Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SOCIEDAD

Un ingeniero sin título

Ramón Astiz Arraras tiene 88 años y, desde niño, es carpintero. Aprendió el oficio sólo y ahora ha querido rememorar su vasta andadura con una gran maqueta en la que reproduce su primer taller de Arruitz, en Larraun

Actualizada Miércoles, 10 de junio de 2009 - 04:00 h.
  • PILAR FDEZ. LARREA . LEITZA.

T IENE 88 años, y desde niño le gustó la lluvia porque si llovía, podía pasar horas a cubierto, tallando madera, inventando piezas, ideando maquinaria; pero, en cuanto asomaba el sol, debía ayudar en las tareas del campo. Ramón Astiz Arrarás más que artesano es un ingeniero sin título que logró hacer de su afición, oficio. Todavía hoy acude a diario a la carpintería que ahora regentan sus hijos en Leitza.

Allí descansa la singular maqueta con la que el veterano carpintero ha recreado sus primeros años de andadura, su primer taller, una borda escondida en los bosques de Arruitz.

Ramón Astiz nació en Zurginenea (la casa del carpintero en euskera), en este concejo del valle de Larraun, en una familia de siete hermanos, cinco mujeres y dos hombres. Pero, a pesar del nombre de la caserío, en su familia no había carpinteros. Su hermano José Mari y él mismo se iniciaron en el oficio por la inquietud y las ganas de aprender, de fabricar algo, de dar forma a las piezas que elaboraba en su cabeza, de utilizar unas manos ávidas de esculpir madera. Su obligación con el servicio militar le llevó a Marruecos y a Ceuta, pero también allí pudo trabajar en el taller de carpintería, con lo que continuó su formación.

Ramón es un buen conversador y luce su curtida memoria sin asomo de lagunas. Cuenta al detalle su periplo vital y, de este modo, ha podido diseñar sin ausencia de detalles el lugar donde comenzó a trabajar, junto a Sustraikoerreka (el río de las raíces), del que tomó el agua para generar energía con la que poner en marcha la turbina de su primera máquina. Todo lo hizo él, tras pedir consejo a Ciriaco Sótil, un amigo de Betelu. También montó la presa y el canal para llevar agua hasta la borda. Allí estuvo ocho años, hasta que en 1953 una gran riada echó al traste buena parte de su montaje. Luego se instaló en Mugiro para doce años y más tarde, desde 1965, en Leitza, donde junto a su esposa, Maritxu Goldaraz, crió a sus trece hijos. Los tres varones continúan con el oficio.

La maqueta está aderezada con fotografías antiguas, algunas de la borda original, y con unos textos profusos en fechas y frases que ha hilvanado Idoia Astiz, la menor de las hijas del protagonista. También ella le ha ayudado a perfilar el trabajo manual, elaborado principalmente en poliéster y cubierto de serrín verde. Dentro aparece una reproducción a escala de la máquina combinada original, que pone en marcha también con un sistema de bombeo de agua. La sala donde conserva la maqueta está salpicada también con decenas de artilugios elaborados por Ramón. Allí sigue, a diario, menos los domingos. "Porque no me dejan venir", apostilla.

Mientras tanto, aconseja a sus hijos, atiende a visitas, a vecinos, aprende y corrige. Recientemente acaba de "mejorar" un nuevo taladro que han comprado tras "jubilar" el anterior. Llega de China. "Los chinos son listos, pero se les había olvidado algún detalle".

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Ramón Astiz junto a parte de la maqueta que ha elaborado. P.F.L.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • animo gente como esta son memoria de un pueblo labrador

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra