San Sebastián.

El goce de vivir

Pero volvamos al Anaitasuna. En uno de los extremos de la pista se halla un cilindro de tul blanco, de grandes dimensiones, que envolverá a la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, dirigida por Alejandro Posada. Custodiándolo por ambos lados, las huestes masculina y femenina del Orfeón. Una pequeña grúa y un tanque de agua presagian que no nos hallamos ante una representación al uso. La impresión se confirma al ver el cartel anunciador de la cantata escenificada: la espalda de una mujer con las letras impresas de Carmina Burana y un sol tatuado con llamas en los laterales. Un lenguaje moderno que actualiza los cantos goliardos en los que se inspiró Orff y que ensalzan el interés por los placeres terrenales y el goce de vivir. Carlus Padrissa, director escénico y creador, ha ideado un montaje sugerente que combina música de altísima calidad, proyecciones y efectos especiales.

Mientras que las mujeres lucirán el habitual vestido blanco de otras representaciones, se está confeccionando un vestuario especial para los hombres compuesto por un pantalón de líneas rectas, una camiseta blanca, una túnica con capucha grande y unos zapatos similares a los de taekwondo, todo en blanco. El motivo, que tanto sobre el tul como sobre los ropajes se proyectarán imágenes durante toda la representación con una estética furera a más no poder.

"En mi trabajo de vestuario utilizo elementos desde una perspectiva técnico-deportiva, con materiales transpirables, también que brillen sumergidos en el tanque de agua. Carmina Burana es la historia de una iniciada y hay unos códigos tricolores que van desde lo oscuro al carmín y al negro. Hemos utilizado un lenguaje con tintes pop que da una nueva lectura a la pieza y más frescura en la ceremonia. No hay escenografía sino elementos escenográficos, las personas. También hay componentes sexys, porque al fin y al cabo es la historia de un orgasmo", asegura Chu Uroz, diseñador del vestuario.

Los tres solistas que intervienen en la obra (la soprano Amparo Navarro, el barítono Thomas Bauer y el contratenor Xavier Sabata) tendrán que cantar desde las alturas de la grúa o sumergidos en agua. Pero no son los únicos que deberán aportar un "plus extra" a su interpretación. Doce jóvenes orfeonistas también tendrán que moverse y actuar mientras cantan. "Tenemos que hacer movimientos sexys e insinuantes, va a ser todo muy metafórico. Aunque será un poco complicado movernos mientras cantamos, la cuestión es memorizarlo y echarle un poco de morro. Todavía no estamos asimilando trabajar con La Fura, tienen mucho nivel", expresan Laura Lora, Aurora Alfonso y Marijose Casajús.

Ilusión a raudales

Su emoción es compartida por los orfeonistas afortunados que estarán presentes en el Kursaal bajo la dirección de Igor Ijurra.

"Carmina Buranaes una pieza del repertorio que hemos cantado muchas veces. Me encanta, es la típica obra que le puede gustar tanto a mi abuela como a mi hija, es puro ritmo. Estamos dispuestos a que la Fura nos diga lo que haga falta. Los comparo con los del Circo del Sol, ¡son punteros a nivel mundial! Estoy en las nubes, esta colaboración marca y creo que el Orfeón está tocando techo", apunta Mikel Esáin Ayesa, de 48 años, seis de ellos en el Orfeón.

Su compañero Bernardo Belloso García, de 64 años, es un veterano curtido en las lides de la canción, ya que lleva tres décadas en la institución pamplonesa. "A los de La Fura les sobra imaginación, son desbordantes y tienen un espíritu de trabajo impresionante. Coincidí con ellos hace cinco años, con La consagración de Fausto, y se comunican muy bien con la gente. Es una paliza para los orfeonistas, pero es todo un honor", comenta.

La Fura cuida hasta el mínimo detalle, por eso los orfeonistas cantarán con un kit de partitura en el que vienen incorporados dos pequeños focos móviles, un dispositivo del que sale una llamarada y otro que desprende fragancia de lavanda. Todo un universo de sensaciones que envuelve tanto a protagonistas como a espectadores.

"Estoy nerviosa porque tengo la incertidumbre de ver cómo irá todo, pero también estoy con mucha alegría de ir a la Quincena musical y que puedan vernos nuestras familias. Me siento muy afortunada por participar en la vinculación de las dos entidades", explica Laura del Viejo Garde, de 32 años.

La que no podía ocultar su júbilo durante los ensayos era Silvia Martín. Apenas lleva dos semanas en el Orfeón y ya se había resignado a quedarse fuera de la representación. "¡Estaba con los dientes largos en los ensayos y me han dicho que sí que puedo cantar! Como catalana me hace mucha ilusión compartir escenario con La Fura dels Baus, son sinónimo de espectáculo", reflexiona la joven de 28 años.

Intensidad visual

Para recrear el lenguaje de pasiones humanas y terrenales, David Cid, realizador de video de la empresa Full Animation, ha ideado una cascada de imágenes teñidas de rojo, blanco y negro que cobran casi tanto protagonismo como los solistas y el coro.

Las proyecciones acompañan el desarrollo de toda la cantata, que en la versión de Padrissa respeta íntegramente los textos originales y comienza y concluye con el Fortuna imperatrix mundi. En ella, las imágenes del universo, la aurora boreal, la Luna y las estrellas se suceden al compás de las voces de los artistas. En la primera parte, Primo vere-Úf dem anger, la primavera irrumpirá en el Kursaal con un deshielo real, el sol, cascadas con agua, flores. "Aquí la protagonista se da cuenta de que se tiene que dejar querer por los hombres. La situamos dentro de una televisión para remarcar el papel del consumo: le cae encima tecnología como un Ipod o la Wii, que rechazará para quedarse finalmente con un pintalabios, una raya de ojos y un tatuaje", adelanta Cid.

El caldo de Baco cobra fuerza en la segunda parte, In taberna, en la que un videoclip con estética muy furera arroja sobre los cantantes imágenes de copas, cadenas, tarot, labios, vino, tatuajes. Escenas que respiran alcohol, sexo y deseo.

La tercera parte, Cour d"amours, dibuja un universo onírico en el que la pasión se desata y se presenta de manera descarnada. "Oh fortuna, eres variable como la Luna", rezan los cantos del Carmina Burana. Ocho siglos después, Fura y Orfeón los rescatan en un montaje cuyos ecos no hacen sino calentar motores para los próximos cinco años.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Un momento de los ensayos.

Algunas de las doce orfeonistas que además de cantar tienen que realizar movimientos escénicos. CORDOVILLA


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Cada día que pasa, siento más vergüenza de Pamplona como candidata a la capital europea de la cultura. Solo con esta quincena musical en Donostia nos superan con creces a la programación cultural de todo un año. Y además es GRATIS.Donde no hay mata...

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra