Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
POLITICA

Navarra se tiñe de amarillo

Desde el aire, la Comunidad foral presenta un aspecto seco y de color amarillo debido a que los campos acaban de ser cosechados y a las altas temperaturas que se han registrado en Navarra en las últimas semanas

Actualizada Miércoles, 29 de julio de 2009 - 02:20 h.
  • NOELIA GORBEA . PAMPLONA

CONOCIDO como el color de la mente, por ser el que más estimula las actividades cerebrales, el amarillo se ha adueñado de buena parte de la Comunidad foral. Las cosechas, ya recolectadas o a punto de serlo, son una de las causas principales por las que los territorios colindantes a los núcleos urbanos navarros estén secos y sin más vegetación que los rastrojos sobrantes de la actividad.

De ahí que este color, propio de cereales como cebada, trigo o centeno, entre otros, sea el predominante en los suelos de Navarra.

Pero ésta no es la única causa de que las faldas de los montes vistan estos días en tonos dorados. Las condiciones meteorológicas de los últimos meses, unido a las altas temperaturas (Navarra ha superado el umbral de los 30 grados repetidamente desde mediados de junio, llegando incluso a estar en alerta amarilla en varias ocasiones), han provocado que la vegetación se seque con mayor rapidez.

La alta pluviometría registrada durante la primavera pasada propició el desarrollo de gran cantidad de vegetación herbácea, lo que se traduce en estos meses estivales en uno de los factores de propagación de incendios. Esto se explica porque las altas temperaturas las convierten en un combustible fácilmente inflamable.

No obstante y según aseguran desde el Gobierno foral, "la influencia del clima atlántico en el norte de Navarra determina que la situación en esta zona no sea tan preocupante". Aún así, el Ejecutivo ha tomado medidas preventivas contra incendios como restringir el uso del fuego, de los vehículos a motor y de la maquinaria agrícola, para tratar de prevenir.

Ciudades cercadas

Salvo los núcleos urbanos, que mantienen el color verde de la vegetación colindante, así como el tono rojizo de los propios edificios, el resto del panorama navarro se erige como una paleta monocolor.

Esta situación puede generar cierta alarma de cara a los días más calurosos del verano, ya que, en caso de producirse un incendio, el fuego podría propagarse con relativa facilidad desde las faldas del monte o los propios núcleos urbanos hasta las zonas más boscosas, quemando de este modo centenares de hectáreas. La inexistencia de cortafuegos en las inmediaciones del monte es peligroso, ya que las llamas no dispondrían de una zona aséptica para detenerse. "El monte es de todos y parece que no importa. Todos los veranos se produce una situación similar. Los agricultores cosechan y los campos acaban siendo un foco combustible bastante peligroso para el monte. Desde un descuido humano mientras los agricultores queman rastrojos hasta las propias máquinas que trabajan en el campo pueden ser las causantes de una chispa que termine en un incendio", dice Carlos Eugui Aguado, piloto e instructor de vuelo del Real Aeroclub Navarro, y quien ha participado en varias ocasiones en los retenes aéreos contra incendios. Este experimentado piloto, con casi 17.000 horas de vuelo a sus espaldas, asegura que la situación se repite todos los años. "Parece que algunos no son muy conscientes del peligro que supone que todo el paisaje sea del color de la cebada. Es una mecha en potencia que deberíamos saber cortar. Con unos cortafuegos en las cercanías de los montes, creo que podrían evitarse bastantes incendios", añade Eugui, pamplonés de 61 años.

Diez millones de euros

Como medidas preventivas y de cara a tratar de evitar posibles focos de combustión en las zonas de mayor riesgo, como la Zona Media de Navarra, el departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente invirtió durante este invierno 2,35 millones de euros en acciones directas para la prevención de incendios forestales; mientras que en 2008, la cifra ascendió a 7,85 millones de euros, en acciones indirectas que repercuten en la mejora de la masa forestal. En total, el Ejecutivo ha invertido un total de 10,2 millones de euros en este tipo de labores preventivas.

Entre los meses de enero y abril del año pasado, ardieron un total de 1.077 hectáreas de masa forestal en la Comunidad foral; de las cuales, 169 correspondieron a arbolado. Y durante 2008, los bomberos tuvieron que realizar 242 salidas para intervenir en incendios en el campo que afectaron a 74,5 hectáreas. Del total de incendios intervenidos, 84 lo fueron en terrenos agrícolas y el resto en terrenos forestales. En la actualidad, según la Agencia Navarra de Emergencias, en Navarra han ardido unas 900 hectáreas.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Los núcleos urbanos, en la imagen Esparza de Galar,están rodeados de paisajes secos. IVÁN BENÍTEZ

Vista aérea de los campos colindantes al acueducto de Noáin.

Las inmediaciones que rodean la autovía del Camino a su paso por los túneles del Perdón reflejan un paisaje amarillo. IVÁN BENÍTEZ

Imagen del embalse de Alloz. IVÁN BENÍTEZ


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • ¿ Y limpiar los bosques?. Podemos eliminar el cereal, que luego lo echaremos de menos. ¿Dónde estaban los ecologistas mientras los incendios? Apagándolos no.uno más
  • Otra solución sería cuadricular los bosques con cortafuegos de forma que fuese imposible su propagación en vez de dejarlos sin cuidado alguno como hasta ahora. Ideas
  • lo siguiente será poner una fabrica de pipas?pepe
  • Los incendios de la semana pasada nos han enseñado que los montes de la Cuenca de Pamplona son un polvorín, ya que muchos bosques se componen de pinos y los campos de cereal son altamente inflamables cuando la paja está seca. En estos casos los rastrojos sirven como corredor para el fuego, trasladando un incendio de monte a monte y afectando a los pueblos, como se vió en Izaga.Una posible solución pasaría por prohibir el cultivo de cereal en las parcelas que rodean las grandes masas de bosque y sustituirlas por cultivos que funcionen como cortafuegos, como es el caso del girasol. No olvidemos que el girasol se mantiene verde de junio a septiembre, épocas de mayor riesgo.Sería una posibilidad eficaz a la vez que más ecológica que roturar un monte para hacer cortafuegos.miguel

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra