x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ATENTADO DE ETA

Impotencia ante las llamas

"Arrigorriaga es un pueblo obrero y Eduardo era un trabajador más que no ocultaba su profesión"

Actualizada Sábado, 20 de junio de 2009 - 04:00 h.
  • COLPISA. ARRIGORRIAGA

ALEJANDRO es un vecino que junto a su mujer trataba de acceder a su vehículo, aparcado cerca del de Eduardo Puelles, cuando le sacudió el estallido. Su relato es terrible. Vio el coche afectado, corrió hacia él y oyó los gritos de la víctima, que pedía ayuda, pero las llamas hacían imposible cualquier intento de aproximarse.

"El coche estaba arrancado, ha querido salir y de repente ha estallado, lo único que hemos sentido ha sido chillidos", recordaba horas después todavía demudado. "El policía gritaba: "Sacadme de aquí", pero no se podía hacer nada porque todo estaba completamente en llamas", repetía nervioso.

Ramiro Suárez paseaba a su perro por la calle que sube hasta el aparcamiento cuando se produjo la deflagración, "un estallido seco". "Si llego a estar un poco más arriba, me mata", señaló nervioso. La explosión le dejó "atontado" diez minutos y en cuanto recuperó el control de sus actos dio avisó a la Policía Municipal.

"Arrigorriaga es obrero, y lo de hoy es un golpe al corazón de la Euskadi más humilde y trabajadora. No han matado a un policía, han matado a un trabajador vasco, que cada día iba a la comisaría para ganarse el pan". Las palabras de Elisa, una de las vecinas de portal de Eduardo, se confunden con las sirenas de los coches oficiales, que recorren las empinadas calles de esta ciudad dormitorio de Bilbao.

Apoyo de las víctimas

"Son unos hijos de puta, no les importa nada. La zona del aparcamiento siempre está llena de niños, de madres, de ancianos, de personas que pasean a su perro... Podía haber sido una matanza", lamenta Elisa mientras intenta que las lágrimas no le quiebren la voz.

Varios vecinos explican que Eduardo jamás ocultó cuál era su trabajo. "Era muy conocido, llevaba años aquí, todo el mundo sabía que era policía. Era un trabajador más en este barrio obrero", dice Ismael, extremeño que, como los padres de Puelles, hace 40 años cambió su Cáceres natal por un futuro en el País Vasco.

El hartazgo de Ismael es doble. Recuerda que esto ya lo vivió en 1986. El policía Manuel Fuentes terminaba de jugar un partido de pelota y se sentó en las gradas a recuperar el resuello. Dos espectadores sentados más arriba se acercaron por la espalda y le descerrajaron dos tiros en la cabeza.

Arrigorriaga no es uno de esos pueblos de la Euskadi profunda en los que impera ley del silencio. Aquí los abertzales radicales son minoría y las calles no están empapeladas por los carteles de apoyo a ETA y su entorno.

"Son unos mierdas, unos cobardes que aquí ni siquiera se atreven a hacer sus numeritos. Por eso somos objetivo, porque aquí somos vascos más que ellos, pero no soportamos a ETA", explica Iñaki, militante socialista. Ahora, los vecinos se preguntan quién pasa información a ETA, "quién ha sido el bastardo que ha puesto en la diana a Eduardo".

Como en ocasiones anteriores, las víctimas de ETA hicieron piña y quisieron apoyar en estos momentos a los familiares del inspector Puelles García. Entre otros, se desplazaron a la localidad María del Mar Blanco, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento vasco, y la viuda y una de las hijas de Isaías Carrasco, así como familiares de Inaxio Uría.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

La hija de Isaías Carrasco (derecha) y su madre (detrás), ayer en el hospital de Basurto, en Bilbao. EFE


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • DEP EDUARDO!!!desde ayer ya eres inmortal en nuestros corazones...VIVA LAS FUERZAS Y CUERPOS DE SEGURIDAD DEL ESTADO!!!ETA KAMPORA

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual