x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Kadaré, la creatividad literaria y el compromiso político

Actualizada Miércoles, 24 de junio de 2009 - 12:48 h.
  • AGENCIAS. Madrid

El escritor albanés Ismail Kadaré, galardonado hoy con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, ha desarrollado una fructífera carrera literaria, que le ha llevado a convertirse en uno de los novelistas más conocidos del mundo, en paralelo a una intensa actividad a favor de las libertades en su país.

Candidato habitual al Premio Nobel, Kadaré, que reside en París, ha obtenido hoy un galardón del que había sido finalista en los dos últimos años y que suma a una serie de reconocimientos entre los que figura el primer Premio Man Booker Internacional, en 2005.

Su obra, que comenzó a publicar en 1963 con "El general del ejército muerto" y que llega hasta "La hija de Agamenón", de 2007, ha sido traducida a cuarenta lenguas, entre ellas el catalán y el euskera.

Ismail Kadaré nació en 1936 en Gjirokastra, una pequeña aldea del interior de Albania, dentro de una familia musulmana. Estudió Historia y Filología en la Universidad de Tirana y alcanzó notoriedad con su primera novela, llevada después al cine, y que no se publicó en España hasta 1984.

Durante la dictadura estalinista de Enver Hoxha publicó además "Dasma" (1968), "Los tambores de la lluvia" (1970) y "El largo invierno" (1977), así como "¿Quién se ha llevado a Doruntine?", "Abril quebrado" y "El año negro", en 1980.

Bajo la presidencia de Ramiz Alia (1982-1991), Kadaré sufrió las amenazas de la "Sigurimi", la policía secreta albanesa. El escritor era vicepresidente del Frente Democrático de Albania, una asociación con poder político real que aglutinaba a organizaciones no comunistas.

En 1990 dejó la vicepresidencia del Frente Democrático y el 25 de octubre de ese año pidió asilo político a Francia para él y su mujer.

Una de las razones que argumentó fue que "en Albania no existe posibilidad de una oposición legal" aunque reconoció que el régimen de Alia era menos dictatorial que el de Hoxha. El mismo día, 25 de octubre de 1990, el Gobierno francés le concedió el exilio.

Ese mismo mes de octubre de 1990, salió a la venta en las librerías de Tirana su obra "Estudio", donde volvía a centrarse en la historia de su pueblo.

En el exilio, Kadaré siempre estuvo atento a los acontecimientos políticos de Albania. Incluso en 1991 se rumoreó que podía presentar su candidatura a las elecciones legislativas del día 16 de marzo, una posibilidad que negó rotundamente.

En 1991 visitó Madrid para presentar su libro "El Palacio de los sueños", escrito en Albania en 1980, y en el que cuenta la historia de personajes históricos utilizados como instrumentos simbólicos.

En 1992 fue uno de los finalistas para el premio literario "Grinzane Cavour", uno de los más prestigiosos en Italia, con su obra "La ciudad de Piedra". De ese año es también la fecha de publicación de "Pirámide", publicada en España en 1994.

En abril de 1995 volvió a visitar Madrid para dar una conferencia sobre "Don Quijote en la política del Siglo XX". En esos momentos estaba preparando una edición bilingüe -en francés y albanés- de su "Obra completa".

El 6 de mayo de 1996 fue elegido miembro asociado extranjero de la Academia de las Ciencias Morales y Políticas de París. El 28 de octubre de ese año, el escritor fue admitido en la Academia donde ocupó el sillón de Karl Popper. Acababa de publicar en francés su novela "Spiritus".

Partidario y amigo del presidente de Albania, Sali Berisha, en 1997 se distanció políticamente de él, llegando a afirmar en una entrevista que estaba dispuesto a sustituirle al frente de la presidencia.

Al margen de las obras ya mencionadas, Kadaré es autor de las siguientes novelas: "Expediente H", "El pintor de Pekín", "El firmán de la ceguera" y "El crepúsculo de los dioses de la estepa". Además también ha publicado ensayo y poesía.

Durante los últimos años, el escritor albanés ha seguido publicando sus novelas de forma asidua como "Tres cantos fúnebres por Kosovo" (1999), "Frías flores de marzo" (2000), "Noviembre de una capital" (2000), "El cortejo nupcial helado en la nieve" (2001), "Frente al espejo de una mujer" (2002), "Vida, representación y muerte de Lul Mazreku" (2005) y "La hija de Agamenón" (2007)

Ha recibido el premio Herder de Literatura y es uno de los eternos candidatos al Premio Nobel de Literatura. Él mismo ha ironizado acerca de esta situación y en alguna ocasión ha apuntado: "He sido candidato tantas veces que hay gente convencida de que me ha sido concedido".

El 2 de junio de 2005 resultó ganador de la primera edición del Premio Man Booker Internacional, que se entregó en Reino Unido, desbancando a autores como Gabriel García Márquez o Günter Grass. En 2007 y 2008 fue finalista del Premio Principe de Asturias de las Letras.

Es miembro de la Academia de las Artes de Berlín y miembro de la Legión de Honor Francesa.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual