Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CONVERSACIONES DE AGOSTO | PRIMITIVO GARATE INTÉRPRETE EN TAHITI

Primitivo Garate, un roncalés en la Polinesia

Roncalés de 63 años, hace 17 que aparcó su trabajo como procurador de justicia y se instaló en Moorea, una isla de la Polinesia Francesa, donde se casó con una nativa, tuvo una hija, y trabaja de traductor en la Audiencia de Papeete.

Actualizada Domingo, 2 de agosto de 2009 - 02:03 h.
  • ÍÑIGO SALVOCH . PAMPLONA

Hoy se inicia una mini-serie de entrevistas que se publicarán todos los domingos de agosto y que nos acercarán los perfiles de navarros que han iniciado vidas y trabajos singulares en otras partes del planeta. Su mirada fresca sobre el nuevo mundo que les acoge y el que han dejado atrás vertebrará estas páginas.

En 1774 el capitán inglés James Cook se asomó a Tahití para explorar la isla. Un siglo después, en 1890, el pintor francés Paul Gauguin acudió en busca de inspiración... ¿por qué marchó en 1991 el roncalés Primitivo Garate?

Sí, si en el Tahiti de antaño hubiese habido un libro de huéspedes ilustres, todos esos personajes lo habrían firmado. Cook vino a explorar, y pasó a la historia de la navegación; Gauguin a pintar, y también pasó, pero a la del arte; el Capitán Blight al mando del Bounty, vino a por frutos del pan. y pasó a la historia de la cinematografía. Yo vine a Tahiti simplemente para quedarme, así, sin más. Y como los navarros nunca hemos sido marinos, no vine en balsa ni almadía, sino en Boeing. ¡Mucho más cómodo!

Pero, ¿qué se le cruza por la mente a usted, entonces un procurador de poco más de 45 años, para dejar atrás vida, casa, trabajo, familia, comodidades...?

No fue un cruce de cables. tipo: "¡ahora lo dejo todo, me voy a Tahiti y el que venga detrás que arree!" Fue un proceso muy largo. pero no penoso. Antes de llegar aquí ya había vivido once años en Estados Unidos. Mire, una vida es una cadena de vueltas, revueltas, bandazos, idas y venidas. En mi caso, si alguno de esos incidentes de la cadena no hubiese sucedido tal como sucedió, en el momento y en lugar donde sucedió, hoy no estaría aquí.

Pues lleva ya 17 años en un "paraíso perdido", ¿no se aburre?

Absolutamente no. No sé como hubieran sido estos mismos 17 años si los hubiese vivido en otro lugar del mundo, y aunque -y perdón por la blasfemia- el paraíso está lejos de ser perfecto, se me han pasado en un santiamén. Estoy convencido de que quien tiende a aburrirse es porque él mismo es aburrido, y, por tanto, está condenado a aburrirse ya sea en el circo, en Las Vegas, o en el paraíso. No es mi caso; enciérreme en una celda, ábrame al cabo de los años, y al salir, diré: "¿ya?"

Una isla no es exactamente una celda, pero, ¿existe otra Polinesia distinta a la de las postales?

Es una pregunta clave, pues en el trópico en general hay cantidades de islas más o menos remotas, todas ellas con cocoteros, algunas con montañas de un verde insultante, arenas blancas, y aguas turquesas que exigen gafas de sol para mirarlas. Pero en Polinesia Francesa, además de todo eso, que lo hay para dar y regalar, existe una especie de "douceur de vivre".

Eso suena muy bien, hábleme de esa "douceur de vivre"...

Es una calidad de vida muy particular que para mí es el resultado afortunado del encuentro entre una vida isleña tirando a lenta, una tolerancia a toda prueba, mezclado -a veces más, a veces menos- con ese toque de elegancia y sofisticación tan propio de la cultura francesa. que no se encuentra en ningún otro archipiélago del Pacífico. incluyendo Hawai, claro. Puedo afirmar que Tahití es una isla francófona y de buen comer, en medio de un Océano Pacífico hamburguésico y anglosajón.

Polinesios y deudas

¿Queda en la isla algo del "buen salvaje", despreocupado y feliz, que inspiró a Rousseau?

Nunca me había parado a pensar en eso: Vamos a ver. Aunque Rousseau creyese que el salvaje es "bueno por naturaleza" y el difunto John Wayne pensase que "no hay salvaje bueno", yo creo que como en todas partes, los hay buenos y los hay malos. Además, ¿habría dicho Rousseau lo mismo si hubiese visto cómo esos salvajes buenísimos se merendaban a sus compañeros de viaje?

¿Les agobian a los polinesios las hipotecas y los pagos a bancos?

Sí, en Polinesia también se pagan intereses a los bancos, se compra a plazos (el tahitiano es un gran consumidor de todo) pero nadie se agobia, o a nadie le dará un infarto. También es verdad que los bancos y entidades tienden a ser más "comprensivos" que sus primos europeos. Y también diré que si existiese la prisión por deudas, no habría familia entera.

¿Existe la pobreza en el paraíso?

Es cierto que el tahitiano, a diferencia de los occidentales, no vive para trabajar, sino que trabaja para vivir. y a medida. Quiero tal cosa: trabajo, gano, la compro, dejo de trabajar hasta la siguiente.. No sé por que será, pero nadie muere de hambre y la pobreza extrema no existe. Es como si dijesen "Dios proveerá".. ¡y va y provee! Como para muestra basta un botón, añadiré que muchos frutos se pudren en el árbol o se los comen los pájaros.

Uno de los tópicos polinesios es el de la belleza de sus mujeres ¿Se queda sólo en el papel de los anuncios o las hay de carne y hueso?

Antes de poner pie en las playas de Tahiti, los marinos que las hicieron leyenda habían pasados meses y meses en el mar. Otros veían sirenas. Lo que quiero decir es que como en todas partes, hay de todo y que sí, que es cierto, que la típica vahiné (mujer) de postal con un cuerpo escultural pelo largísimo, bailando el tamuré al son de los tam-tam, o, trabajando con el ordenador en la oficina de aire acondicionado. existe, y no hay una, sino cientos y cientos.

En serio, ¿cuál es papel de la mujer en la sociedad polinesia?

Yo la representaría con una estatua a caballo con botas de montar y espuelas. Sin duda, la mujer polinesia merece otro elogio que el de la belleza; pues, en un mundo en el que el hombre (tané) es macho entre los machos, ¡y el tahitiano lo es con avaricia!, la mujer es quien manda en casa, con la habilidad de saber hacer que su marido esté convencido de que quien manda en casa es él ¡pues no faltaba más! Siempre generalizando, claro, es ella quien se ocupa de los niños (numerosos), quien lleva la economía doméstica y generalmente trabaja; todo esto, claro, además de las tareas del hogar. Es muy, muy frecuente que el marido (que no trabaja) le impida e incluso físicamente ir a trabajar,. por celos. Esto es una situación que se ve con demasiada frecuencia y sobre todo en las parejas jóvenes.

Historia vasco-polinesia

El tiempo debe dar de sí en la isla porque usted ha escrito el cuento Si las piedras tuvieran alma en el que una mujer de Zugarramurdi acaba instalándose con su receta secreta de cuajada en Tahití. ¿Tiene algún elemento biográfico esa historia?

Ya le he dicho que aquí el tiempo tiende a ser bastante elástico y maleable. Además me gusta y me divierte escribir, es un poco mi hobby. Que yo sepa, Si las Piedras Tuvieran Alma, quizás la única historia vasco-polinesia jamás escrita, no contiene ningún elemento biográfico. Y digo que "yo sepa" pues nunca sabes todo lo que puede haber entre los recovecos y profundidades del subconsciente. Simplemente encontré una cierta similitud entre ese misticismo especial propio de Zugarramurdi y el de la diminuta isla polinesia en donde se desarrolla la historia. A partir de allí, me lancé a escribir. "si me sale con barbas San Antón, si no la Purísima Concepción"

Sabemos que las piedras no tienen ojos, pero, ¿tienen alma?

Me pregunto si las madres de hoy aún gritan "¡que las piedras no tienen ojos!" o es que la frase ya no tiene sentido. Pues los críos ya no apedrean a nada, ni a nadie, ¡qué pena! ¿no?

Creo que aún tiene sentido la expresión, pero le preguntaba por las piedras y el alma. ¿Qué hay de cierto sobre los tikis polinesios? ¿esas esculturas tienen poder?

Para los tahitianos precristianos, los espíritus, o las almas de los difuntos, vivían en la tierra, en las piedras, y desde allí manifestaban toda su energía. llamada mana (que evidentemente no tiene nada que ver con el maná de la Biblia). De ahí el enorme respeto, mezcla de miedo y de veneración, que todavía hoy se tiene a los tikis, que son estatuas de piedra volcánica o de madera noble, que se suelen colocar delante de la propiedad en calidad de guardianes. Precisamente el concesionario Internet en Polinesia Francesa se llama "Mana", o si lo prefieren: .mana.pf

Los tabúes polinesios

A todo esto, ¿a qué se dedica usted en la isla?

Soy intérprete y traductor jurado de francés, inglés, y español en la Audiencia de Papeete, y profesor de idiomas, sobre todo inglés, especializado en la formación de adultos para trabajar en la hotelería. Esto me hace viajar por las islas, allí donde se va a abrir un hotel, o quieren reciclar o formar al personal existente.

No sólo le gusta traducir textos, sino también escribirlos, ¿no?

Sí, también hago un poquitín de periodismo, a veces escribo críticas en algún periódico local. Además, tengo algunos proyectos en colaboración con uno de los mejores fotógrafos del mundo, el navarro Patxi Uriz, sobre diversos temas polinesios, como por ejemplo sobre el tesoro de Domingo Bonaechea, el primer navegante europeo (era natural de Guetaria) que se instaló en Tahití; similitudes entre vascos y polinesios ¡que las hay!; y un reportaje muy original sobre la transexualidad y los hombres-mujer en Tahití.

Un hombre-mujer... suena a tabú polinesio.¿Es muy "especial" esa sociedad?

Lo que tiene de especial y es único, es la enorme tolerancia del tahitiano hacia todo tipo de sexo o práctica sexual. Nada le escandaliza: mujeres, hombres, homosexuales masculinos o lesbianas, ambos, transexuales (rae-raes) mahus (otro tipo, diría que endémico de aquí) todos viven en perfecta armonía, se respetan, son respetados, y muchas veces hay tráfico de tránsito de una categoría a otra. ¡a veces de ida y vuelta! Ninguna noticia social relacionada con el sexo es "noticia bomba". Un buen amigo mío y pamplonés de todos conocido que por sus palabras se reconocerá, suele decir que "los cuernos son como los dientes: cuando salen duelen, pero luego ayudan a comer".Yo añadiría que en Tahití son como la calvicie: nadie quiere ser calvo, pero nadie mira a los calvos por serlo, ni éstos se cubren la cabeza para ocultarlo.

¿Qué vistas son las más habituales en la audiencia de Papeete?

Más o menos lo mismo que en toda partes: Ahora está de moda la corrupción.pero quizás valga la pena recalcar el alto porcentaje de golpes y lesiones, que en la mayoría los casos tienen por móvil o común denominador el sexo y el orgullo, y, cómo no, drogas. Demasiado frecuentemente hay también casos de violación o incesto.

¿Algún caso que se le haya quedado grabado?

Hace unos pocos meses, un policía fuera de servicio y sin uniforme vio a un grupo de mozalbetes intentando robar de un coche. Él intervino y al hacerlo marcó en su móvil el número de la policía. Los mozalbetes le dieron un palizón, se ensañaron, le desfiguraron, le robaron el teléfono, y escaparon. Se fueron comentando los pormenores de la hazaña... ¡sin haber desconectado el teléfono!

¿Hay algún rincón del planeta donde no se hable de crisis o ha llegado también a la Polinesia?

Y por partida doble. Tenemos la propia nuestra y la de Estados Unidos, porque ahora los americanos no viajan tanto y hay que tener en cuenta que en Tahití son la fuente más importante de turismo.. Al haber menos gente y menos dinero, la vida retrocede. poco a poco tenderá a re-autentificarse, y a este paso regresaremos a la época de Gauguin, o al canibalismo. El tiempo dirá ¡y que lo veamos!

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Primitivo Garate posa en la espectacular isla de Moorea, junto a un tikis, representación venerada en la Polinesia Francesa.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Hola Primi!!! No te acordarás de mí, peroestudiamos juntos en Pamplona. Vaya sorpresa encontrarte en plan Gauguin!! Enhorabuena!.Un abrazo Pachi ArgayaFrancisco Javier Argaya Larcuén
  • Hoy mismo envío a mi hija y yerno (navarro)actualmente de vacaciones de Bora Bora y Papeete, este artículo.Recuerdo una novela de Somerset Maughan, inspirada en la vida de Gauguin, cuyo personaje harto de su entorno ( egoistas y explotadores) dejó todo y se fué a la Polinesia.Josefa María Setién
  • Primi, me ha encantado saber de ti, la ultima vez te hacía en Los Angeles. Buenos tiempos los que echamos en aquel primer Alzuza. Siiempre fuiste un tio especial..., si lees esto te deseo lo mejor para tii y tu familia, la americana y la tahitiana. Un fuerte abrazo, espero ir a visitarte. Chucho Mateojesusmateo@infonegocio.com

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra