x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TIERRAESTELLA

Améscoa muestra su paisaje subterráneo

El pasado sábado un grupo de una docena de visitantes estrenó las visitas guiadas a uno de los parajes subterráneos más sorprendentes de Améscoa, la cueva de los Cristinos en el monte Limitaciones

Actualizada Sábado, 27 de junio de 2009 - 04:00 h.
  • R. ARAMENDÍA . LIMITACIONES

EL paisaje encantado no sólo aflora a la luz del día, sino que también se encuentra oculto en el interior de la tierra.

Si Améscoa es más que conocida por la espectacularidad de los ocres del otoño en la sierra o el reflejo azulado del Urederra en su nacedero, el macizo kárstico que conforma la sierra también encierra algunas joyas geológicas que ahora hay oportunidad de conocer gracias a la primera oferta de visitas guiadas de este tipo realizada por la Junta del Monte Limitaciones a través del punto de información turística del valle.

Este verano se enseñarán dos de las formaciones más típicas: una cueva, la de los Cristinos, y una sima, la de Larregoiko. Las segundas son muy abundantes en la sierra, ya que hay contabilizadas unas 60. Las primeras escasean un poco más, aunque existen algunas de gran valor natural como Basaura, por donde discurre el manantial que aflora en Itxako, o la de Akuandi, con formaciones de singular belleza, pero con gran dificultad de acceso, razón por la que se ha descartado.

La más accesible

La visita a la cueva de los Cristinos es, en ese sentido, una buena elección, puesto que no se necesita ninguna preparación técnica. Consta de tres salas completamente cerradas y no presenta galería alguna en la que los visitantes puedan perderse. Las alturas son muy moderadas, lo que minimiza el riesgo de accidentes.

Una de las pruebas más difíciles se encuentra justo al principio, ya que la cueva tiene una entrada en dolina, es decir, se produce justo en una depresión de terreno causada por la retirada de rocas del subsuelo debida la acción del agua. Unas escaleras excavadas en la tierra facilitan un descenso de unos cuatro metros de altura. La primera de las tres cavidades es también el lugar por donde entra una corriente de agua que aparece detrás de las rocas como si surgiese de la nada. Después se interna de nuevo dentro de la tierra.

En la primera sala pueden observarse ya algunas de las formaciones típicas de las montañas kársticas, relieves de cal en forma de columna que crea el agua al deslizarse por la superficie de piedra. También aparecen las primeras estalactitas (las que cuelgan del techo) y estalagmitas (las que surgen del suelo) que, unidas, forman las llamadas columnas, aunque éstas no aparecen en los Cristinos hasta la sala final.

La zona intermedia, a la que se accede por una pequeña puerta de hierro es el pasaje más abrupto debido a la escasa altura. También se trata de la zona con menos formaciones reseñables.

Gran parte del interés de la cueva de los Cristinos se concentra en la sala final, una estancia amplia, con techo alto, que encierra algunos bellos tesoros.

La zona de entrada presenta un semicírculo de columnas brillantes que la acción del tiempo ha teñido además de distintos colores. A sus pies, un zócalo de pequeños charcos, denominados "gurs" dan paso a un sereno lago circular de aguas verdosas que presenta en el centro una estalagmita de geometría muy curiosa, que recuerda a una vela derretida. Existe otra similar, aunque más afilada, que se encuentra al borde del lago. La cueva se cierra alrededor de esta acumulación de agua, de forma que es posible recorrer a pie su perímetro y observar de cerca todo tipo de formaciones sugerentes talladas en piedra caliza.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Ejemplo de unas estalagmitas que se acercan hacia el techo. R.A.

Vista del lago interior de la tercera y última sala, un paisaje con resonancias mágicas. R.A.

Un grupo de visitantes junto a las columnas de colores la última sala. R.A

Estalagmita al borde del lago de la última cavidad de la cueva. R.A.

Algunas columnas también se forman sobre las paredes de la cueva. R.A.

En la última sala se aprecian pequeñas piscinas denominadas "gurs". D.G.

Del centro del lago surge una formación curiosa. R.A.

Una columna estrecha emerge sobre un lecho de "gurs". R.A.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual