x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

Los universitarios también se quejan

La notas y las revisiones de exámenes son el mayor motivo de quejas entre los universitarios. Las asignaturas "hueso" continúan siendo una realidad, aunque ahora hay tribunales para resolver el problema al alumno al que le queda una materia "colgada"

Actualizada Lunes, 15 de junio de 2009 - 04:00 h.
  • ANA SALAMANCA . EFE. MADRID.

QUIEREN saber cuántos de ustedes han aprobado el parcial?", preguntaba un profesor al medio centenar de universitarios que se habían presentado al examen. "Realmente, uno. Hay otros tres con los que hablaré, porque se han quedado cerca", añadía. Son pocos, pero hay docentes cuyo nivel de exigencia suspende al 90% de los alumnos.

Y eso que el profesor en cuestión había colgado en el campus virtual todas la preguntas que podían caer en el ejercicio: unas 800, casi un centenar por cada tema visto en el cuatrimestre. "Hay asignaturas difíciles, pero son peores los profesores difíciles", sostiene un alumno que prefiere mantener el anonimato.

El incumplimiento en la normativa de exámenes, las revisiones, el retraso en las notas y los criterios de exigencia encabezan las quejas de los estudiantes ante los Defensores Universitarios, aunque no existen datos globales, y no siempre trascienden fuera del aula. Las incidencias son un porcentaje muy pequeño en el conjunto del colectivo, pero hay profesores que "acumulan un alto número de suspensos, incluso en eso basan su prestigio", asegura Rosa María Galán, Defensora del Universitario en la Complutense de Madrid (UCM). "Y también hay asignaturas hueso. No sólo es el profesor el implicado, puede haber criterios históricos del departamento en el rigor de determinadas materias", añade María Teresa González Aguado, presidenta de la Conferencia Estatal de Defensores Universitarios (CEDU).

En todas las carreras hay materias duras, aunque es una tradición en las Ingenierías. En la UNED, la universidad con mayor número de matrículas, la Teoría de Circuitos se atraganta a los alumnos de Ingeniería Técnica Industrial: sólo aprueba un 13,33% en primero. Otras por debajo del 30% de éxito son Fiscalidad Internacional (Economía) y Electrónica Analógica (Ingeniería Industrial). Hasta el puesto 17 en el ránking no aparece una de Letras: Bases Metodológicas de la Investigación Educativa (Pedagogía), con un 44,26% de aprobados.

La adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior -Plan Bolonia- exige una mayor vigilancia sobre la calidad de la enseñanza. Casi todas las universidades se han adherido al Programa Docentia de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), para evaluar la actividad docente. El sistema implica a los estudiantes con cuestionarios donde califican a sus profesores, "para detectar puntos débiles, y hacer planes de mejora", explica Encarnación Sarriá, vicerrectora de Espacio Europeo y Planificación Docente de la UNED. Puede ocurrir que asignaturas hueso "estén encubriendo una realidad: que no se les da el espacio suficiente en el plan de estudios y que necesitan más horas de trabajo".

Una colgada

El fracaso universitario no puede imputarse sólo al alumno. "También depende de cómo tú les enseñes", afirma Rosa Galán. Como docente -imparte Derecho Financiero y Tributario-, "me preocupa mucho si tengo más de un 30% de suspensos". "Si esto se repite cada año, habría que plantearse qué falla: si los estudiantes no vienen a clase, si son aburridas, si les coincide con otras materias, si es necesario cambiar el método de enseñanza o el programa", afirma la profesora. "Y hay casos sangrantes", precisa la Defensora de la Complutense, quien tuvo que mediar en el de un profesor exigente en exceso, ahora jubilado. "Argumentaba que, dados sus conocimientos, él estaba preparado para dar clases de doctorado, no para alumnos de licenciatura. Se sentía frustrado y los machacaba".

Las quejas sobre la actividad docente son complicadas de resolver, pero "la mediación que ejercemos suele tener éxito", declara María Teresa González, presidenta de la CEDU y Defensora en la Politécnica de Madrid. "Los casos extremos son pocos" -agrega esta ingeniera de Minas- "y se han aligerado bastante con el sistema de aprobado por compensación". Los Tribunales de Compensación pueden otorgar la titulación a aquellos alumnos que llegan al final de carrera con una asignatura colgada, siempre que hayan agotado las convocatorias "y hayan dado muestras de un intento serio de superar la asignatura", explica desde la UNED Encarnación Sarriá. "Es una medida saludable que evita trastornos por el bloqueo en una asignatura concreta". "Y un derecho del alumno", defiende también María Teresa González. Aunque hay universidades en las que no existe esa posibilidad: "Nos parece poco riguroso", opina Eduardo Gamero, Defensor de la Pablo de Olavide de Sevilla.

Tampoco hay datos globales de cuántos alumnos recurren a esta vía, ni de los que, ante las dificultades, optan por cambiar de profesor. Como I. Alonso, que suspendió con un 4,6 la última asignatura de Administración y Dirección de Empresas. Cuando pidió al profesor de Historia Económica una revisión de examen, porque tenía una oferta de trabajo que le exigía el título, éste le echó del despacho acusándole de "chantaje emocional". En febrero, se presentó con otro profesor y la superó con nota.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Universitarios completando un examen. EFE


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • No existen las asignaturas "hueso", sino los malos docentes que son incapaces de trasladar de modo adecuado el conocimiento, si es que lo tienen ellos mismos.Manuel Suárez López
  • A Joel: estoy totalmente de acuerdo contigo, de todas formas, yo en ningún momento he hablado de aprobados, sino del aprendizaje. Me refiero a los casos en los que el profesor pone exámenes tan difíciles que incluso sabiendo todo lo que ha dado en clase, resultan muy difíciles de aprobar. Sin embargo, me parece que no son mejores los profesores que ponen exámenes demasiado fáciles, que tengan la misma nota tanto los alumnos que han trabajado mucho como los que no han hecho nada en todo el año. Estudiante
  • y una última reflexión: ¿cómo se justifica que una misma asignatura tenga un nivel normal de dureza en todas las facultades... excepto en UNA? ¿es que, casualmente, todos los estudiantes de ESA asignatura en ESA facultad son unos vagos y unos irresponsablesy los de la misma asignatura en otras facultades son un ejemplo de esfuerzo y sacrificio?. Pues no se yo, pero creo que no es por eso...uno de tantos
  • En general nada es ni blanco ni negro al 100%. Es cierto que hay estudiantes que no van a aprobar, sino a que les aprueben. Pero no es menos cierto que hay profesores que no son buenos profesionales y juegan con el futuro de sus alumnos de forma irresponsable. Espedcialmente los de ciencias hemos sufido algún caso en el que, por muy bien que se preparase la asignatura, independientemente de alumnos o - responsables, aparte de suerte o no suerte... pues resultaba que el examen era innacesible, o el rigor hacía que un mínimo fallo arruinase todo el examen, o etcetera etcetera. El caso era que los aprobados eran porcentajes ridículos respecto no ya a los matrículados, sino incluso respecto a los presentados, muchos de ellos repitiendo la asignatura y esforzándose verdaderamente por superarla... Hay que pasar por ello para entender la sensación de frustración y de indefención. Uno de tantos
  • Una cosa es saber mucho de una materia, y otra muy diferente es saber transmitir esos conocimentos a tus alumnos, y en eso hay muchos profesores que suspenden claramente. Lo se por experiencia de mi hija que con su profesora de matemáticas ningún alumno se enteraba de nada sin embargo en las otras clases y con otros profesores era todo lo contrario.Toda la clase estaba muy quemada.
  • A Estudiante: si bien lo que dices es totalmente cierto, que muchos profesores piensan solo en joder, también es cierto que muchos estudiantes solo piensan en que les aprueben, y luego quejarse si no lo hacen. No quiero decir que pase en todos los casos, pero muchas veces, en cuanto el profesor se sale del examen tipo para que el alumno piense un poco lo que hace, les llueven críticas "que si ha cambiado el tipo de examen", "que si era imposible aprobarlo", etc. Así que, cuando haya que echarle la culpa al catedrático de turno, pues se le echa, pero que la ESO nos está dejando vagos, acostumbrándonos a que nos aprueben por que sí, sin pensar ni razonar, y que al más mínimo esfuerzo mental nos quejemos del agotamiento, pues tambiénJoel
  • Pues si en un examen los alumnos estudian y no aprueban, el mayor fracaso es del profesorMÁS CLARO QUE EL AGUA
  • Es cierto, hay profesores en la Universidad que no tienen vocación para ello, que no muestran ningún interés en que los alumnos aprendan; en muchos casos se trata de profesionales muy buenos en su ámbito, con muchos estudios, pero a la hora de dar las clases su única motivación es reafirmar sus conocimientos y su prestigio. Estos profesores piensan que poner exámenes difíciles reafirma sus amplios conocimientos. En verdad, me da la impresión que estos profesores sienten una cierta inseguridad a la hora de enseñar, puede que incluso teman que en esa clase haya personas con talento y que puedan llegar a superar sus conocimientos,lo cual supondría una amenaza para el prestigio y autoestima de estos profesores, pues carecen de un valor muy importante: la humildad.Estudiante
  • Que se lo digan al señor dieguez...con un 10% de los presentados aprobados y algo menos que un 5% de los matriculados en transmisión de calor...Boltzman

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra