Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Detenido un ciberacosador por amenazar a 250 menores para que le enviaran fotos

Es la segunda detención que sufre después de que hubiera sido arrestado en octubre

Actualizada Domingo, 14 de junio de 2009 - 18:53 h.
  • AGENCIAS. Madrid

La Policía Nacional ha detenido en Cádiz a un hombre de 24 años que había chantajeado al menos a 250 personas, la mayoría mujeres y menores, en Internet. El 'ciberacosador' lograba que las niñas le enviaran una imagen o vídeo explícito pero no suficientemente comprometido, para después exigirles otras imágenes de mayor contenido sexual, bajo la amenaza de que difundiría las fotografías de que ya disponía y las enviaría a sus conocidos.

Para mantener controladas a sus víctimas, utilizaba programas de ordenador que le permitían conocer las nuevas cuentas de correo de las menores y acceder a información sobre todos sus contactos. Se ganaba su confianza mediante identidades falsas. El joven fue detenido en una primera ocasión en octubre de 2008, pero continuó con los chantajes y ha sido nuevamente arrestado.

Las investigaciones se iniciaron a raíz de una denuncia en Madrid en la que una menor explicó que una persona, a la que había conocido por Internet, había conseguido una imagen de ella desnuda. Desde ese momento había comenzado a sufrir la amenaza de que, de no enviar semanalmente nuevos vídeos o fotos de contenido pornográfico, sería humillada públicamente. Ella accedió al chantaje.

Los especialistas de la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional analizaron las direcciones de correo electrónico y lograron identificar al responsable de las amenazas, que se trató de un joven de la localidad de Chipiona (Cádiz). Los agentes procedieron a su arresto en el mes de octubre de 2008, y en el registro de su domicilio se le intervinieron dos ordenadores portátiles y dos discos duros.

El arrestado conocía a sus víctimas en 'chat' o en redes sociales, en las que sus participantes suelen exhibir fotografías personales, en ocasiones en poses o actitudes provocativas, si bien nunca fotos de desnudos. Una vez establecido el primer contacto, mediante una aplicación de mensajería instantánea mantenía conversaciones con sus víctimas, para lo que simulaba casi siempre ser otra persona. Se hacía pasar por una niña o adolescente con el fin de ganarse su confianza. Llegó a utilizar hasta doce personalidades diferentes, de ambos sexos y un variado rango de edad.

De este modo, obtenía fotografías o vídeos de las chicas, e incluso sesiones de cámara web que grababa subrepticiamente. Si no accedían las amenazaba e insultaba, y mediante varias técnicas, como programas informáticos de simuladores de caída de conexión, ingeniería social, etc., trataba de tomar el control de su ordenador y de las cuentas de correo electrónico. Este acoso se producía durante meses, ya que, gracias a los programas informáticos instalados subrepticiamente en el ordenador de las víctimas, averiguaba las nuevas cuentas que creaban. El detenido, además de las fotografías y vídeos, guardaba los datos personales que obtenía de las chicas, así como las conversaciones que mantenía con ellas, en las que queda reflejado con crudeza el control psicológico que ejercía sobre sus víctimas.

Más víctimas

El material intervenido por la Policía en la primera detención fue sometido a un exhaustivo análisis en el que se pudo verificar la existencia de gran cantidad de datos que podían estar relacionados con esa actividad delictiva (acoso, chantaje, amenazas y obtención de imágenes de pornografía infantil al obligar a la menor denunciante a grabarse desnuda). Además, se constató que podían existir más víctimas, por lo que se solicitó autorización judicial para realizar un estudio de todo lo incautado mediante herramientas de análisis forense y visores de metadatos.

Este análisis en profundidad, que se ha prolongado durante varios meses, ha permitido desvelar gran cantidad de información sobre las víctimas y los medios empleados para coaccionarlas, acceder a sus datos y someterlas a acoso. Los investigadores constataron que el detenido había cometido delitos sobre al menos doscientas cincuenta personas, la mayoría de ellas menores de edad y de sexo femenino.

Además, a través de la información personal que el detenido había obtenido de las mujeres al acceder ilegítimamente a sus correos electrónicos o al propio ordenador mediante el uso de programas de control remoto (troyanos), así como de las direcciones de correo electrónico, se pudo identificar a las víctimas, algunas residentes en el extranjero.

Tras este primer arresto en octubre de 2008, el ciberacosador ha sido ahora nuevamente detenido tras comprobar que las amenazas continuaban.

Las declaraciones de algunas de las víctimas pusieron de manifiesto que habían recibido nuevas amenazas incluso después de su primera detención y puesta a disposición judicial. La Autoridad Judicial, tras tener conocimiento de estos nuevos hechos, ordenó que se procediera a su localización, detención y traslado a Madrid para ser puesto a su disposición judicial y posteriormente se ordenó su ingreso en prisión.

La operación ha sido realizada por especialistas de la Brigada de Investigación Tecnológica, de la Comisaría General de Policía Judicial, que han contado con el apoyo de agentes de las Brigadas Provinciales de Policía Judicial de Madrid, Cádiz y Sevilla.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra