Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TIERRAESTELLA

Lazos de sangre para unir orillas del Atlántico

La familia Azparren, oriunda de Tierra Estella, sí puede presumir de que en su caso existe el tío de América. Pero en esta historia nadie buscó un legado material, sino volver a reunir a los descendientes de aquel emigrante con las siguientes generaciones de los que se quedaron.

Actualizada Jueves, 11 de junio de 2009 - 04:00 h.
  • JOSÉ DE ASTERÍA . ESTELLA

CIENTO setenta y cinco miembros del apellido Azparren, originarios de (Tierra Estella) se reunieron el pasado mes de abril en Argentina, a unos doce mil kilómetros de su Morentin natal, en un encuentro homenaje al primer emigrante de este apellido que viajó a aquel país a lo que se conocía por aquel entonces como "hacer las américas".

En la década de 1870 y acuciado por las guerras carlistas, Luis Azparren Maeztu huyó como tantos hombres de aquella época y decidió cruzar el "charco". Se instaló en la recién fundada ciudad de San Carlos de Bolívar (de la provincia de Buenos Aires), donde conoció a la que fue su esposa Juliana Acosta. El matrimonio tuvo 12 hijos y su descendencia creció hasta superar los 300 miembros de una saga de los que más de la mitad de ellos acudieron al encuentro.

Desde España viajó al encuentro de los Azparren en San Carlos de Bolívar el matrimonio formado por Máximo Azparren Alegría, de 82 años, natural de Arizala y vecino de San Sebastián y María José Bakaikoa Larragueta, de 68 años, de Garisoain (Guesálaz). "Fue algo inenarrable. Teníamos datos familiares de tradición oral, de que un tío de mi abuelo tuvo que huir como tantos miles de personas, por las guerras carlistas. Era un tiempo en el que leer y escribir era poco habitual, pero mantuvieron correspondencia hasta que las siguientes generaciones perdieron el contacto" comenta a su regreso Máximo Azparren.

Transcurrieron noventa años sin noticias. Aquel Luis Azparren emigrante navarro quedó como una anécdota perdida en el tiempo. "Para nosotros los Azparren aquel antiguo emigrante y lejano familiar era algo así como un mito del que nunca más se supo , aunque siempre estuvo rondando por la cabeza de los Azparren encontrar a sus descendientes hasta que el deseo se convirtió en realidad".

Repartidos en Argentina

La familia afincada en Navarra y Guipúzcoa inició una recopilación de datos que les llevaron hasta Bolívar donde se encontraban las siguientes generaciones de aquel tío, también repartidas en otros lugares argentinos como Mar del Plata, Mercedes, Pehuajó o Rosario. "Al saber ellos que había interés por conocernos les motivó a todos y llegó el encuentro. Nos conocimos y se organizó una fenomenal fiesta familiar en el Club Alem, de Bolívar. Muchos de ellos, al vivir dispersos por el país, tampoco se habían visto en la vida. Y celebramos todos juntos una jornada inolvidable al saber que formábamos una familia".

Fue un encuentro en el que se prometieron verse con una mayor frecuencia. "Es difícil explicar qué se siente en este tipo de reuniones. Es tal la alegría que experimentamos en el encuentro que aún no podemos salir de la emoción" explicaba Máximo Azparren, sobre un encuentro en que también participaron miembros del Centro Navarro de Bolívar que aportaron la música y danzas.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Máximo Azparren Alegría y su mujer María José Bakaikoa Larragueta. Encima, la foto de su tío Luis Azparren.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra