x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
PINTOR

Ignacio Cía Iribarren: "Dentro de una corrida de toros hay momentos de gran belleza plástica"

El artista pamplonés Ignacio Cía expone en la galería Tdieciseis una muestra de sus obras más taurinas

Actualizada Viernes, 26 de junio de 2009 - 04:00 h.
  • SARA NAHUM . PAMPLONA

Recuerda "perfectamente" la primera vez que presenció una corrida de toros. Fue en los Sanfermines txikitos de 1942. Tenía 9 años. Desde entonces su vida apenas se ha separado del mundo de los toros. Ignacio Cía Iribarren dirigió la Casa de Misericordia durante 31 años, desde 1969 hasta 2001, lo que le sirvió para "desarrollar un poco más" su afición por la tauromaquia. De hecho, disfrutaba tanto con su trabajo que no quiso jubilarse "cuando le tocaba".

Ahora, ya retirado, tiene más tiempo para dedicarse a sus dos grandes pasiones: la pintura y los toros.

"Con la ayuda" de Aizkorbe

La galería Tdieciseis acoge hasta el 31 de agosto, una exposición con lo mejor de su obra. Una muestra que aunque en realidad no tiene título, "se podría llamar perfectamente Tauromaquia". Y es que la plaza de toros es el escenario elegido para la mayoría de los 28 lienzos que Cía ha seleccionado con la ayuda de su amigo Faustino Aizkorbe, uno de los socios de la sala. "Se trata de un pintor autodidacta con una visión muy contemporánea", explica el escultor. Cía pinta casi siempre de recuerdo, también a partir de fotografías pero "siempre" hechas por él. "Dentro de una corrida de toros hay momentos de una gran belleza plástica", explica. Una postura de torero, un gesto del caballo... "no siempre tiene que aparecer el toro". Y entre todos los personajes retratados, un gran protagonista: Pablo Hermosos de Mendoza. "Le conozco desde que empezó, cuando era Pablín. Ahora ya es Don Pablo", cuenta orgulloso.

Pero los pinceles de Cía también a veces salen de la plaza para plasmar momentos cotidianos de la vida de su ciudad. Él, "pamplonés de toda la vida" también pinta bodegones, paisajes o retratos. Uno de ellos, el suyo, es uno de los cuadros de esta exposición "vibrante de sentido, color y movimiento", como explica Salvador Martín Ruiz en el catálogo.

El curriculum artístico de Cía está lleno de premios, reconocimientos y exposiciones. La primera fue en 1953, cuando tenía 20 años. La última, ésta con "76 tacos", a lo que Aizkorbe añade: "Muy bien llevados". Y su amigo sonríe modesto.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Ignacio Cía con su obra Toros bravos en campo andaluz. JORGE NAGORE

Morante (2008). CATÁLOGO

Pablo al quiebro (2006). CATÁLOGO


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Los toros es algo muy bonito. Parece que nadie se acuerda de que los cuernos, por cierto ¿saben ustedes que un toro no puede tener astas?; pueden herir de sangre roja a la persona que se pone delante de él. Quizás no les parezca una belleza plástica, cuando Pablo Hermoso de Mendoza recorta al animal. No seamos tarugos; porque muchos de los que critican a los toros irán después a por el estofado. Si tenemos a todos los animalitos sueltos esto sería un cachondeo. Pero en sí el toro es precioso, y el arte, y digo bien el arte del toreo más.miura
  • Y en el circo romano tambien eran de gran belleza plastica los combates de gladiadores,el echar a los enemigos del Imperio y/o delincuentes a los leones y las batallas navales con esclavos. Pero la belleza plastica no justifica la crueldad ni la barbarie. El arrojar una cabra desde el campanario comprueba la ley de la gravedad .¿Es una actividad científica? Espabila Fabila que viene el oso....
  • Sí, el rojo pastel de la sangre del toro, el contraste del color de su piel con la arena cuando se lo llevan arrastras después de haberle acribillado a banderillas por diversión y deleite de todos los presentes, etc, vamos, artístico total.Yo

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual