Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
POLITICA

La explosión conmocionó a los 30.000 turistas de Palmanova y Magalluf

Sanitarios del centro de salud y algunos turistas acudieron al lugar del atentado tras oír la fuerte explosión

Actualizada Viernes, 31 de julio de 2009 - 04:00 h.
  • COLPISA Y EFE. PALMA DE MALLORCA

Se oyó desde la playa, a unos 500 metros, aunque la mayor parte de los que allí se encontraban fueron incapaces de imaginar la dimensión de la tragedia que estaba ocurriendo a sus espaldas.

Los edificios situados en primera línea de costa les libraron de ver cómo saltaba por los aires el todoterreno de la Guardia Civil en el que los terroristas colocaron su bomba.

Y, sobre todo, les ahorraron la escalofriante imagen de sus dos ocupantes muertos; los aterradores restos de un cuerpo destrozado, diseminados por el asfalto, entre los árboles, entre los coches cercanos.

El lugar elegido por los terroristas para acometer su último atentado está plagado de turistas. Menos, según los lugareños, de lo que venía siendo costumbre en años pasados, pero aún así poblado por ingleses y alemanes que hasta ahora consideraban Mallorca su paraíso cercano.

En concreto, 30.000 turistas se encontraban disfrutando de sus vacaciones en las cuatro playas de la zona de Palmanova y Magalluf. Es una zona hotelera, con pocas viviendas ordinarias. Pero tiene un algo de vida de barrio con sus bloques de apartamentos, tiendas y cafeterías. A dos pasos del cuartel de Palmanova se encuentra un edificio que incluye oficina de correos, policía local y centro de salud. Fueron los sanitarios que allí trabajan los primeros en llegar después de oír la detonación.

Con lágrimas en los ojos

Ni siquiera su profesión les hizo inmunes a lo trágico de la escena. En uno de los casos no pudieron hacer nada, más que mirar con horror. En el otro, intentaron la reanimación. En vano. Con lágrimas de impotencia las enfermeras relataban la situación.

Y también con lágrimas en los ojos aseguran algunos vecinos haber visto a varios guardias civiles que salieron del cuartel al oír la bomba. Tampoco a ellos el uniforme les sirvió para amortiguar el golpe.

"Lo que parecía que nunca podría ocurrir en Baleares, ha ocurrido; el hecho insular parecía que nos protegía, pero la barbarie de ETA ha cruzado el Mediterráneo y han venido a donde sabían que el atentado iba a tener muchísima repercusión al tener lugar en el principal municipio turístico de España". Así se expresaba el alcalde de Calviá, Carlos Delgado.

Dolor de todos

El primer edil expresó el "dolor" que invade a todos por este acto terrorista y por la muerte de estos dos "jóvenes guardias".

Los daños son, primero, personales, pero también materiales aunque ahora no resulte tan evidente. El perímetro de seguridad se extendió ayer 2 kilómetros a la redonda. Los turistas, que tuvieron que permanecer encerrados en sus habitaciones, asomados inquietos a la ventana, mientras las fuerzas de seguridad rastreaban la zona en previsión de encontrar otro coche bomba en los aledaños, no lo olvidarán fácilmente.

Y tampoco los que tuvieron que esperar horas en los aeropuertos, donde durante horas se cancelaron todos los vuelos con destino a Palma. Es un perjuicio incalculable, temían los hosteleros de la zona, en un año ya lastrado por la crisis.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Dos turistas observan el humo del coche bomba en Palmanova. REUTERS


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Se puede dar el mismo trato a la emfermera que se confundió con el niño fallecido en el Hospital de Madrid,que a los asesinos etarras ?. Judicialmente ambos han matado inocentes, la diferencia es la intención de cada cual. Sres. Olíticos : Para cuando la Cadena Perpetua para la gentuza que se dedica a la delincuencia habitual y no tiene ninguna intención de arrepentirse ? Basta ya de una moral antigua e injusta. Actúen de una vez, y si nó vayansé a sus casas y dediquensé a redimir a los delincuentes a nivel teórico en su intimidad y con sus malditas leyes morales y dejen que las víctimas y sus familiares dicten las sentencias que salen del corazón y de las personas que no hacen daño a nadie de una forma premeditada. Un español arto de hipócritas.Antonio Sanchez

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra