x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

El polémico coronel de los Escopeteros

Presumía Andrés Eguaguirre de haber luchado en los dos sitios de Zaragoza, caer prisionero en el de Tarragona y darse a la fuga desde el depósito de Soissons (Picardía). Tuvo fama de cerril, tiránico y falso en el mando de los Escopeteros Móviles.

Actualizada Domingo, 2 de agosto de 2009 - 04:00 h.
  • GERMÁN ULZURRUN . PAMPLONA.

EN julio de 1808 se presentó por Ujué el coronel Andrés Eguaguirre. Pese a su inexperiencia en las armas Palafox le había conferido el grado militar y comisionado para levantar partidas en Navarra.

Eguaguirre tenía un don especial para granjearse animadversiones y pidió que en 3 días se alistaran todos los jóvenes solteros. No le hicieron caso y amenazó con fusilamientos que no cumplió. Iba con la idea de promover un pequeño ejército convencional, lo que constituiría la clave de su fracaso.

Ni Leitza ni Mendigorría

Los historiadores nunca se han aclarado bien con la localidad natal de Eguaguirre. Él mismo sembró la confusión diciendo ser natural de Leitza. Hay quien, sin em- bargo, asegura que nació en Mendigorría. Ni lo uno, ni lo otro. Era pamplonés. En su trabajo "El prior de Ujué y otros clérigos navarros en la Francesada" (revista Príncipe de Viana, nº 231) Fernando Pérez Ollo aclara el tema. Martín Andrés Eguaguirre Lasarte está inscrito en el Libro de Bautizados de la parroquia de San Nicolás. De Leitza eran sus abuelos maternos Juan Francisco Lasarte y Catalina Zabaleta. De la parte de Mendigorría la ascendencia se debía al abuelo Esteban Eguaguirre, casado con Ignacia Redín, de Pamplona. Cabe reseñar que en 1805 los padres de Eguaguirre residían en Leitza.

Camino de Estella

Tras la bravata en Ujué Eguaguirre se dirigió a Estella, que semanas atrás había protagonizado una revuelta antifrancesa. Las proclamas agruparon cerca de 800 voluntarios. Adoptaron el nombre de "Escopeteros Voluntarios Móviles de Navarra" e instalaron su cuartel general en el palacio de Baigorri, término municipal de Lerín en tierras del ducado de Alba.

Tras semanas de rebelión estéril Eguaguirre atrajo, por fin, la atención francesa y contuvo la primera ofensiva. Para dificultarla segunda decidió retirar a los "Escopeteros" a la sierra de Lóquiz, donde permaneció hasta el 9 de septiembre. El lugar era tan inaccesible como carente de recursos para sostener a su tropa.

Comandante detestado

Si en Ujué no le hicieron caso, en Tafalla tampoco. En julio Eguaguirre citó en una ermita de las afueras a los munícipes y allí constató que no iba a recibir ninguna ayuda tafallesa. "Lo que exijo en el día por medio de la política, puedo conseguirlo al regreso de unos cuantos días por el de la fuerza", aseguró. Una amenaza inútil.

Los campesinos de Etxarri-Aranatz también ignoraron sus requerimientos y ocultaron las armas para emplearlas más adelante. Puente la Reina fue un paso más allá y pidió a Pamplona protección contra Eguaguirre. Las autoridades no enviaron soldados pero recomendaron a los puentesinos que escondieran los abastos y se preparasen a resistir por sus medios a los "Escopeteros". Leitza incluso delató a los franceses la presencia de los hombres de Eguaguirre, quien olió el peligro y salió a toda prisa no sin antes proclamar que la localidad "habrá de ser incendiada en poco tiempo, quitando cabezas a muchos de sus individuos".

Las deserciones

Para sobrevivir Eguaguirre hubo de recurrir al robo y la extorsión, calcando el perfil de la idea francesa de que guerrillero y bandido eran sinónimos. Así se hubo de enfrentar a una insubordinación generalizada que trató de contener con ceremonias de humillación pública. Obligó a sus "Escopeteros" a que se arrodillasen para jurar obediencia mientras que les apuntaban con fusiles a la cabeza.

A finales de septiembre le quedaban 280 hombres que fueron derrotados en Sangüesa. Los que consiguieron sobrevivir y escapar se incorporaron al Ejército regular, que por entonces avanzaba sobre la región pocas semanas antes de la batalla de Tudela (23-XI-08).

Entre mayo y junio de 1811 Eguaguirre combatió en Tarragona, donde cayó prisionero y fue internado en Soissons (Picardía). De allí se dio a la fuga y en 1813 publicó en Valencia los "Sucesos verdaderos del sitio y plaza de Tarragona", donde acusa al brigadier de marina Pedro Sarsfield Waters de haber abandonado la plaza cobardemente y desentenderse de la lucha.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Roquedo de la sierra de Lóquiz sobre Ganuza, escenario de las correrías de los Escopeteros Móviles del coronel Martín Andrés Eguaguirre. MONTXO A.G.

Ermita de Santiago. JORGE NAGORE


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra