Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
NUEVA ZELANDA 0 - ESPAÑA 5

España asombra al ritmo de Cesc y con la pegada de Torres

La selección española vapuleó a Nueva Zelanda en su estreno en la Copa Confederaciones, respondiendo con autoridad al papel de favorita

Actualizada Domingo, 14 de junio de 2009 - 21:28 h.
  • AGENCIAS. Rustenburgo (Sudáfrica)

La selección española vapuleó a Nueva Zelanda en su estreno en la Copa Confederaciones, respondiendo con autoridad al papel de favorita, al ritmo del juego vistoso que implantó Cesc Fábregas asociado a la pegada de Fernando Torres, autor de tres goles.

España ha dado un salto de calidad de tal magnitud que nada amedrenta su estreno en una gran competición futbolística. Su irrupción en la Confederaciones, como campeona de Europa, prolongó en Sudáfrica la arrolladora imagen que impone respeto en cualquier lugar del planeta.

Alejada de los nervios del debut de etapas anteriores, vive instalada en una seguridad incontestable. En la amistad trasladada al terreno de juego de un grupo de amigos que no saciarán su hambre hasta el Mundial. La Confederaciones es una buena prueba. Nueva Zelanda es un rival de poco caché, pero en los tiempos que corren para la 'roja', cualquier selección que no sea grande por su historia se minimiza ante la fuerza de España. Acaba siendo un juguete en sus manos.

La fortaleza física de los 'All Whites', su poderío en el juego aéreo, se desvaneció de un plumazo. La recuperación total de Sergio Ramos permitió a Vicente Del Bosque alinear a Cesc. El elegido para hacer olvidar la fantasía de Andrés Iniesta. Y lo bordó en el estreno.

La fuerza física de Ramos, que se convertía en el jugador más joven en alcanzar 50 partidos con la selección, permitió cubrir toda la banda derecha y dar libertad total a Cesc. Se asoció con su admirado Xavi para implantar un ritmo que destrozó a Nueva Zelanda. Los 'kiwis' corrían detrás del balón. Se veían superados en cada acción individual.

Cesc necesitaba firmar un partido brillante con España. Acomplejado en numerosas ocasiones por la magnitud de Xavi e Iniesta, no había encontrado su sitio. No sentía la importancia que tiene en el Arsenal. Llegaba a la Confederaciones con ganas de comerse el mundo y lo demostró.

Esa ambición es compartida por el grupo. Poco importó el estado irregular del césped o la alta humedad de Rustenburgo. Desde el inicio España fue arrolladora con su banda izquierda liderando las acciones ofensivas, con un imponente Albert Riera, y el acierto rematador de Fernando Torres, en la mejor de sus imágenes.

España despidió un gran evento -la Eurocopa- con un histórico tanto de Torres y comenzó un año después otro -la Confederaciones- con el 'niño' dando un recital de remate. Firmó el 'hat-trick' más veloz de la historia española, en 17 minutos (superando a Gaspar Rubio, que el 17 de marzo de 1929 lo consiguió en 20).

A los seis conectaba con Cesc y ponía en la escuadra un disparo desde la frontal. Ocho minutos después culminó la jugada más bella del encuentro. Riera desbordó, asistió al hueco en el desmarque de Villa, que centró atrás para que Torres, con un toque sutil con el interior de su bota derecha, alejase el balón de Moss pegado al palo. Y en el 17 explotó su fuerza rematadora con un testarazo a la escuadra a pase de Capdevila.

España podía echarse a dormir pero todos querían disfrutar de la fiesta. En el paseo, Moss salvaba dos remates consecutivos de Villa y Torres más un disparo potente de Riera, antes de encajar el cuarto. Otra triangulación de España. Otra exhibición de toque acababa con gol a placer de Cesc tras nueva asistencia de Capdevila.

No había noticias de Nueva Zelanda, esa selección que hace cuatro días puso contra las cuerdas a Italia. Acomplejados ante una apisonadora perdieron sus señas de identidad desde el desorden defensivo, donde el veterano Vicelich no daba crédito a lo que veía.

Faltaba el gol de David Villa. El 'Guaje' parecía afectado por las negociaciones con el Real Madrid. No estaba tan activo como en él es habitual. Más tarde encontraría su premio. Antes, Iker Casillas salvaba la única acción de peligro neozelandesa, a balón parado, tras disparo de Mulligan. El mayor peligro, su pareja ofensiva formada por Smeltz y Chris Killen, no apareció.

Con todo sentenciado y Vicente Del Bosque midiendo los esfuerzos de sus futbolistas, en la reanudación España bajó un grado la intensidad. Mantuvo su estilo de toque. Dispuso de ocasiones pero no hizo más sangre de un rival herido que se jugará con Sudáfrica e Irak un puesto en semifinales.

Villa obtuvo su recompensa cuando menos lo esperaba. Asaltó el segundo puesto de goleador de la historia, igualando a Fernando Hierro, gracias a un error garrafal de Boyens, quien a centro de Fernando Torres desde la izquierda, respondió con patada al aire, dejando el quinto a placer.

Del Bosque reservó a jugadores cargados de minutos en la temporada -Sergio Ramos, Xavi y Torres-, dio entrada a Arbeloa, Cazorla y Silva, pero la cuenta goleadora no se amplió. Y eso que Villa lo intentó hasta el final. También Capdevila, Cesc y Riera con disparos peligrosos.

España firmó un debut inmaculado. El estreno soñado por cualquier selección en una competición corta en la que manda un mensaje a Brasil e Italia, sus principales rivales por el título. Solo el Barcelona, a nivel de clubes, está capacitado para poner en práctica un juego tan vistoso.

Ficha técnica

0 - Nueva Zelanda: Moss; Mulligan, Vicelich, Boyens, Lochhead; Bertos, Tim Brown, Brockie (Christie, m.17), Elliot; Smeltz (James, m.77) y Killen (Bright, m.83).

5 - España: Iker Casillas; Sergio Ramos (Arbeloa, m.53), Puyol, Albiol, Capdevila; Xabi Alonso, Xavi (Cazorla, m.53), Cesc, Riera; Fernando Torres (Silva, m.69) y Villa.

Goles: 0-1, m.6: Fernando Torres. 0-2, m.14: Fernando Torres. 0-3, m.17: Fernando Torres. 0-4, m.24: Cesc. 0-5, m.48: Villa.

Árbitro: Coffi Codjia (Benin). No mostró tarjetas.

Incidencias: encuentro de la primera jornada de la Copa Confederaciones correspondiente al Grupo A disputado en el Real Bafokeng Stadium ante unos 10.000 espectadores.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

El centrocampista de la selección española Cesc Fábregas (i) celebra la consecución del cuarto gol de su equipo frente a Nueva Zelanda con su compañero Xavi Hernández, durante el partido de la Copa de las Confederaciones celebrado en el estadio Royal Bafokeng de Rustenburgo.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra