x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
POLITICA

Oroz-Betelu revisa su "boom" industrial

Oroz-Betelu ha organizado dos charlas sobre el potente desarrollo industrial vivido en el municipio de 1840 a 1920, sobre todo en el barrio de Olaldea, cuando tuvo una ferrería y una papelera, y hasta 800 vecinos. Las impartirá Manuel Egia Astibia.

Actualizada Viernes, 31 de julio de 2009 - 04:00 h.
  • ASER VIDONDO . OLALDEA

HOY no quedan más que recuerdos de la que fue la época más floreciente de Oroz-Betelu". Este municipio del Pirineo ubicado a orillas del río Irati, y que cuenta con 180 vecinos repartidos entre Oroz y Olaldea, fue de 1840 a 1920 un destacado foco industrial. Tuvo una ferrería, una papelera y dos centrales hidroeléctricas, y llegó a sumar 800 vecinos en 1910, 400 en cada pueblo.

"Eran tantos como los que tenía Aoiz", compara Manuel Egia Astibia, pamplonés con orígenes en el municipio.

El propio Egia, de 57 años, ha recuperado y reunido esta parte de la historia de Oroz-Betelu "que estaba diseminada en distintas publicaciones y archivos, y mucha gente desconocía con detalle". La expondrá en dos charlas que ha organizado el consistorio para hoy, en el lavadero de Oroz, y para el 14 de agosto, en la sociedad de Olaldea, a las 19.30. "El año pasado ya presentamos una recopilación de fotos antiguas, y hemos querido seguir repasando nuestra historia", señala la alcaldesa de Oroz-Betelu, Ainhoa Mendia Orradre.

Manuel Egia, médico neumólogo, empezó a estudiar hace años el boom industrial del municipio porque parte de sus antepasados llegaron desde Leitza y Gorriti para trabajar en la zona. Ha recurrido, entre otras fuentes, al libro Monografía geográfica de Oroz-Betelu de 1916 de Leoncio Urabayen, a una tesis doctoral de María Castiella sobre la empresa El Irati, y al archivo municipal.

En Olaldea y Oroz

Olaldea tenía ya una ferrería, donde hoy está la iglesia, desde al menos el siglo XIV. A 500 metros de aquí había una mina de hierro, cuyo mineral también se empleaba en la Fábrica de Armas de Orbaitzeta. "Alcanzó su época más brillante desde 1846, cuando se cedió su explotación al comerciante pamplonés Francisco Arizti, que le dio un buen "empujón". Dos años antes, Oroz-Betelu se había segregado de Arce y constituido como ayuntamiento", repasa Egia. En esta ferrería se fabricaba material civil (barandillas, clavos, menaje de cocina...). Se cerró en 1892, tras morir Arizti y trasladarse la industria del hierro hacia Vizcaya.

Posteriormente, la Diputación sacó a subasta las infraestructuras y los terrenos, y se hizo con ellos la Sociedad La Navarra, que tenía la papelera de Villava. "Montó una fábrica de pasta de papel y configuró una presa (Presaldea) en mitad de Olaldea en 1894. La papelera funcionó de 1896 a 1914, y es donde principalmente se dio el boom demográfico. Aquí trabajaban unas 300 personas, y fue cuando se levantaron muchas casas en esta localidad", explica Egia.

"Dejó de funcionar porque se crearon otras papeleras mayores y, sobre todo, por las malas comunicaciones", expone. "La carretera de Oroz a Aoiz no se hizo hasta 1917, y la pasta de papel se tenía que subir en carretas hasta Garralda, y de ahí bajar a Aoiz por Nagore", dice. Se derribó el conjunto para 1959, y con sus piedras se construyeron las "casas baratas" y, sobre el lugar, la iglesia (1960). La presa se mantuvo, y se le añadió una central hidroeléctrica (Olaldea II), que gestiona Acciona.

Parejas a estas dos industrias, se construyeron además en aquellos años dos centrales hidroeléctricas en el municipio, que "también crearon puestos de trabajo". Las hizo la compañía Electra-Irati. Una la levantó en Oroz en 1909, que recoge el agua del río con un canal y la deja caer por un salto de 40 metros (1.000 caballos de potencia). La otra, la de Olaldea, es de 1915, y cuenta con un salto de 50 m (1.500 caballos). Ambas siguen funcionando, y su propiedad pasó a Papelera Española, y a Acciona.

Asimismo, Egia recuerda el papel desarrollador llevado a cabo también en la zona por la empresa El Irati, del agoizko Domingo Elizondo. "Además del aserradero de Ecay y el ferrocarril, tenían varias centrales con saltos en Artozqui, Ezcay, Iñarbe y Usoz, y también crearon el embalse de Irabia para regular el cauce del Irati. Dieron mucho trabajo en una zona en la que hoy ya no lo hay", sentencia.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Imagen de la papelera que hubo en Olaldea de 1896 a 1914. DN

Sala de turbinas de la central hidroeléctrica de Olaldea. Se creó en 1915 y aún hoy sigue funcionando. DN

Ainhoa Mendia Orradre y Manuel Egia Astibia, en la central de Olaldea. A.V.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra