Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
NACIONAL

Zapatero naufraga en el diálogo social

Zapatero tratará de mantener buena relación con los sindicatos para evitar protestas serias

Actualizada Domingo, 2 de agosto de 2009 - 04:00 h.
  • ELISA GARCÍA . COLPISA. MADRID

LOS acuerdos de diálogo social (foro de debate y negociación entre Gobierno, empresarios y sindicatos) han dotado siempre de mayor eficacia la política aplicada por los poderes públicos. Pero en esta ocasión, el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, ha naufragado.

El entendimiento en la mesa de negociación resultó imposible y la ruptura, estrepitosa con cruce de insultos y descalificaciones. Sin embargo, uno de los objetivos prioritarios del presidente se salvó. El fracaso, a diferencia de otras ocasiones, no derivará en una huelga general como les ocurrió a sus dos últimos antecesores (Felipe González y José María Aznar).

Zapatero luchará por mantener buenas relaciones con CC OO y UGT e impedir así protestas contundentes.

Las organizaciones empresariales y sindicales han tenido gran protagonismo en la historia reciente de España. Fueron pilar básico en el ámbito económico y social en la transición política. Prueba es que aparecen en el Título Preliminar de la Constitución, como actores básicos de la estructura del sistema democrático.

El origen del diálogo social data de 1979, cuando CEOE y UGT firmaron el Acuerdo Básico Interconfederal (ABI), que sentó las bases de un nuevo sistema de relaciones laborales. Un año más tarde, ambas organizaciones cerraron el Acuerdo Marco Interconfederal (AMI) que abordaba aspectos salariales, productividad, tiempo de trabajo, etc.

Ambos pactos se convirtieron en el antecedente directo del Estatuto de los Trabajadores, aprobado en 1980, que estableció el marco jurídico de la negociación colectiva.

Reforma laboral

Un argumento esgrimido por CEOE para sacar adelante sus últimas propuestas es que muchos capítulos de esta norma básica están obsoletos, lo que a su juicio obliga a una profunda reforma laboral.

El Acuerdo Nacional de Empleo (ANE) de 1981 fue el primero tripartito (Gobierno, patronal y los dos sindicatos). Debido al frustrado golpe de Estado, sus autores apostaron por reafirmar las libertades.

Después llegaron, en 1983, el Acuerdo Interconfederal (AI), suscrito por CEOE y las centrales para abordar la reconversión industrial que afectaba a sectores básicos de la economía ; y, en 1984, el Acuerdo Económico y Social (AES) entre Gobierno, CEOE-CEPYME y UGT.

Al año siguiente, la falta de consenso entre el Ejecutivo, ya socialista, y CC OO sobre las pensiones provocó la primera huelga general convocada exclusivamente por este sindicato.

El enfrentamiento continuó y en 1992 hubo otra huelga, esta vez de media jornada, contra un decreto que recortaba la prestación por desempleo. González todavía tuvo que afrontar otro paro general en 1994. Entonces CC OO y UGT salieron a la calle, entre otros motivos, por la ampliación de las causas del despido objetivo y la regulación de las empresas de trabajo temporal.

La concertación social volvió a triunfar en 1997, tras la llegada de José María Aznar. Patronales y sindicatos firmaron un acuerdo con nuevo contrato para el fomento del empleo que llevaba una indemnización por despido de 33 días, frente a los 45 existentes.

Diálogo social en crisis

El Gobierno dio su visto bueno con satisfacción. Pero, en el año 2000, la mayoría absoluta del PP produjo un cambio y el diálogo social entró en crisis. En 2002, el Ejecutivo actuó unilateralmente y los sindicatos también. En junio Aznar padeció una huelga general que se llevó por delante al ministro de Trabajo, Juan Carlos Aparicio, y que sirvió para echar atrás algunas medidas adoptadas.

Pero la indemnización por despido volvió a bajar. El Gobierno suprimió los salarios de tramitación (retribución comprendida desde que se produce la expulsión del empleo hasta que existe sentencia firme sobre él).

La presencia de Zapatero en La Moncloa, tras las elecciones de 2004, supuso otra época de entendimiento. En 2006, las tres partes alcanzaron el Acuerdo para la Mejora del Crecimiento y del Empleo con medidas de impulso a la contratación indefinida como un plan extraordinario para la conversión de empleo temporal en estable y bonificaciones a las cotizaciones empresariales.

Pero todo indica que aquel talante se ha perdido y que en los próximos meses el diálogo social no será fácil.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

El presidente Zapatero con gesto serio en el Palacio de la Moncloa. REUTERS


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Ha evitado la huelga general, concediendo a los Sindicatos muchas subvenciones y muchísima más importancia que la que debieran de tener, puesto que a día de hoy, no son nada y sólo hay que mirar sus cuotas de afiliados.cada día más enamorado del socialismo cavernario y hortera.

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra