x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Primer atentado mortal de ETA en lo que va de año, tras asesinar en diciembre de 2008 a Ignacio Uria

Siete víctimas mortales desde el final de la tregua en diciembre de 2006

Actualizada Viernes, 19 de junio de 2009 - 10:40 h.
  • AGENCIAS. Madrid

El inspector de Policía Nacional, Eduardo Antonio Puelles García, destinado a la Brigada de Información, y residente en Arrigorriaga, ha sido la primera víctima de ETA en lo que va de año. En total son siete las personas asesinadas por la banda terrorista ETA desde la ruptura del alto el fuego en 2006, tres de ellas por el estallido de coches-bomba mientras que otras cuatro fueron abatidas a tiros.

El empresario Ignacio Uria Mendizabal, de 71 años de edad, fue la anterior víctima que dejó la banda terrorista ETA. Uria, dueño de una de las constructoras de la 'Y' vasca fue tiroteado el pasado 3 de diciembre en Azpeitia a las 13.05 horas de la tarde cuando se dirigía al restaurante Kiruri, al que solía acudir diariamente.

Las obras del tren de alta velocidad son objetivo prioritario de la banda. Los etarras han atentado en repetidas ocasiones contra las constructoras adjudicatarias de las obras, entre ellas dirigida por Uria, 'Altuna y Uría'.

Anteriormente, el brigada del Ejército de Tierra Luis Conde de la Cruz murió el 22 de septiembre del pasado año en la explosión de un coche-bomba en las inmediaciones del Patronato Militar de Santoña (Cantabria). El coche, robado y preparado por los pistoleros en Francia y con unos 100 kilos de explosivos, causó varios heridos.

En ese momento, el brigada, con 27 años de carrera militar a sus espaldas y varias condecoraciones por su labor profesional, pasaba unos días de descanso acompañado de su esposa en la residencia militar del Patronato.

El guardia civil Juan Manuel Piñuel Villalón, de 41 años, se convirtió en la segunda víctima mortal de la organización terrorista en 2008. Murió en la explosión de un coche bomba el 14 de mayo del pasado año.

El ex concejal del PSE-EE en el término guipuzcoano de Arrasate-Mondragón, Isaías Carrasco, de 43 años de edad, perdió la vida después de recibir varios disparos el 7 de marzo de 2008. Fue tiroteado en portal de su casa en presencia de su esposa y de una de sus hijas.

Al finalizar el año 2007, los agentes de la Guardia Civil Fernando Trapero y Raúl Centeno también fueron tiroteados en la localidad francesa de Capbretón. El 1 de diciembre de aquel año, tres etarras les acribillaron a balazos causando la muerte en el acto de Centeno, mientras que Trapero falleció en el hospital cinco días después.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • ya esta bien a los terroristas mas mano dura y que cumplan sus penas hasta el final y a los que les apoyan y hacen apologia del terrorismo tambien carcel, luego que les ayuden con dinero a los familiares para ir a verlos a la cárcel, yo a guantanamo los mandaba a todos, que ya estamos hartos de sus ideas, sus formas y todo lo suyo BASTA YA Y ETA FUERAitxaso

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual